jueves 06 de octubre de 2022
OPINIóN SEÑORITAS CAMIONERAS

El camino conduce a derribar los mitos de género en sectores duros

La tradicional fábrica de camiones Scania desarrolló el programa Conductoras para formar profesionalmente a mujeres que integran la industria del transporte porque no existen características excluyentes a la hora de maniobrar, mirar los espejos o tocar bocina. Ya se hicieron tres exitosas ediciones desde 2019.

21-08-2022 01:29

Al igual que la mayoría de las industrias duras, el sector automotor se caracteriza por su composición históricamente masculina. A pesar de haber crecido la ocupación de mujeres en diversos roles ejecutivos de las empresas, lo que respecta específicamente a la conducción de vehículos de carga continúa mostrando una inmensa diferencia. Según datos proporcionados por la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV), en la actualidad menos del 1% de las Licencias Nacionales de Transporte Interjurisdiccional están en manos de mujeres.

Frente a este escenario, y en su carácter de compañía líder en materia de movilidad sustentable, Scania decidió desarrollar en 2019 Conductoras, un programa federal de formación profesional para que más mujeres formen parte de la industria del transporte. Actualmente hay más de 5 mil interesadas en la lista de espera para participar. El programa tiene como principal objetivo achicar esa brecha de género; demostrar que, como ya se ha comprobado, no existen características de género que sean excluyentes a la hora de desempeñar la actividad. Derribar estas barreras también está anclado al propósito de abrirles la posibilidad de una salida laboral digna y profesional, a través de una capacitación de calidad que les brinda las herramientas necesarias para insertarse en este rubro.

Ya se han realizado tres ediciones y actualmente están abiertas las inscripciones para una cuarta generación. La inscripción se realiza vía web, en www.programamujeresconductoras.com.ar, y pueden aplicar mujeres de todo el país que cumplan los siguientes requisitos: tener entre 25 y 45 años, contar con licencia de conducir tipo B1, con experiencia de manejo mínima de dos años, tener el secundario completo y contar con disponibilidad para 18 días hábiles de entrenamiento full time en Buenos Aires. Además, luego de haber sido preseleccionada, debe aprobar el apto psicofísico requerido por la ANSV para la obtención de la Linti.

De las 36 egresadas, que provienen de Salta, Formosa, Tierra del Fuego, Chaco, Chubut, Tucumán, Mendoza, Rosario, Bariloche, Neuquén, y Buenos Aires, surgen historias de vida muy distintas y, simultáneamente, con muchas semejanzas. Una característica compartida, y que responde a la realidad de vida de las mujeres en nuestro país, es que la mayoría tiene a su cargo tareas de cuidado de infancias y adultos mayores, además de ser generalmente quienes encabezan la logística familiar cotidiana. Asimismo, en muchos casos la disponibilidad requerida para la capacitación práctica en Buenos Aires durante tres semanas implica que las participantes deban renunciar a sus trabajos y actividades laborales.

Todas las graduadas de Conductoras manifiestan que esta experiencia les cambió la vida. Una de las primeras egresadas es Claudia San Nicola, bonaerense de Merlo. Madre de un hijo de 19 años, trabajaba como productora de seguros cuando se inscribió en el programa. Actualmente se desempeña profesionalmente en un transporte, en el que realiza trayectos diarios entre Quilmes/Berazategui y Zárate. Agustina Maure participó de la segunda edición, tiene 41 años y es de Neuquén capital. Está trabajando en una compañía internacional que presta servicios en yacimientos petrolíferos. Allí conduce distintos camiones Scania en los que se trasladan los equipos y las bombas que realizan las extracciones de petróleo, que operan diariamente en Vaca Muerta. De la tercera edición egresó Samanta Musante, quien desde hace años buscaba dedicarse a esta profesión, pero muchas empresas le cerraron la puerta por considerar que las actividades de carga y descarga debían ser desempeñadas únicamente por hombres. Hoy trabaja conduciendo camiones de gran porte en una empresa de logística nacional, y considera que cumplió su sueño, pero apuesta a que sean muchas más las mujeres que se encuentren en la ruta como conductoras profesionales.

A través de esta iniciativa, Scania continúa derribando mitos sobre las profesiones de varones y mujeres, y allana el camino para que cada vez haya más diversidad en esta industria, reafirmando su compromiso con la igualdad de género y con destacar el papel central e imprescindible que tienen las mujeres en todas las esferas de la sociedad. La compañía trabaja día a día en generar espacios laborales más igualitarios, mejorando las prácticas y procesos, con el objetivo de lograr una industria del transporte más equitativa. En este sentido, la meta es fortalecer las bases que puedan garantizar que todas las mujeres participen en ambientes libres de discriminación.

*Ejecutiva a cargo del programa de capacitación en Scania.

En esta Nota