25 oct 2020
SALUD |Estudios clínicos
lunes 21 septiembre, 2020

La carragenina, una sustancia centenaria que podría ser clave para prevenir y tratar el coronavirus

Un equipo de investigadores argentinos trabaja en un spray nasal para evitar que ingrese la enfermedad al organismo y frenar su avance en pacientes leves.

El spray nasal con carragenina ya está aprobado por la ANMAT. Foto: shutterstock
lunes 21 septiembre, 2020

Todavía hay mucho por descubrir en cuanto a la naturaleza del coronavirus, pero se sabe que la principal vía de contagio se da por la entrada de aire por la nariz y se instala en las células de la mucosa nasofaríngea para empezar a reproducirse. Una sustancia centenaria podría ser la clave para evitar frenar este proceso o directamente evitarlo.

Se trata de la carragenina, una compuesto químico que se extrae de las algas marinas rojas. Tiene su nombre inspirado en un pueblo llamado Carragheen, en el condado de Waterford de Irlanda. Precisamente en ese país este compuesto se usa desde hace cientos de años para cocinar o preparar productos cosméticos y emulsiones.

Además, por sus propiedades, también se emplea en la industria farmacéutica. La sustancia es activa contra muchos virus y, en particular, contra aquellos que producen infecciones respiratorias. Ahí es donde cobró importancia en esta pandemia.

La carragenina se conoce desde hace más de 600 años

En el 2015 la Fundación Cassará trabajó con la carragenina para ver qué efecto tenía contra el virus de la influenza, que es el que causa la gripe común. "En ese momento descubrimos que empleando esta sustancia se impedía que las células fueran afectadas y, además, que no se inflamaran. Las células cuando se infectan por los virus liberan sustancias que producen inflamación", explicó a PERFIL Juan Manuel Figueroa, a cargo del área de investigaciones respiratorias del Instituto Milstein, y jefe del área de neumonología infantil del Hospital de Clínicas (MN:70540).

Gracias a ese trabajo empezó a circular un medicamento con carragenina en la Argentina que se usa para el tratamiento de los resfriados y la congestión nasal. Es decir, se trata de un producto que ya cuenta con la aprobación de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT).

A partir de ese conocimiento, Figueroa y su equipo decidió averiguar si la carragenina tendría un resultado igual contra el coronavirus. Primero tuvieron que comprobar el efecto sobre células epiteliales respiratorias en cultivo celular, es decir, fuera del organismo. Para ello, se asociaron con un laboratorio de biocontención de la Universidad de Tennessee, en los Estados Unidos.

"Acá en Argentina en las primeras etapas no se podían hacer las pruebas porque no había posibilidad de usar el SARS-CoV2 y nos asociamos con el centro de Tennessee. Ellos sí estaban trabajando haciendo experimentos con el virus pero no con la carragenina, porque como producto farmacéutico no existe allí. Sí se encuentra en Latinoamérica, Europa y Asia pero no en Estados Unidos", indicó Figueroa.

Tras obtener resultados positivos, se elaboraron dos estudios clínicos en Argentina para comprobar si funciona igual en personas. "Una cosa son los trabajos experimentales y otra es que tenga realmente el efecto que esperamos a nivel de la mucosa. Estamos cerca de poder saberlo", consignó Osvaldo Uchitel, profesor emérito de la Facultad de Ciencias Exactas de la UBA e investigador del CONICET que también participa de los estudios, en diálogo con este medio.

spray nasal 20200921
La carragenina, una sustancia que se extrae de las algas marinas rojas

El spray con carragenina tiene la función de humidificar la fosa nasofaríngea. Se puede aplicar cada 6 horas en cada fosa nasal. "No tiene efecto adverso, por eso está permitido su uso en embarazadas y niños mayores de un año. Es inocuo empleado de esta forma", destacó Uchitel.

Uno de los estudios clínicos se centra en comprobar si el spray nasal sirve como método de prevención al inactivar el coronavirus y que la persona no genere la enfermedad. El otro consiste en observar si su aplicación en pacientes leves evita mayores complicaciones de salud.

El primero se está estudiando en personas que tienen altas chances de contagiarse como es el personal de salud. Ya empezaron las pruebas en distintos hospitales y sanatorios de Capital Federal, provincia de Buenos Aires, Rosario y Chaco. Ya cuentan con la mitad de la población necesaria y esperan a lo largo de este mes sumar al resto.

"La manera que tiene de actuar el spray es la actividad electrostática. El virus tiene un tipo de carga eléctrica y esto está cargado de la manera contraria, que reviste al virus y le impide entrar a las células. El virus para ingresar a las células primero necesita pegarse a los receptores ACE2 pero si está rodeado de carragenina no puede hacerlo, queda flotando y se inactiva", detalló Figueroa.

El spray nasal se está probando como método preventivo en personal de salud y como tratamiento en pacientes leves en las primeras 48 horas de diagnóstico

La otra vía de investigación se enfoca en emplear el spray como tratamiento para los enfermos que recién se contagiaron. Se basa en evitar que el virus que ya ingresó en el organismo tenga condiciones para seguir multiplicándose.

"Uno sabe que esta enfermedad se contagia básicamente por la entrada de aire por la nariz y el virus se reproduce rápidamente en los primeros días allí y en la parte de atrás, la nasofaringe. No se conoce la razón, pero a un mayor número de virus en esa zona aumenta el riesgo de sufrir complicaciones. Entonces, nuestra hipótesis es que si el paciente recién empieza con sus síntomas, que es cuando el virus se comienza a multiplicar, el spray impide que lo pueda hacer", indicó Figueroa.

Especialistas cuestionan a Trump por recomendar hidroxicloroquina como remedio para el coronavirus

La carragenina despierta mayores esperanzas de que funcione como prevención y tratamiento contra el COVID-19 que otros compuestos porque con otras enfermedades similares tuvo buenos resultados, cosa que no sucede con diversas sustancias que se estudiaron como la hidroxicloroquina.

La sustancia tiene otras ventajas. Para empezar, no tiene efecto adverso en el organismo. Asimismo, como ya se usa en Argentina porque está aprobada por la ANMAT en las dosis en las que se está estudiando, en el caso de comprobarse su efectividad se podría generalizar su aplicación rápidamente.

Por otro lado, sería fácil acceder a la sustancia. "Si esto resulta ser positivo y beneficioso, cualquier laboratorio podrá generar una gran cantidad en poco tiempo. No tenemos la industria farmacéutica detrás por lo que podría ser producido en cantidades masivas. Además, es muy sencillo de producir, es más difícil fabricar la bomba del spray nasal que el contenido", remarcó Uchitel.

Pese a todas sus ventajas, los investigadores enfatizaron que el spray nasal no tiene la función de una vacuna y no va a cortar la circulación enfermedad. Se trata de una herramienta más para enfrentar el coronavirus. "Es un paliativo y no reemplaza ninguna medida de prevención", insistieron.

 

BDN/FF


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5159

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.