MODO FONTEVECCHIA
PSICOLOGÍA ELECTORAL

Cómo Javier Milei superó la campaña del miedo de Sergio Massa

La psicoanalista Graciela Peyrú considera que la ira y la bronca pueden neutralizar el miedo, lo que podría haber tenido relevancia en la definición electoral por Javier Milei.

Milei-Massa.jpg
Milei-Massa.jpg | Fotógrafo: Anita Pouchard Serra, Ton Molina/Bloomberg

Graciela Peyrú considera que intentar instalar el miedo en personas enojadas pudo haber aumentado la bronca aún más en lugar de persuadirlas de no votar a Javier Milei. "Uno se da cuenta que eso es una manipulación, puede que eso haga aumentar la bronca y la ira, por la sensación de ser manipulado, de ser humillado, de que te están tomando por idiota", analizó en Modo Fontevecchia, por Net TV, Radio Perfil (AM 1190) y Radio Amadeus (FM 91.1).

Graciela Peyrú es psiquiatra graduada en la Universidad de Buenos Aires y presidenta de la Fundación para la Salud Mental. A través de su fundación, creó la primera línea telefónica de orientación psicológica amplia y gratuita que hubo en la Argentina. Además, fue directora de la revista "Psicologías de Buenos Aires" y escribió más de seis libros. 

Juan Luis González, autor de "El Loco": "Hay una gran distancia entre quién es Milei y lo que dice ser"

Me gustaría aprovechar el tiempo con usted para que nos explique de una manera didáctica qué ocurre cuándo las personas toman decisiones que son autodestructivas. No sé si vale aquí aquello del "pasaje al acto" y "acting out", o si se podría caracterizar que alguna de estas categorías pueden explicar en algo lo que le pasó a la sociedad argentina en el voto del 55% por Milei.

Yo creo que sería útil que los que asesoran a los políticos y hacen las encuestas sobre las elecciones conozcan un poco más de cuán complejas son las emociones humanas y cuán entretejidas están entre sí, cómo no están sueltas una por una, sino formando una densa red que otorga el sentido y el significado a nuestras acciones.

Entonces, yo quería decirte cuál es la emoción que más neutraliza el miedo. Porque hubo una campaña del miedo, ¿verdad?

Exacto.

Bueno, la emoción que más neutraliza el miedo es la ira y la bronca. Si vos estás muy enojado, no sentís los riesgos que podrían ocurrir si tomás una conducta de modo que en los momentos de mucha ira, de mucha emoción, no solo de mucho miedo, las decisiones se llaman pasaje al acto, porque uno no las evalúa completamente como hace habitualmente.

Casi en forma refleja, si yo voy a sentarme me fijo que la silla está atrás, ¿no? Sin darle importancia a eso, pero es una decisión sentarme. Si no me fijo si la silla está atrás, me quiero sentar y me caigo, es porque pasé al acto. Pase al acto, es decir, no intervino todo el aparato que tiene que intervenir para tomar una decisión. A veces rápida, a veces lenta, no importa cuán rápida, lo que importa es qué emociones rodean a la decisión.

Entonces yo vi, como todos los argentinos, una campaña de miedo acerca de votar a Milei que estaba bien realizada, técnicamente, no la evalúo éticamente, estoy diciendo psicológicamente bien realizada. Pero lo que pasa es que la gente estaba enojada, y cuando vos estás enojado y tenés mucha bronca, el miedo no te advierte nada. Cuando alguien te pega, te empuja, vos le das una trompada antes de imaginarte que podría ser que por la trompada venga la policía, y estoy siendo suave, porque a veces la gente, en esos casos, dispara un revólver sin pensar en todo lo que le va a pasar. No es una decisión pensada, es un pasaje al acto. ¿Quedó claro?

Milei afirmó que convocará a sesiones extraordinarias para tratar un paquete de reformas del Estado

¿Usted dice que la campaña del miedo fue inocua o que, por el contrario, alentó más el voto a Milei, porque la campaña del miedo llevaba a más bronca?

Puede ser que tengas muchísima razón. Si uno está enojado y le tratan de instalar miedo, y uno se da cuenta que eso es una manipulación, puede que eso haga aumentar la bronca y la ira, por la sensación de ser manipulado, de ser humillado, de que te están tomando por idiota, como se dice en Argentina. ¿Me tomó por tonto? ¿Cree que yo me voy a tragar todo esto que me dicen? Entonces la bronca aumenta y hay menos miedo todavía de las ideas que se están exponiendo para tener miedo.

¿Queda alguna posibilidad de que alguna parte de la sociedad actúe de una manera, en realidad, buscando otro fin?

El acting out se da en momentos de intensa emoción o de intensa impulsividad, en momentos en los que el yo no puede evaluar cada una de las consecuencias, ni siquiera se las tiene en cuenta.

