MODO FONTEVECCHIA
Apertura Modo Fontevecchia

Transición día 15: Las 3 M, Milei= Menem + Macri

Lo que parecía un gobierno regido por la impronta de Mauricio Macri, cada vez más se parece a una versión siglo XXI de uno de Carlos Saúl Menem.

Javier Milei y Carlos Menem
Javier Milei y Carlos Menem | Télam

“El paralelo se hace evidente entre el menemismo y cómo pinta el futuro gobierno de Javier Milei. El primer gobierno anarcocapitalista de la historia, que empezó con una campaña anti casta, terminó llamando a las funciones esenciales a políticos profesionales que han tenido cargos en los diferentes gobiernos que, según Milei, fracasaron todos”, observó Jorge Fontevecchia en la apertura de Modo Fontevecchia, por Net TV, Radio Perfil (AM 1190) y Radio Amadeus (FM 91.1) del lunes 4 de diciembre del 2023.

En el año 2019, en el barrio porteño de Belgrano, se produjo un encuentro entre el expresidente Carlos Menem y quien por entonces era un economista mediático, Javier Milei. “Vos vas a llegar lejos, tenés que ser presidente”, le dijo el anciano de 89 años. Milei le contestó que no creía que fuese a pasar eso “porque la política me aburre”. Cuatro años después, el pedido del hombre mayor se cumple y su sobrino Martín Menem es nombrado como el próximo presidente de la Cámara de Diputados. Fuentes cercanas al expresidente Carlos Menem, dijeron que el riojano vio en la televisión a un economista con los pelos revueltos que lo reivindicaba a los gritos y decía que él era, “por escándalo”, el mejor presidente desde la vuelta de la democracia y pidió conocerlo.

¿Cuánto de influencia hay en Javier Milei de la figura y el gobierno de Carlos Saúl Menem?

Por lo pronto, Milei anunció privatizaciones, al igual que Menem, piezas claves en los programas económicos de ambos. Por otro lado, comparten asesores y consejeros. En la semana pasada contamos cómo Roberto Dromi, funcionario menemista, autodenominado “ministro de las privatizaciones”, le sugirió a Milei el envío de una ley ómnibus en la que tratara todas las privatizaciones. Milei tomó la idea y llamó a sesiones extraordinarias para el 11 de diciembre, donde empezaría a tratarse. Incluso Guillermo Francos, designado por Milei como ministro del Interior, fue legislador oficialista durante el gobierno de Menem y fundó una organización de estudios económicos con Cavallo. Lo que parecía un gobierno regido por la impronta de Mauricio Macri, cada vez más se parece a una versión siglo XXI de uno de Carlos Saúl Menem.

Ni Randazzo ni Ritondo: Javier Milei se inclinaría por Martín Menem para Diputados 

Por otro lado, el presidente electo y el ex residente Menem parecen un espejo invertido. Desde el punto de vista de la personalidad, se conoce que Menem era un seductor, alguien de un carisma descollante y con muchas habilidades sociales. Milei, según describió Juan Luis González en el libro “El Loco”, es una persona terriblemente sola. Además, los contínuos ataques de ira de Milei lo muestran como alguien con poco autocontrol, mientras que a Menem nunca se lo vio fuera de sí mismo en público, ni tampoco quienes lo conocen en privado. 

Desde la perspectiva de la táctica electoral, se dijo que Menem planteó que si decía lo que iba a hacer no lo votaba nadie. Al contrario, Milei dijo lo que Menem calló, sólo que ahora la realidad le impone moderarlo. Es decir, lo votan muchas personas sabiendo que no puede hacer lo que dijo que iba a hacer.

Milei comenzó hablando de dolarización y ahora menciona la posibilidad de que el dólar sea moneda de uso cotidiano. Luego dijo que iba a recortar el presupuesto 15 puntos del PBI y ahora habla de 5 puntos y planteó que iba a quemar el Banco Central y ahora dice que dejará de emitir. 

Qué Milei gobernará 

Además, Menem contaba con un clima de época favorable enmarcado en la caída del muro de Berlín, las privatizaciones de Margaret Thatcher en el Reino Unido y la presidencia de Reagan en Estados Unidos. Tenía mayoría en ambas Cámaras y mayoría de gobernadores, casi el 80% y Milei tiene muy pocos diputados y senadores y ni un sólo gobernador responde a su influencia directa.  El armado de gabinete del nuevo gobierno trajo problemas entre Milei y Mauricio Macri.

Guillermo Francos, el ministro del Interior designado, explicó en LN+, el pasado 3 de diciembre, las razones que llevaron a la designación de Martin Menem. “Lo más razonable era presentar un candidato de La Libertad Avanza”, declaró Francos, agregando que fue una “cuestión política”. 

Francos podría ser también un “ministro de todo”. De hecho, el ministro de Interior de Carlos Menem, terminaba siendo un “súper ministro”. Cuando Menem comenzó no estaba la función de Jefe de Gabinete, que se crea con la modificación de la Constitución de mediados de los 90, que le permite a Menem ser reelecto.

El productor agropecuario Francisco Paoltroni será el presidente de La Libertad Avanza en el Senado. En una entrevista televisiva, también del 3 de diciembre,  Paoltroni afirmó haber conocido a 15 senadores de diferentes espacios, y aseguró que “no tener experiencia política es una gran ventaja”, ya que no carga con todos esos “viejos prejuicios”.

