domingo 26 de septiembre de 2021
OPINIóN Vuelta de Obligado, 75 años
15-11-2020 00:43
15-11-2020 00:43

La épica guerra del Paraná

En 2011, la entonces presidenta Cristina Kirchner declaró feriado nacional e inauguró un monumento en homenaje a una de las dos mayores epopeyas militares de nuestra Patria.

15-11-2020 00:43

Es bueno recordar hoy circunstancias en que argentinas y argentinos fuimos capaces de superar dificultades que parecían insalvables. El combate de la Vuelta de Obligado es el primero librado durante la Guerra del Paraná, junto al Cruce de los Andes una de las dos mayores epopeyas militares de nuestra Patria. Una gesta victoriosa en defensa de nuestra soberanía que puso a prueba exitosamente el coraje y el patriotismo de argentinas y argentinos. Desde el 20 de noviembre de 2011, a instancias de la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner, después de demasiados años, ha recibido el reconocido merecimiento con un feriado nacional y un bello monumento del artista Rogelio Polesello a orillas del Paraná. 

Corría 1845. Las dos más grandes potencias económicas, políticas y guerreras de la época, Gran Bretaña y Francia, se unieron para atacar a la Argentina, entonces bajo el mando del gobernador de Buenos Aires, don Juan Manuel de Rosas.  El pretexto fue una causa “humanitaria”: terminar con el gobierno supuestamente tiránico de Rosas, que los desafiaba poniendo trabas al libre comercio con medidas aduaneras que protegían a los productos nacionales ante la competencia de los importados, y fundando un Banco Nacional que escapaba al dominio de los capitales extranjeros como hasta entonces había sucedido durante los gobiernos unitarios.Los reales motivos de la “intervención en el Río de la Plata”, como la llamaron los europeos, fueron de índole económica. Deseaban expandir sus mercados a favor del invento de los barcos de guerra a vapor que les permitían internarse en los ríos interiores sin depender de los vientos y así alcanzar nuestras provincias litorales, el Paraguay y el sur del Brasil. Dichas intenciones eran denunciadas por los casi cien barcos mercantes de distintas nacionalidades que seguían a las naves de guerra con sus bodegas llenas de productos para vender.

También se proponían independizar Corrientes, Entre Ríos y lo que es hoy Misiones para formar un nuevo país, la República de la Mesopotamia, que empequeñecería y debilitaría a la Argentina y haría del Paraná un río internacional de navegación libre. Repetir lo logrado con el río Uruguay cuando, por presión de Gran Bretaña y Brasil, se independizó la República del Uruguay.

Los “interventores” europeos asimismo planeaban llegar al Paraguay y hacerse de algodón barato y de buena calidad necesario para las hilanderías británicas, base de su revolución industrial.  

Los invasores contaron con el antipatriótico apoyo de argentinos enemigos de la Confederación Argentina, que se identificaban como unitarios en contraposición a los federales, muchos de ellos emigrados en Montevideo. Aunque algunos que habían sido opositores al rosismo al ver invadida su Patria ofrecieron sus servicios para defenderla. Tal fue el caso del coronel Martiniano Chilavert, quien escribió: “El estruendo de Obligado resonó en mi corazón.  Desde ese instante un solo deseo me anima: el de servir en esta lucha de justicia y de gloria para ella”. La Confederación le abrió los brazos y años más tarde en la batalla de Caseros tuvo a su cargo la dirección de la artillería, desempeñándose con eficacia y valor. Al final de la misma, el general vencedor, Justo José de Urquiza, lo hizo fusilar.

Ingleses y franceses creyeron que la sola exhibición de sus imponentes naves, sus entrenados marineros y soldados, y su modernísimo armamento bastarían para doblegar a nuestros antepasados como acababa de suceder con China. Pero no fue así: Rosas, que gobernaba con el apoyo de la mayoría de la población, sobre todo de los sectores populares, decidió hacerles frente.