Eso se produce en algunas personalidades que son propensas al acting out, se suele hablar de los borderline y a veces los psicóticos, que cuando tienen un conflicto, cuando tú tienes un conflicto, lo que puedes hacer es cambiar vos, cambiar la realidad y son tres reacciones adecuadas, tres adaptaciones. Si algo no me gusta, yo lo trato de cambiar, p trato de cambiar yo, y si no, me voy.

Hay tres maneras que son posibles, y mucha gente que se ha salvado por ejemplo, del nazismo, fue porque se fue a tiempo, con muchas dificultades y todo eso, pero son tres maneras. Otra luchó contra el fascismo y otra se hizo fascista. Son las tres maneras, no iguales, de reaccionar de los humanos.

En algunas situaciones, para algunas personalidades o en situaciones muy desesperadas, la persona no hace ninguna de las tres cosas. Hace un intento desesperado, o más bien muy impulsivo, por cambiar la realidad. Más allá de lo que parezca conveniente o no, el acting out y el pasaje al acto son, como te decía, sin pensar las consecuencias. Es simplemente como un impulso llevado a la acción, y eso denota una cierta debilidad en los controles, una cierta debilidad de reflexión, una cierta imposibilidad o una cierta falta de conocimiento.

También puede denotar ignorancia, pero en general indica una falta de control y un exceso de expectativas acerca de la eficacia del acto.

Milei resiste la “colonización” de Macri mientras se dinamita su equipo económico

¿Podría explicar la diferencia entre acting out y pasaje al acto?

El pasaje al acto es parte del acting out. Cuando vos tenés un impulso, estamos todos los días teniéndolos, así sea de comer una torta de chocolate o votar por un candidato determinado. Son impulsos, vos lo podés pasar por un filtro, un conjunto muy sofisticado de controles que tiene el aparato cognitivo humano. Hasta que hagan la gran e inimaginable supercomputadora que nos supere, por el momento, tenemos el aparato de conocimiento más complejo, más rico y más importante del universo que nosotros conocemos, del universo del cual tenemos datos.

Ese aparato cognitivo, cuando vos tenés una estructura débil, poca información, poco conocimiento, mucha emoción o mucha debilidad en el control, hace lo que se llama pasaje al acto o acting out. En lugar de hacer una acción que es algo decidido, pensado, planeado, evaluado, rápida o lentamente, todos esos procesos se activan y son los que nos han dado, lamentablemente, el triunfo sobre las otras especies, a tal punto que podemos destruir el planeta. Si querés un acting out mayor al que estamos haciendo con el clima, no creo que lo puedas encontrar. De modo que no es infrecuente que nosotros actuemos.

Para que nosotros actuemos de una manera necia, impulsiva, ciega, contradictoria o destructiva, es necesario que anulemos parte de nuestra capacidad de pensar, de conocer, de distinguir, de diferenciar. Estos son nuestros elementos principales de conocimiento y en ellos se deben basar nuestras acciones.

Tres especialistas analizaron los gestos de Javier Milei durante la entrevista con Esteban Trebucq

Yo tiro la taza al piso, pero lo que ya sé por experiencia previa es que es posible que se rompa. Estoy muy enojada, la voy a tirar al piso igual y la voy a romper. No es exactamente que decidí romperla, pasé del impulso de la ira a tirar la taza, pasé del impulso de la ira a disparar un tiro contra otro, a golpearle la cabeza con un palo. En algún momento, posteriormente, es posible que me dé cuenta de que las consecuencias de lo que hago son gravísimas.

También puedo hacerlo en casos más divertidos. Puedo tener una aventura amorosa a pesar de que estoy casado o en pareja y prometí fidelidad, y creo que no me va a pasar nada. Eso también ocurre en los acting out. La tengo, resulta que la señorita me dijo que no era fértil y lo era, después tengo un hijo y se complica mucho mi situación matrimonial. En todos esos casos, todas esas situaciones suelen venir a nosotros los psiquiatras a constestarnos nuestra pregunta, "¿cómo puede ser que hice tal cosa?". Bueno, en ese momento no podías pensar con claridad.

¿Encuentra algún paralelismo entre las acciones individuales con las grupales? ¿Se pueden trasladar las mismas categorías a determinadas decisiones que puede tomar la mayoría de la gente cuando va a votar?

Pasa por un filtro que se utiliza para pensar en las masas, lo que se llama psicología de masas. En general, en las psicologías de masas, y mucho más en las elecciones, alguno de los candidatos logra instalarse en el ideal de sí de cada persona. Se llama ideal del yo, tu yo ideal, según los casos. Y si a vos se te instaló alguien en tu ideal de vos mismo, vas a votarlo por él y por vos. Por él, porque es un ideal tuyo, pero por vos, porque vos tenés ese ideal y lo compartís un momentito cuando votás.

MVB FM