BLOOMBERG
PROYECCIONES

El Banco Mundial prevé que América Latina crecerá menos que el resto del mundo en 2023

Según un reciente informe de la entidad, crecerá un 2% este año, menos que las otras regiones del planeta, incluso las que se encuentran en guerra.

Spring Meetings Of The International Monetary Fund And World Bank
Spring Meetings Of The International Monetary Fund And World Bank | Bloomberg

América Latina está una vez más en camino de crecer más lentamente que el resto del mundo, mientras que la economía regional tendrá un desempeño inferior a la del sur de Asia e incluso a la de Europa del Este azotada por la guerra este año, de acuerdo con un nuevo informe del Banco Mundial.

La región crecerá un 2% este año, según proyecciones del Banco Mundial, lo que supone una mejora con respecto a su estimación de junio del 1,5% a pesar de las altas tasas de interés, el aumento de los costos de la energía debido a la guerra de Rusia en Ucrania y la desaceleración de la economía china que amenaza con frenar los precios productos básicos. Mientras tanto, los indicadores de empleo, pobreza y desigualdad continúan mejorando.

Latin America's Growth Revised Up | As inflation slows down, GDP estimates are revised up

Pero incluso esa perspectiva más optimista considera que la región crece a un ritmo insuficiente para satisfacer las necesidades de sus habitantes más pobres o calmar las tensiones sociales que han afectado a naciones grandes y pequeñas. Y América Latina en su conjunto parece haber salido de la pandemia prácticamente en el mismo lugar donde entró, dijo el banco.

“Estas tasas de crecimiento no son daños colaterales de la pandemia, sino muy similares a las de la década de 2010”, cuando crecía un punto porcentual más lento que el resto del mundo, escribieron los autores del informe.

El titular del Banco de Inglaterra señaló que el Brexit ha "creado oportunidades"

El lento crecimiento ha reavivado problemas “estructurales que no se habían abordado durante mucho tiempo”, incluida la baja productividad y la acumulación de capital. El mercado laboral se mantiene firme, especialmente en países como Brasil y México, pero el sector informal está creciendo y los salarios reales están cayendo, según el informe.

La inversión extranjera directa (IED) aumentó en Brasil y Argentina. Pero hay “poca evidencia”, dijo el Banco Mundial, de que la región haya aprovechado los intentos de las empresas globales de acercar sus operaciones y cadenas de suministro a Estados Unidos, un proceso conocido como nearshoring.

“Las cifras hasta la fecha, en términos de IED, son aproximadamente las mismas que hace 10 años, por lo que, a pesar de todas las discusiones de los últimos años, no estamos viendo grandes flujos de entrada hasta ahora”, dijo el miércoles William Maloney, economista jefe del Banco Mundial para América Latina, durante una conferencia de prensa. “México ha visto un aumento, pero Sudamérica no”.

En todo el continente, los Gobiernos enfrentan restricciones fiscales que han contribuido a las luchas políticas de los líderes recientemente elegidos. El crédito al consumo se mantiene en niveles récord, poniendo a prueba la resiliencia del consumo que ha servido como motor clave del crecimiento.

El titular del Banco de Inglaterra señaló que el Brexit ha "creado oportunidades"

“Las pérdidas de ingresos de los hogares a causa de la pandemia no se han recuperado por completo, especialmente para la clase media, y el tejido social sigue tenso”, dijo el banco en el informe.

Vientos globales en contra 

En los últimos meses, las perspectivas de crecimiento de América Latina han mejorado, en parte porque sus banqueros centrales estuvieron entre los primeros en elevar las tasas de interés a raíz de la pandemia, y han sido los primeros en comenzar a relajarlas, a medida que las presiones sobre los precios del combustible y los alimentos se han enfriado. Eso ha impulsado la actividad y mejorado los pronósticos en toda la región.

Pero ahora se enfrenta a importantes vientos en contra a escala mundial. La ralentización económica de China puede ser el más importante, dada la dependencia de América Latina de las exportaciones de materias primas al gigante asiático. La caída de la demanda y de los precios podría ejercer presión sobre las monedas locales, reducir los ingresos públicos en los países con empresas exportadoras estatales y poner en peligro la inversión extranjera en una región en la que China representa el 9% de los flujos de entrada.

El endeudamiento de las familias debilita el crecimiento económico de América Latina

El mal tiempo también pondrá a prueba la economía latinoamericana. Los banqueros centrales ya están dando la voz de alarma sobre el fenómeno de El Niño, que alcanzará una fuerza al menos moderada en la segunda mitad del año. Los responsables políticos brasileños han debatido la magnitud del problema al que se enfrentará la mayor economía de la región, mientras que los peruanos lo achacan a su débil crecimiento.

El Banco Mundial advirtió igualmente a los países que reevaluaran sus infraestructuras hídricas y reforzaran las estructuras vulnerables ante posibles problemas meteorológicos.

“Los Gobiernos deben aplicar una serie de medidas para afrontar con eficacia los retos que plantea El Niño”, afirmó.

Traducido por Paola Torre.