Encargó al general Lucio N. Mansilla conducir la defensa. Su estrategia fue la siguiente:

Era imposible vencer militarmente a los invasores por la diferencia de poderío y experiencia lo que hacía inevitable que tuvieran éxito en su propósito de remontar el río Paraná.

Pero dado que se trataba de una operación comercial encubierta el objetivo sería provocarles bajas en oficiales y marinos y daños en sus naves, es decir dificultades y daños económicos suficientes como para hacerlos desistir de la empresa.

Logrado esto llevar adelante vigorosas negociaciones diplomáticas que dejaran claro la derrota de los invasores.

Rosas y Mansilla decidieron concentrar la defensa en algún emplazamiento del Paraná desde dónde, por su estrechez, fuera posible alcanzar a los barcos enemigos con los anticuados y poco potentes cañones con que contaba nuestra Patria.

El lugar elegido fue el conocido como Vuelta de Obligado, donde el río se angosta y describe una curva en forma de ese que dificultaba la navegación. Allí nuestros heroicos antepasados, en un alarde de ingenio, tendieron tres gruesas cadenas sostenidas sobre veinticuatro barcazas para detener o al menos demorar el avance paso del enemigo.

Finalmente, la flota invasora zarpó de Montevideo. El 8 de noviembre de 1845 entró en el río Guazú, el 10 llegaron a la bifurcación con el Pavón donde se enteraron de que las baterías los esperaban en Obligado y en el paso de la Ramada.  Siete días permanecieron en el Ibicuy estudiando la estrategia a seguir.  El 17 los barcos de guerra deciden avanzar por el Guazú mientras la flota mercante quedaría a la espera en el Ibicuy.    

Ante la inminencia del combate Mansilla había solicitado el envío urgente de proyectiles ya que contaba con solo seis balas por soldado, muchos de los cuales, gauchos voluntarios de la zona, estaban prácticamente desnudos, sin uniformes ni ropa interior. También pide caballos para facilitar el traslado de tropa y cañones a lo largo del río en caso de que las naves enemigas lograran superar la barrera de las tres cadenas. Para sumar más inconvenientes no contaba con artilleros experimentados por lo que tuvo que improvisar algunos de apuro. Es que el grueso del ejército de la Confederación, los más capacitados de sus hombres, mantenía el sitio a Montevideo que no podía abandonarse ni siquiera debilitarse pues ello hubiese sido ceder al propósito del enemigo. Mansilla tampoco contaba con la flota del almirante Guillermo Brown, héroe de nuestra Independencia, apresada por los interventores en un combate frente a la isla Martín García, por lo que la defensa del río debía hacerse desde tierra por milicianos y vecinos, casi todos voluntarios e inexpertos, además de mal armados. Pero acerados por una patriótica indignación.

Las fuerzas patriotas disponían sólo de cuatro baterías, anticuadas y que debieron repararse de urgencia por estar desfogonadas o carentes de algunas piezas. La orilla izquierda del río, perteneciente a la provincia de Entre Ríos, era pantanosa e inutilizable para la defensa, por lo que las cuatro baterías se instalaron sobre la barranca derecha: la Manuelita, sobre el ángulo de la costa al mando del teniente coronel de artillería Juan Bautista Thorne. La segunda batería, la General Mansilla, al mando del teniente de artillería Felipe Palacios, ubicada en forma rasante sobre la barranca, en un declive del terreno. La General Brown, del teniente de Marina Eduardo Brown, hijo del almirante. Y la última batería, la Restaurador Rosas, al mando de Alvaro Alzogaray, ayudante mayor de Marina. En la parte baja, casi al nivel del agua, se había comenzado a construir otras tres baterías, pero no hubo tiempo para terminarlas.

Como preparación de la invasión las poderosas naciones europeas habían decretado un embargo que impedía a toda nación vender armas a la Argentina. Por ello se contó en total con sólo 27 cañones, de escaso alcance y cuyo máximo calibre era de 24 pulgadas.  

