viernes 23 de julio de 2021
ACTUALIDAD Nueva vida
04-03-2021 16:04

Un hijo de Osama bin Laden se dedica a pintar: "He conseguido una especie de paz interior"

Omar bin Laden es el cuarto hijo del terrorista saudí, y afirma que la pintura lo ayudó a superar eventos dolorosos de su pasado.

04-03-2021 16:04

Uno de los hijos de Osama bin Laden, el fundador del grupo terrorista Al Qaeda, encontró refugio en Normandía, donde pasa sus días entre caballos y rodeado de sus obras artísticas. Omar bin Laden es el cuarto hijo del terrorista saudí fallecido en 2011.

Omar bin Laden se fue a vivir a Normandía, Francia, región del norte que carga con un simbolismo histórico. No solo es conocida por los eventos clave que ocurrieron el lugar, como el "Día D" durante la Segunda Guerra Mundial, sino también por sus increíbles paisajes, rodeados de acantilados y playas.

Según contó en una entrevista a la revista Vice a principios de este mes de marzo, Omar bin Laden logró rehacer su vida gracias a su pasión por la pintura. En la entrevista, la revista estadounidense afirma que todos sus cuadros tienen una simplicidad infantil, y que al hablar con él sobre sus pinturas, uno tiene la impresión de que vuelve a la tranquilidad perdida en su juventud, antes de tanta violencia.

El líder terrorista de Al Qaeda, Jalid Batarfi, seguiría vivo

La pintura como refugio

En cuanto a la violencia por sobre la juventud, Omar afirma: “Extraño los tiempos de diversión que tuve, los tiempos en que era demasiado joven para saber y demasiado inocente para ver el mundo que me rodeaba. Extraño las vastas extensiones de dunas del desierto y los mares ondulantes. Extraño la paz de la infancia”.

Debido a su pasado marcado por Al Qaeda, Omar bin Laden sufrió de trastorno bipolar y de cicatrices psicológicas, aunque ahora dice que ha conseguido "una especie de paz interior", en donde la pintura tuvo una influencia positiva en su salud mental.

"Quiero que el mundo se entere de que he crecido, de que me siento cómodo conmigo mismo por primera vez en mi vida, de que el pasado es el pasado y de que hay que aprender a vivir con lo que ha pasado", destaca.

Los cuadros de Omar bin Laden

Rodeado de paisajes extraordinarios, Omar bin Laden se dedica a pintar escenografías, entre las que se encuentran el desierto del Nilo, las montañas de Tora Bora, en donde su padre se escondió tras el atentado del 11 de septiembre o el Lejano Oeste estadounidense, pese a no haber estado nunca en ese país. "Me gustan las viejas películas del Oeste. Respeto a los vaqueros. Me encanta la dignidad del vaquero", afirma.

La "mente maestra" del 9/11 recibiría la vacuna contra el covid antes que miles de estadounidenses

Al igual que sus hermanas, heredó el lado artístico por parte de la familia de su madre, “así que la necesidad de dibujar y pintar está en mi sangre”, aclara Omar. Y fue durante la cuarentena por la pandemia del Covid-19 y gracias a su esposa Zaina, quien también se apasiona por el arte, que Omar realizó una decena de pinturas.

La relación con su padre, Osama bin Laden

Según el servicio de noticias RFI, Omar dijo que nunca tuvo una relación cercana con su padre, quien les sacaba los juguetes a sus hijos y les pegaba. Cuando tenía apenas 15 años fue llevado a los campos de entrenamiento de Al Qaeda y un año más tarde, al frente de la guerra civil afgana.

Fue recién cuando Omar cumplió la mayoría de edad que dejó la misión del grupo de Bin Laden para viajar con su madre a Siria. La última vez que vio a su padre fue en 2001, apenas unos meses antes de los atentados el 11 de septiembre. En los años posteriores, Omar condenó varias veces estos atentados, distanciándose de su legado paterno y denunciando a Al Qaeda por la matanza de inocentes.

PM CP