martes 04 de octubre de 2022
MODO FONTEVECCHIA MOVILIZACIÓN OFICIALISTA

Apoyo popular a Cristina Kirchner: las esquirlas de un fin de semana agitado

Luego de los incidentes, la Ciudad de Buenos Aires trata de evitar que su autoridad se deshilache pero continúan la presencia de manifestantes frente a la casa de la vicepresidenta. La violencia contra Máximo y los interrogantes del kirchnerismo. El larretismo advierte que puede volver a mandar a la Infantería. Un lunes difícil.

29-08-2022 11:43

La tensión que se respiró este sábado en la esquina de Juncal y Uruguay bajó su intensidad a partir del último domingo, pero no ha terminado. Los manifestantes que buscan apoyar a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner continuaron llegando a ese punto neurálgico del barrio porteño de Recoleta y volvieron a desnudar que el pacto de convivencia entre funcionarios nacionales y porteños es tan frágil como la comunicación que mantienen entre ambos. 

Durante las ultimas horas de este domingo el ministro de Seguridad porteño, Marcelo D'Alessandro, volvió a enviar a esa esquina a un grupo de la guardia de Infantería de la Policía de la Ciudad. Asistieron a partir de los llamados de los vecinos que volvieron a denunciar la presencia de manifestantes. Era un puñado de jóvenes que fue para hacer una vigila pacífica que luego fue empujada por un camión hidrante cuando los uniformados dejaron el lugar, poco antes de la medianoche.

Marcelo D'Alessandro: "No me va a temblar el pulso para usar la fuerza pública y recuperar la paz social"

Los hechos revelaron que la presencia de militantes en la zona seguirá multiplicándose, pero posiblemente con menor cantidad. El Gobierno porteño buscará evitar cualquier presencia masiva del kirchnerismo a fuerza de advertencias y de una mayor presencia disuasiva de uniformados. “No me va a temblar el pulso para usar la fuerza pública y recuperar la paz social”, dijo este lunes por la mañana D'Alessandro. Junto al jefe de Gabinete, Felipe Miguel, es cuestionado dentro de su propio gobierno por la decisión de instalar las vallas este sábado por la madrugada.

En la sede del gobierno porteño aseguran que mantendrán el control de la zona a pedido de los vecinos e insisten que hay un pacto de convivencia acordado con funcionarios nacionales. Se refieren a la última reunión que compartieron el sábado en medio de los incidentes para pactar una negociación que descomprimiera la situación. En la cita estuvieron los ministros de Seguridad, Aníbal Fernández, su par de Interior, Eduardo “Wado” de Pedro y el vice de Justicia, Juan Martín Mena. Por la Ciudad estuvieron D'Alessandro y Miguel. La reunión no fue amable pero terminó de cerrar un acuerdo que todavía no ha salido de su fragilidad, porque desde entonces las dos partes siguen sin comunicarse a pesar de la sucesión de hechos que siguen recalentando la situación.

Además de la tensión de este  lunes por la madrugada, los cruces empeoraron este domingo por la tarde cuando se viralizó un video donde se ve la agresión de un grupo de policías contra el diputado nacional Máximo Kirchner cuando intentaba visitar a su madre. En la pieza que circuló por las redes se puede ver cómo un efectivo le salió al cruce para pegarle e impedirle el acceso, mientras otro lo filmaba y lo insultaba.

Entre insultos y empujones, la Policía de la Ciudad no dejó pasar a Máximo a ver a Cristina

Ante las consultas de este programa los voceros porteños eligieron el silencio y cerca del diputado agredido confiaron que no recibieron ninguna comunicación luego de los hechos de violencia. Sólo aseguraron que el efectivo agresor ya había sido identificado. En la cartera de Seguridad sólo insisten en los 12 policías heridos luego de los incidentes y no ofrecieron explicaciones sobre las detenciones de funcionarios bonaerenses, nacionales y de un legislador provincial. 

Más allá de los tironeos políticos y de la presencia del dispositivo policial en la zona, cada vez son más los que se preguntan sobre la violencia focalizada de la policía porteña. Los interrogantes surgen a partir de las vivencias de esa jornada.

No sólo hubo sorpresa por la cantidad de policías que filmaron a los manifestantes desde distintos balcones de esa esquina, sino también por el nivel de individualización que hicieron los jefes del operativo sobre algunos políticos. Uno de esos casos fue retratado por la periodista de Diario Perfil, Rosario Ayerdi, que contó desde su cuenta de Twitter un hecho particular en medio de los incidentes. “Mientras llegan manifestantes a Juncal, oficial de la Policía de Ciudad modula por handy dando novedades". En una de estas comunicaciones, dice: “Está Larroque. No tiene fueros ni inmunidad diplomática”, reveló la cronista y aportó uno de los tantos mosaicos que surgieron este sábado sobre el nivel de virulencia de un operativo que no deja de incomodar al Gobierno porteño, a su alcalde y a quienes le recomendaron instalar las vallas.

JL PAR