martes 06 de diciembre de 2022
ECONOMIA producción

Economistas y empresarios ven sequía de dólares en el horizonte

Tras el final de dólar que favoreció la liquidación sojera y generó 8.100 millones, en el sector privado, temen que el gabinete económico profundice las restricciones para poder acceder a las divisas y sostener la compra de insumos y que eso, a esta altura del año, genere un desierto en el acceso a la divisa estadounidense hasta marzo.

29-10-2022 23:55

“Con estas liquidaciones no vamos ni a la esquina. Espero que el Gobierno sea consciente de lo que está pasando”, dijo el jueves, el ex secretario de Finanzas, Miguel Kiguel, luego de que las exportadoras solo liquidaran 18 millones en esa jornada, y con eso, el Banco Central pudo comprar US$ 1 millón para sus reservas.

Es que luego de que el campo liquidara en septiembre casi US$ 8.200 millones de soja a un dólar de $ 200, las ventas del sector menguaron bruscamente.

El “dólar soja” le permitió al Gobierno durante septiembre  cerrar con un superávit fiscal primario de $ 80.624 millones y una modesta ganancia de US$ 414 millones en la balanza comercial, cortando tres meses consecutivas de resultado adverso.

Con eso, el ministro de Economía, Sergio Massa, logró cumplir las metas del tercer trimestre comprendidas en el acuerdo suscripto con el Fondo Monetario Internacional (FMI), pero ahora se enfrenta con la falta de nuevas liquidaciones, y de dólares que le demanda la industria.

Pero ahora “el Gobierno tiene un desierto importante (en el tema de divisas) por lo menos hasta marzo”, dijo el ex presidente del Banco Central, Martín Redrado.

De manera coincidente, el economista del Ieral, Juan Garzón, explicó a PERFIL, que “una estimación optimista era que la liquidación podría ubicarse entre los US$ 1.250 millones, y otros tantos en noviembre”.

Este escenario “volvería a mejorar en diciembre por el ingreso al mercado de los cultivos de invierno”, especialmente el trigo, que estaría aportando entre US$ 2 mil y US$ 2.500 millones.

Pero estos US$ 5 mil millones en tres meses, “que es producto de una estimación optimista”, recalcó Garzón, no alcanzan ni para pagar un mes de importaciones, que en septiembre fueron de US$ 7 mil millones.

Analistas hablan de doble cornisa, la inflacionaria y la cambiaria para el Gobierno

En este contexto “el Gobierno prefiere restringir los dólares a las empresas, lo que afecta la actividad, y comienzan las suspensiones o el empresario compra dólares en el Contado con liquidación (CCL) o el blue, lo que aumenta los precios”, dijo Redrado en declaraciones al canal Todo Noticias.

El ex presidente del Banco Central durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner apuntó a que el equipo económico liderado por Sergio Massa “transita por una cornisa, de un lado tiene el riesgo cambiario, y del otro el inflacionario, y ninguna de las medidas resuelve el componente cambiario”.

Además, a partir de la aplicación del nuevo sistema para hacer compras al exterior (SIRA) “se frenaron todas las importaciones, cualquier productor empresario y que utilice dólares para comprar insumo, no los tiene, y solo es en esos momentos en que el Banco Central puede comprar divisas”.

Dólares
Dólares (FOTO: Télam)

La Unión Industrial, que preside Daniel Funes de Rioja, rechazó recientemente el nuevo sistema de importaciones y reclamó “mecanismos previsibles”. La central fabril pidió también evitar “discrecionalidades” y generar un sistema que permita la planificación de la producción.

En medio de este panorama, Redrado brindó otro dato alarmante: “Estamos subestimando que tenemos una sequía fenomenal y eso no nos ayuda” para hacernos de dólares. “Además, en el caso del trigo”, que comienza a cosecharse en diciembre, su escasez “a diferencia de la soja, tiene un impacto sobre los precios del pan y de la harina”, advirtió el titular de la Fundación Capital.

¿Quién viene a pedir ahora? En julio, el Banco Central endureció el cepo y le dijo a las empresas que, para financiar sus importaciones, debían tomar créditos en el exterior, y que luego de tres meses, ellos le venderían los dólares a precio oficial. En septiembre, decidieron extenderlo por otros tres meses más.

Bueno, los seis meses están pasando y las empresas van haciendo sus números para presentar sus cuentas a partir de enero.