Soleado
Temperatura:
24º
Ciudad:
Buenos Aires
martes 16 de octubre de 2018 | Suscribite
COLUMNISTAS / Opinión
domingo 24 junio, 2018

El Papa, Macri, Clarín y Lanata

El Gobierno tiene que cuidar que no exista ningún abuso de posición dominante que, con el tiempo, termine dándole la razón al Papa.

por Jorge Fontevecchia

SIGNIFICANTE: Lanata, en medio de varios conflictos cruzados. Foto: presidencia de la nacion

Durante los 28 minutos que duró el reportaje que Lanata le realizó a Macri la semana pasada, el Presidente habló 23 minutos y medio y solo 4 y medio el periodista. Lanata dijo 43 veces “ajá”, tres veces “sí, sí”, otras tres veces “claro”, más 435 palabras repartidas en veinte comprensivas preguntas.

Es entendible cierta compasión con el presidente de un país que sufre riesgo de incendio, como el domingo anterior cuando todavía la corrida cambiaria no parecía tener límite. Inhibe a cualquiera que estuviera en jaque la economía en su conjunto, y fue una situación incómoda para Lanata, cuyo estilo es ser el periodista audiovisual más confrontativo del país. Además, habían pasado solo dos semanas del debut de su programa, Periodismo para todos, donde ya se habían generado rumores sobre pedidos de bajar el tono a una denuncia sobre el vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, y las tensiones que eso habría generado entre Clarín y el Gobierno, y entre Clarín y el propio Lanata. Más decenas de versiones no confirmadas de llamados de Magnetto a Lanata y de Macri a Lanata, acortamiento de esa nota, omisión de una parte de la investigación realizada por la periodista Cecilia Boufflet en Mendoza y la posterior eliminación del fragmento del monólogo donde Lanata hablaba de Quintana en la versión online de Periodismo para todos en el sitio oficial de Canal 13, sumado a la sugestiva presentación de Quintana en el programa de Lanata en radio Mitre realizando su descargo al día siguiente.

Lo que Carrió es para el Gobierno, Lanata es para Clarín: un aliado inestable con tensiones inmanentes

Es compresible también que a Lanata lo habite la misma incomodidad que a Carrió: no poder criticar los errores del macrismo con el mismo énfasis que hacían con otros gobiernos. Dentro de los pasillos del Grupo irónicamente dicen que Lanata es para Clarín el mismo claroscuro que Carrió es para Macri. Lanata es perfectamente consciente del problema que significa hacer su periodismo crítico en el multimedio líder del país, donde naturalmente tienen que existir muy variados frentes de intereses en conflicto. Eso lo llevó a pensar a mediados de 2015 que, tras las elecciones, se tenía que ir a vivir a Miami porque no iba a poder seguir haciendo Periodismo para todos. Por entonces, Lanata me visitó en PERFIL para pedirme que le firmara una carta de recomendación en Estados Unidos para una visa permanente porque se iría a crear allí un portal web hispano parlante. Textualmente me dijo: “Va a ganar Scioli, Clarín va a arreglar todo con él y no voy a poder hacer más el programa”. Finalmente ganó Macri y se abrió la posibilidad de seguir con Periodismo para todos con la agenda judicial de la corrupción kirchnerista, con sus múltiples derivaciones, y Lanata volvió a los pocos meses de Miami sin lanzar su portal de internet. Pero dos años y medio después la agenda de la corrupción kirchnerista fue agotándose, especialmente en 2018 tras la derrota electoral de Cristina Kirchner a fines de 2017 y la creciente insatisfacción que comenzó a generar la economía de Cambiemos.

La misma incomodidad es para Clarín, que espera atravesar sin conflictos con el Gobierno la aprobación en Defensa de la Competencia de la fusión de Cablevisión con Telecom y, cuando ya falta poco para lograrla, es el Papa quien sale a criticar a Macri por “la derogación de la ley de medios de comunicación para entregar todo el aparato de la comunicación a una empresa que debilita la vida democrática”. Fue el lunes, durante un discurso en la misa en la capilla de Santa Marta, en el cual se quejó porque “se comienza a juzgar a las instituciones que han sido debilitadas y se destruye a las personas”. “Adulterando la comunicación, poniendo la información en manos de una persona sin escrúpulos, para calumniar y destruir a los rivales”.

Al día siguiente, el coconductor de la redacción del diario Clarín, Ricardo Roa, escribió un editorial titulado “El Papa enojado vuelve a ser Bergoglio”, donde concluyó: “Solo el Papa entiende dónde encaja acá en todo esto la ley de medios kirchnerista que ayer reivindicó y con la que los Kirchner buscaron desguazar al Grupo Clarín y alinear a los medios con la plata del Estado. Nació como una venganza y creció como un negocio: con la excusa de enfrentar un supuesto monopolio, armó un real monopolio paraestatal”.

En EE.UU. se autorizó la fusión de ATT con Time (CNN, HBO), aquí se está por aprobar la de Cablevisión-Telecom

Lo último que le falta a Macri en su turbulenta relación con el Papa es agregar un nuevo elemento de conflicto: que su correspondencia con Clarín y la fusión de Cablevisión con Telecom terminen siendo vistas por el Vaticano como una forma de “destruir la comunicación libre”, en palabras del Papa, quien agregó: “Comunicar escándalos es algo que tiene una seducción enorme”. “La comunicación de ese escándalo se extiende y esa persona, esa institución, ese país termina en ruinas. No se juzga a la persona, se juzga a las ruinas de la persona y de las instituciones para que no puedan defenderse”.

Así como la oposición tomó el malestar que generó el aumento de tarifas que beneficia a las empresas productoras de energía, podría tomar la crítica del Papa para denunciar al Gobierno de comprar buena prensa en lugar de con publicidad oficial, como hacía el kirchnerismo, con una moneda mucho más cara. De hecho, la oposición ya viene refiriéndose al “blindaje mediático” del Gobierno.

En Estados Unidos un juez, en contra de la voluntad de Trump, acaba de autorizar la fusión de la mayor telefónica del mundo, ATT, con Time Warner, dueña de CNN y HBO entre muchos otros medios. Con el avance de la tecnología resultaría ilógico no autorizar la fusión de Telecom con Cablevisión, pero el Gobierno tiene que cuidar que no exista ningún abuso de posición dominante que, con el tiempo, termine dándole la razón al Papa.

Por las dudas, el viernes, en una conferencia en Mar del Plata, delante de María Eugenia Vidal y Carolina Stanley, el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor Oscar Ojea, después de quejarse por la economía, advirtió: “En el país del Papa se escamotea su pensamiento”.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4419

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.