Para colaborar con la defensa se convocó a los Jueces de Paz, autoridades civiles en aquellos tiempos, para que reclutasen voluntarios en las poblaciones ribereñas. Fue así que San Pedro aportó 170 vecinos con su Juez de Paz a la cabeza, Benito Urraco, 100 de Baradero liderados por Juan A. Magallanes y 30 de San Antonio de Areco a cuyo frente iba Tiburcio Lima. San Nicolás, por su parte, aportó un batallón de 200 hombres.    

En total esta improvisada fuerza contaba con 2143 hombres dispuestos a dejar el pellejo en defensa de su Patria y no repararon en la inferioridad de condiciones con que se aprestaban a enfrentar a las dos mayores potencias bélicas del mundo.   

La flota británica portaba en total 50 cañones, casi el doble de los argentinos y mucho más potentes, mejor puntería y largo alcance. No pocos de sus cañones alcanzaban las 80 pulgadas de calibre. Además, la mayoría eran Peysar, de alma rayada que permitía una afinada puntería y mayor alcance, que se utilizaban por primera vez en un conflicto armado.

La escuadra francesa, por su parte, integrada como la británica por modernísimos vapores de guerra, estaba armada por cañones franceses que sumaban 49 piezas y en su gran mayoría disparaban modernos proyectiles Paixhans, huecos de bala explosiva de 80 libras y espoleta, con hasta entonces desconocida capacidad de destrucción; también propyectiles Congreve, pioneros de la cohetería bélica.   

En carta a Tomás Guido en esos días de 1845 don José de San Martín, en su destierro francés, se indignaría: “Es inconcebible que las dos grandes naciones del universo se hayan unido para cometer la mayor y más injusta agresión que pueda cometerse contra un estado independiente”.

El 20 de noviembre los invasores se presentan a la vista de los defensores.  Mansilla, ante la inminencia del ataque, arengó a sus tropas: “¡Allá los tenéis! Considerad el insulto que hacen a la soberanía de nuestra Patria, al navegar, sin más título que la fuerza, las aguas de un río que corre por el territorio de nuestro país. ¡Pero no lo conseguirán impunemente! Tremola en el Paraná el pabellón azul y blanco y debemos morir todos antes que verlo bajar de donde flamea”. A continuación, los criollos entonaron a voz en cuello el Himno Nacional acompañados por la banda de Patricios y a su término Mansilla gritó un “¡Viva la Patria!” que es respondido atronadoramente por sus hombres y luego sería la orden de “¡fuego!”  y las cuatro baterías al unísono comenzaron a descargar sus proyectiles. Eran las ocho y cuarenta y tres minutos de la mañana.

El St. Martin recibe una andanada que la deja averiada, su palo mayor dañado, y 44 de sus tripulantes quedan fuera de la acción, entre ellos el 2° y el 3° oficial. Recibe luego otros once impactos que le destrozan el timón y lo dejan a la deriva.  Los proyectiles europeos hacían estragos en las baterías patriotas, a pesar de lo cual no dejaron de responder con su escasa capacidad de fuego pero que fue suficiente para poner fuera de combate a los bergantines Pandour y Dolphin, para silenciar los cañones mayores de la Fulton, quien intentó infructuosamente cortar las cadenas en dos oportunidades, y para obligar a retirarse al Comus. Pero pronto fue evidente que la heroica resistencia no podría mantener a raya mucho tiempo más a los europeos porque los proyectiles iban agotándose y las bajas humanas ya eran considerables.

Esto hizo que un comando de los atacantes pudiera llegarse hasta las cadenas en tres ágiles balandras y a martillazos sobre un yunque improvisado logró cortarlas abriendo la vía por la que se filtró primero la Fulton, y luego la Gorgon y la Firebrand, demostrando la ventaja de estar propulsadas a vapor, y desde mejores posiciones bombardearon las baterías argentinas, especialmente a la Manuelita.

