Despejado
Temperatura:
24º
Ciudad:
Buenos Aires
sábado 15 de diciembre de 2018 | Suscribite
COLUMNISTAS / libros
viernes 16 noviembre, 2018

Solo Chuck Norris

Como le sucede a Hegel, al zen también lo utiliza tanto la izquierda como la derecha. Una mañana lluviosa en la vidriera de una librería de viejo algo captó mi atención: Soluciones zen a los problemas cotidianos.

por Fabián Casas

Chuck Norris. Foto: Cedoc

Como le sucede a Hegel, al zen también lo utiliza tanto la izquierda como la derecha. Una mañana lluviosa en la vidriera de una librería de viejo algo captó mi atención: Soluciones zen a los problemas cotidianos. El título es el de un manual de autoayuda más. Pero la firma modifica todo: Chuck Norris. Me acordé de una página que hay en internet escrita por sus fanáticos  sobre este actor practicante de artes marciales. La página tiene sentencias, no de Chuck, sino sobre Chuck: “¿A qué le tiene miedo el cáncer? Respuesta: A Chuck Norris”. O “¿Sabías que las lágrimas de Chuck Norris curan el cáncer? El problema es que él nunca llora”. Otra más. “La historia de la evolución es todo lo que Chuck Norris dejó que quedara vivo”.

Tengo un estante de mi biblioteca donde están mis libros bizarros: Mi fantástica vida, de Uri Geller, se codea ahí con Recuerdos del futuro, de Erich Von Däniken, y ahora Chuck –si es que él así lo decide. El libro parece escrito alternativamente por un ghost writer y por un guionista de propagandas de televisión. Pasa de la primera persona lírica a una primera persona intensa de esas que te dicen: “Pruebe usted su nuevo cinturón vibrador para eliminar la panza y llame ya, llame ya”. Es decir, te habla a vos, tratándote de usted. Pero está la parte en que Chuck le habla al fantasma y el fantasma escribe cosas como estas: “Nadie, ni siquiera una persona enamorada, te mira con tanta intensidad e interés como alguien que intenta noquearte en el ring”.

Chuck sirvió en la guerra de Corea, es como Johnny Cash, un patriota, lo que hace que la cosa ideológica se vuelva ríspida

Chuck sirvió en la guerra de Corea, es como Johnny Cash, un patriota, lo que hace que la cosa ideológica se vuelva ríspida. Mientras estaba en Corea practicó artes marciales para no volverse loco, y trajo su cinturón negro a casa. Montó gimnasios de artes marciales y ganó campeonatos. Así escribe el fantasma sobre Bruce Lee, a quién conoció: “Es cierto que existe cierta tristeza relacionada con cualquier historia relacionada con Bruce Lee. En cierto sentido el fue el James Dean del mundo de las artes marciales: una verdadera estrella natural que murió trágicamente joven a la edad de los treinta y dos años, como resultado de una reacción alérgica a uno de los componentes de una tableta para el dolor de cabeza”.

Chuck es ahora octogenario. Hace poco, mientras se duchaba, sintió un ligero dolor en el pecho. Eran solamente dos infartos. Se secó, se vistió y fue caminando a la clínica, donde le dieron el diagnóstico. Solo Chuck Norris puede terminar de ducharse con dos infartos al hilo.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4479

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.

Positive SSL Wildcard