miércoles 25 de mayo de 2022
MODO FONTEVECCHIA INTERNA DEL FRENTE DE TODOS
10-05-2022 09:58

Matías Kulfas: "Ningún empresario invertirá si no tiene un mercado de expansión"

El ministro de Desarrollo Productivo de la Nación habló para "Modo Fontevecchia", por Radio Perfil (FM 101.9), y analizó la situación económica del país. Además, se refirió a las críticas del sector de Cristina Kirchner. Qué va a pasar con la inflación y las tarifas. Mirá la entrevista completa.

10-05-2022 09:58

El titular de Producción, Matías Kulfas, dialogó con Jorge Fontevecchia para Modo Fontevecchia, por Radio Perfil (FM 101.9), y se refirió a las diferentes posturas económicas dentro del Frente de Todos. Cuáles son sus propuestas y qué opina de los cuestionamientos del kirchnerismo.

¿La inflación es un fenómeno macroeconómico para el Gobierno? Y para los sectores más cercanos a Cristina Kirchner, ¿se la combate con controles de precios?

Hay muchos puntos coincidentes. La vicepresidenta planteó la incidencia del tipo de cambio en la inflación como visión macroeconómica. Después hay puntos de divergencia donde algunos economistas enfatizan demasiado el tema de los mercados oligopólicos y monopólicos. Muchas veces generan problemas y obstaculizan a las pymes y lo trabajamos todo este tiempo.

Pero una cosa es eso y otra es la inflación. El problema de la inflación estaba resuelto en la mayoría de los países, hasta la guerra de Ucrania. La inflación es la variación del nivel de precios. Entonces, si sube el precio de trigo, aumentan los cosas. Más allá de si es monopolio u oligopolio, el problema es el tipo de cambio y las políticas monetarias fiscales. Ahí está el corazón del tema.

Matías Kulfas defendió su libro de las críticas de Cristina Kirchner: “No es en contra de nadie"

Sobre las causas de la inflación, ¿tienen visiones distintas sobre qué grado de intervención tiene que tener el Estado?

Enfatizamos nuestra visión sobre el crecimiento, iniciando la gestión con una macro desordenada por la deuda, que había aumentado en una cifra descomunal en dos años con el acuerdo de Macri y los fondos buitre. Se había prometido una "lluvia de dólares" para invertir y solo fue para especular. Eso generó un ingreso enorme de dólares, pero fue el endeudamiento más grande e intenso y de menor duración que vivimos.

El gobierno de Macri no pudo resolver eso y tuvimos que reestructurar esa deuda y la del FMI, que era otro problema. Este gobierno resolvió los dos grandes problemas que había dejado Macri en la macroeconomía. Ahora tenemos una economía que está creciendo, generando empleo y bajando la inflación. Tanto la pandemia como la guerra en Ucrania traen una inflación importada en el gas, los minerales y alimentos, entre otras cosas. Esto es lo que nos toca administrar.

Para la oposición es central estabilizarse para crecer y para ustedes es el proceso inverso. Más allá de eso, ¿cuáles son las diferencias entre los más cercanos a Cristina (Kirchner)  y ustedes?

No hay diferencias sustanciales en los temas centrales, hacia dónde hay que ir, pero sí sobre el cómo. Traigo a colación el libro de Los tres kirchnerismos: Una historia de la economía argentina, 2003-2015, que es de balance y no en contra de nadie, sino de aprendizaje para profundizar las políticas industriales y productivas. Hay una falsa dicotomía cuando se plantea que el consumo resuelve todo, porque ningún empresario va a invertir si no tiene un mercado de expansión.

Hemos puesto un trabajo especial para que el sector productivo crezca más y de manera eficiente. En energía, Argentina tuvo dos obstáculos históricos: las divisas y el abastecimiento de energía. Desde el primer momento estimulamos un plan de gas con récord para Vaca Muerta. Hay que fortalecer la inversión para ahorrar divisas y ahí aparecen algunos comentarios de nuestra fuerza. No hay contradicción entre apoyar el mercado interno y exportar más.

Matías Kulfas

La tapa de su libro tiene un péndulo y en todas las conversaciones marca las diferencias internas y externas. ¿Tiene una posición más moderada que Cristina en cuanto a las ideas económicas?

Hablaría de una visión más equilibrada. En muchas ocasiones se miran algunas políticas que pueden tener efectos positivos a corto plazo, pero no para el crecimiento a futuro. Si el Banco Central se queda sin dólares de reserva, el crecimiento tiene pata corta. Es calve una visión para estimular la producción.

En comparación entre la gestión de Cristina Kirchner y Alberto Fernández, ¿ve similitudes en el atraso de las tarifas y en la brecha cambiaria?

Son situaciones distintas. Es muy difícil comparar periodos históricos sin tener en cuenta todas las variables. En 2015 teníamos un contexto contrario al actual, en vez de haber inflación internacional había deflación. Con respecto a las tarifas, el escenario de base es distinto, porque Macri había generado tarifazos sin segmentar y se inició una crisis. Luego se congeló para revisar el esquema y armar algo racional, vinculado al aumento de los salarios y la segmentación.

Como peronista me indigna que haya subsidios a gente que no los necesita ni los pide ni valora. El Estado tiene que subsidiar a gente de bajos recursos y a la clase media que está justa, pero vamos por el camino correcto. Sobre la brecha cambiaria, no somos partidarios de un cepo estricto. Lo aconsejable es tener regulaciones no tan estrictas, pero sin liberar tanto.

Juan Grabois cruzó a Kulfas y cuestionó al Gobierno: “¿Qué carajo están haciendo? ¿A quién representan?”

Utilizó la palabra "equilibrio". ¿A qué atribuye usted que personas formadas en economía crean que se puede aumentar el nivel de crecimiento de una manera consistente?

Las diferencias residen en cuestiones más políticas y en la ansiedad de generar resultados a corto plazo. También existe desde el neoliberalismo un populismo financiero, porque hay alivio en el corto plazo, pero por detrás se cocina una crisis. Reivindicamos las demandas del electorado, que se tienen que satisfacer con objetivos consistentes que puedan generar resultados sostenibles con el tiempo. Planificamos a largo plazo, que es algo que Argentina no hace casi nunca. Lo pensamos para la próxima década, sacando a millones de argentinos de la pobreza, generando más empleo formal y duplicando las importaciones para olvidarnos del cepo cambiario.

JL PAR