Hacia las cuatro de la tarde los proyectiles patriotas ya están casi agotados lo que facilitó que la batería Restaurador Rosas fuese silenciada por el fuego de la Expeditive. A las 16.50 sería Thorne quien encienda la mecha de su último cañonazo desde la Manuelita. Los ingleses decidieron entonces un desembarco al mando del jefe de su escuadra, Hotham, ante lo cual Mansilla dio la orden de rechazar el intento a cuchillo, cuerpo a cuerpo. El va al frente, dando el ejemplo, y entonces cae mal herido por la metralla.

Las baterías argentinas habían sido demolidas y muchos de sus artilleros muertos o heridos, pero el costo de los aliados también fue grande, dañadas diez de sus once naves, exceptuándose la Firebrand que se retiró hasta San Nicolás para preservarse.

El parte de la alianza invasora rindió tributo al coraje argentino: “Siento vivamente que esta gallarda proeza”, decía Trehouart, se haya logrado a costa de tal pérdida de vidas (se refería a las propias), pero considerando la fuerte posición del enemigo y la obstinación con que fue defendida, debemos agradecer a la Divina Providencia que no haya sido mayor”. 

Las bajas patriotas estuvieron de acuerdo con el heroísmo con que se enfrentó a un adversario con mucha mayor capacidad de fuego: 250 muertos y 400 heridos, un total de 650 bajas, la tercera parte de los 2160 combatientes que tomaron parte del combate. Los 21 cañones de las baterías (sólo se salvaron los 9 de los cuerpos móviles) cayeron en poder del enemigo, que inutilizó o echó al agua a la mayoría, salvo diez de bronce que llevó a Europa para exhibirlos en sus museos e instituciones militares. Los lanchones que sostenían la cadena fueron incendiados.

Las pérdidas humanas fueron: franceses 18 muertos y 70 heridos, ingleses 10 muertos y 25 heridos. En cuanto a las materiales los más dañados fueron el St.Martín que recibió mas de 100 disparos, el Fulton cerca de 70, el Dolphin y el Pandour sufrieron ambos la destrucción de su velamen y el segundo la pérdida de sus dos anclas.

Se había perdido una batalla pero ello, como ya hemos visto, estaba dentro de los planes patriotas. De lo que se trataba era de ganar la guerra. Cumpliendo con las órdenes recibidas la navegación de las armadas europeas Paraná arriba se constituyó en un verdadero calvario siendo ferozmente atacadas, de ida y de vuelta, desde las baterías de Quebracho, del Tonelero, de San Lorenzo y, otra vez, desde Obligado.

Hubo valientes mujeres sampedrinas y nicoleñas que lucharon a la par de los hombres y que también cumplieron importantes servicios en el cuidado de los heridos. Entre ellas se destacaron Josefa Ruiz Moreno, Rudecinda Porcel, María Ruiz Moreno, Carolina Suarez, Francisca Nabarro y Faustina Pereira, encabezadas por Petrona Simonino.

La estrategia fijada por Rosas y Mansilla tuvo éxito y las grandes potencias de la época finalmente se vieron obligadas a capitular aceptando las condiciones impuestas por la Argentina y cumpliendo con la cláusula que imponía a ambas armadas, al abandonar el río de la Plata, disparar veintiún cañonazos de homenaje y desagravio al pabellón nacional.

Las provincias litorales continuaron siendo parte de nuestro territorio y el Paraná es hasta hoy un río interior argentino.

Desde su destierro en Francia, don José de San Martín, henchido de orgulloso patriotismo, escribió a su amigo Tomás Guido el 10 de mayo de 1846: “Los interventores habrán visto por este échantillon que los argentinos no son empanadas que se comen sin más trabajo que abrir la boca” y más adelante felicitaría a Juan Manuel de Rosas: “La batalla de Obligado es una segunda guerra de la Independencia”. Y al morir le legó su sable libertario.

*Historiador.