Sin embargo, el gobierno de Javier Milei también tiene las huellas del llamado Pacto de Acassuso. El macrismo parece relegado a un segundo lugar, pero en un contexto en el que la confusión avanza en vez de la libertad, también reclama su lugar. La voz más liberal de Juntos por el Cambio salió a contestar: José Luis Espert, uno de los mentores de Javier Milei, se expresó a favor de Ritondo.

Espert declaró en un programa radial que “hubiera preferido a Ritondo como candidato a presidir Diputados”.

Menem y Paoltroni, firmes para tomar las riendas del Congreso 

Al mismo tiempo, Federico Angelini, vicepresidente del PRO, advirtió a Javier Milei las consecuencias que traerá esta decisión. En una entrevista para Radio 10 el pasado sábado 2 de diciembre,  Angelini afirmó que lo más lógico es “discutir ley por ley”.

La cuestión de fondo es que, muy inteligentemente, Javier Milei está llamando a compartir el costo político que va a tener la cantidad de ajuste que se va a producir a otros sectores políticos. A todo el peronismo no K, representado por la figura que puede ser como significante a Carlos Menem, de un peronismo más cercano a las posiciones libertarias, y del otro lado al PRO, para compartir con La Libertad Avanza los costos políticos que va a generar, inicialmente, un ajuste.

Damián Arabia, diputado nacional del PRO, alineado con Patricia Bullrich salió al cruce contra las declaraciones de sus compañeros cercanos al expresidente Macri.  “Si perdemos la defensa del cambio la gente nos lo va a cobrar”, declaró Arabia en Radio con Vos; además de afirmar que apoyaba plenamente a Cristian Ritondo, Arabia aseguró que no puede estar condicionando el cambio. “No podemos condicionar el cambio por un cargo”, declaró el diputado nacional.

Recordemos que Patricia Bullrich ya consiguió su anuncio como futura ministra de Seguridad del nuevo gobierno. Esa designación sumada a la de Luis “Toto” Caputo como ministro de Economía, fueron catalogadas de “decisiones personales” en un tuit del expresidente Macri. Es decir, si son “decisiones personales” quiere decir que no fueron discutidas con él.

De la vereda política de enfrente se empezó a discutir quién encabezará la renovación del peronismo. Frente a esta pregunta, Alberto Fernández aseguró en una entrevista con Newsweek Argentina, que no comparte la mirada que tiene Axel Kicillof con la economía. “No tengo la impresión de que Axel nos represente a todos”, declaró el Presidente. Además, agregó que hay otras figuras dentro del peronismo que tienen “un futuro impresionante".

Justamente, en esta disputa por la renovación del peronismo y sobre las necesidades presupuestarias de los gobernadores, es donde quiere intervenir Milei para dividir al bloque peronista en ambas cámaras y alcanzar un quórum propio. Hay quienes dicen que este problema hace que Milei se termine inclinando por personajes que vienen del peronismo como Guillermo Francos, o de apellido histórico peronista, como Martín Menem.

Mientras tanto, a tono con los nuevos tiempos políticos, Axel Kicillof salió a disputar la idea del “derroche presupuestario” que harían los peronistas en su bastión de la provincia de Buenos Aires.

Kicillof afirma que la provincia de Buenos Aires “es la más perjudicada en materia de coparticipación” y agregó que PBA es la provincia del país que “menos gasta” y, junto con Córdoba, “la que menos empleados tiene”.

Cuando uno analiza el sistema federal, una provincia como Buenos Aires, que tiene el 40% de la población, tiene 3 senadores, igual que la provincia más chica con menos habitantes. Parece lógico, desde la estructura de un gobierno que no tiene gobernadores, como La Libertad Avanza, que se reparta entre 10 provincias la mitad del dinero que le daba el gobierno nacional a la provincia de Buenos Aires, para así conseguir el voto de 20 senadores. Parece lógico que lo que se vaya a producir sea una situación en la cual hay una menor cantidad de aporte en PBA, a cambio de aportes en otras provincias que, en suma, le termine dando muchos más senadores a La Libertad Avanza.

Además, incorporar en el Gobierno al peronismo del interior para bancar el ajuste que hará La Libertad Avanza y una parte del PRO, puede ser buena idea para los momentos más difíciles.

Milei ya tiene relato: un primer discurso entre la herencia y la moderación de expectativas

Finalmente, el planteo es bien simple: a La Libertad Avanza sumarle el PRO y la parte del peronismo de centro derecha que va desde el menemismo hasta el propio Daniel Scioli, que se quedaría como embajador de Brasil, destacando el hecho de que Guillermo Francos participó en una fundación en la que incluso estaba el propio Milei, de apoyo a la candidatura de Scioli en el año 2015. El primer gobierno anarcocapitalista de la historia, que   empezó con una campaña anti casta,  terminó llamando a las funciones esenciales a políticos profesionales que han tenido cargos en los diferentes gobiernos que, según Milei, fracasaron todos.

El día 15 de la transición parecería indicar una suma de confusiones: por un lado, un retorno de la casta, en este caso la menemista. A eso, se añade la demanda del macrismo de un lugar más importante en el gobierno. También está el hecho de que hay segundas líneas mileistas “de la primera hora” disconformes con la constitución del nuevo gabinete. Falta menos de una semana para que Milei sea presidente: de momento, se trata más de dudas que de certezas. En cualquier caso, vale la metáfora de “volver a los años 90”.

VF JL