Despejado
Temperatura:
14º
Ciudad:
Buenos Aires
jueves 16 de agosto de 2018 | Suscribite
COLUMNISTAS / empatia argentina
domingo 14 enero, 2018

Entre caníbales

.

por Sergio Sinay

El ex canciller Héctor Timerman está involucrado en demasiados hechos sombríos, en demasiadas acciones difamatorias y manipuladoras, en demasiadas operaciones sospechosas orientadas a la cobertura de un crimen masivo e imperdonable, como el atentado contra la AMIA. Desde el comienzo de la historia humana, hay una estrecha e inevitable relación entre acciones y consecuencias, aunque a veces pareciera que no es así. Sin embargo, las consecuencias están. Que no se vean no significa, necesariamente, que no operen en el interior del ofensor. Y posiblemente nadie quiera estar en la piel, y mucho menos en la conciencia, de muchos personajes muy dañinos que parecen haber obtenido una dispensa de impunidad.

Por supuesto, lo dicho es una opinión, no un hecho científicamente verificable. Aunque es una opinión basada en la observación de vidas, historias, actitudes y finales. Con cierta dosis de paciencia, desprejuicio y pensamiento crítico se puede ejercer este tipo de observación y posiblemente se obtengan resultados similares. Lo que sí se puede verificar es que Timerman está recogiendo las consecuencias de sus acciones. Esto en cuanto al plano judicial. Y es allí donde hay que enfocarse y detenerse. Ir más allá, atribuir a su estado de salud la condición de merecido castigo, celebrar la negación de un visado que le impide viajar para seguir un tratamiento en el que le va la vida, es lisa y sencillamente miserable. Moralmente miserable.

La semana que termina ha sido pródiga en ejemplos de esa miserabilidad. Muchos de ellos expresados en las cloacas que son las redes sociales cuando el anonimato y la cobardía se unen para que drenen resentimientos, patologías mentales, fanatismos, intolerancia e incapacidad terminal para reflexionar, discurrir y discernir. Otros ejemplos, públicos y oportunistas, corrieron a cargo de ciertos periodistas con poco respeto por el propio oficio, de algún pretendido intelectual fascinado por su fugaz popularidad mediática o de algún legislador fanatizado y convencido de que fue elegido para provocar al estilo barra brava y amedrentar a los gritos a cualquiera que no se alinee con sus creencias. Son apenas unos pocos ejemplos.

Lo que a ninguno de ellos parece habérseles cruzado por la mente es una simple pregunta: ¿qué me hubiera pasado a mí, cómo me hubiera sentido si yo, o uno de mis seres queridos, hubiera estado en el lugar de Timerman? No, por supuesto, en el lugar político o en su estado judicial, sino en el lugar humano. Acaso no lo pensaron porque se sienten inmunizados o tan superiores que jamás se permitirían estar ahí. Pero quién sabe, la vida es siempre imprevisible. Y además esa pregunta requiere de una capacidad previa y mínima para la empatía.

La empatía no se ejerce solo con los amigos, familiares, compañeros de hinchada, de patota o de comité. Así es fácil. Se ejerce, como el respeto, con los demás humanos. Ya decía Kant que no estamos obligados a amarnos, pero que sí es obligatorio el respeto. No en un aspecto formal y acartonado, sino como capacidad moral. Y el francés André Comte-Sponville recuerda (en su Diccionario filosófico) que el respeto es un valor moral, no uno más, y se refleja en el sentimiento que mostramos hacia la dignidad de algo o de alguien. En este valor, dice Comte-Sponville, se integran otros, como el amor, la generosidad y la compasión.

Entre los muchos defaults de la sociedad argentina que no figuran en los cuadros económicos, se hallan el respeto, la empatía y la compasión. Esa falta provoca un notorio canibalismo que empuja a comerse a alguien cada día, y si es mediante linchamientos públicos y mediáticos, mejor. El problema de vivir entre caníbales es que hoy te comés a alguien, pero mañana te comen y, mientras cada uno cuida su propia osamenta, el pronóstico indica que, tras el último bocado, no quedará nadie ni para lavar los platos. Un triste banquete.

*Periodista y escritor.

Temas

Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4358

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.