miércoles 08 de febrero de 2023
SALUD Reino Unido

El terrible caso del joven que comió fideos con pollo, enfermó y debieron amputarle las piernas

El estudiante de 19 años desarrolló una sepsis letal que provocó que debieran amputarle parte de sus dedos y sus piernas.

01-12-2022 20:45

En 2021, un joven de 19 años sufrió una sepsis letal luego de comer un plato recalentado de fideos con pollo que había dejado su amigo en el refrigerador el día anterior. El joven identificado como JC, de Reino Unido, sufrió la amputación de sus piernas y parte de sus dedos como consecuencia de la bacteria Neisseria meningitidis.

El médico y youtuber Bernard Hsu explicó en un video los detalles del estudio publicado por la revista científica The New England Journal of Medicine (NJEM). Según el especialista, la ingesta del alimento en mal estado le provocó un shock séptico en su organismo y un fallo multiorgánico que incluso estuvo cerca de provocarle la muerte. Su amigo, que había comido la misma comida que la noche anterior, había vomitado una vez poco después de la ingesta, pero no se había enfermado progresivamente como JC.

Fue al hospital por una tos fuerte y terminó con dos piernas y un brazo amputados

Luego de ingerir el alimento, JC comenzó a mostrar signos de que se encontraba mal. En principio, empezó a sentir un dolor estomacal que aumentaba con las horas. Sumado a esto, sentía náuseas y vomitó varias veces. Ante su estado, su amigo lo llevó al Hospital General de Massachusetts.

Un estudiante comió sobras sospechosas para el almuerzo 20221201
La comida le provocó un shock séptico en su organismo y un fallo multiorgánico que casi lo mata.

Este malestar fue seguido por "escalofríos, debilidad generalizada, dolores musculares difusos que empeoran progresivamente, dolor de pecho y de cabeza, dificultad para respirar, rigidez de nuca y visión borrosa", según detalló NEJM. Asimismo, cinco horas antes de ser ingresado a la unidad de cuidados intensivos pediátricos, se había desarrollado una coloración púrpura en su piel.

Según el NEJM, el estudiante trabajaba a tiempo parcial en un restaurante. Además, no había viajado recientemente ni había estado expuesto a animales o personas enfermas. Al estudiar el historial médico de su familia, se supo que su padre tenía una enfermedad de las arterias coronarias y que su hermano había sufrido meningitis viral cuando tenía seis semanas.

Un hombre de 33 años fue al médico por infección urinaria y se enteró que tenía ovarios y útero

Respecto a sus hábitos, el NEJM detalló que "fumaba dos paquetes de cigarrillos a la semana, fumaba marihuana a diario y bebía dos bebidas alcohólicas aproximadamente 2 veces por semana". Asimismo, usó dextrometorfano (un fármaco) y difenhidramina (una droga) de manera recreativa, pero no hacía uso de otras drogas ilícitas.

Al momento de ser trasladado a la unidad de cuidados intensivos, JC tenía una temperatura de 40.8°C con una frecuencia cardíaca de 166 latidos por minuto, por lo que fue sedado. Además, presentaba una erupción purpúrica reticular difusa en la cara, el tórax, el abdomen, la espalda, los brazos y las piernas, sin afectar las palmas de las manos y las plantas de los pies.

Un estudiante comió sobras sospechosas para el almuerzo 20221201
La infección llevo a la muerte del tejido corporal de sus dedos y de sus piernas hasta los pies.

Asimismo, tanto el tejido de sus dedos como el de sus piernas hasta los pies desarrolló gangrena, que consiste en la muerte del tejido corporal por la falta irrigación sanguínea o una infección bacteriana grave. Esto provocó que le amputaran partes de todos sus dedos junto a amputaciones debajo de la rodilla. JC estuvo 26 días hospitalizado, pero pudo recobrar la conciencia y comenzar una recuperación paulatina.

Se metió al mar con lentes de contacto, contrajo una infección y quedó ciega

El hospital lo diagnosticó con una infección bacteriana agresiva causada por Neisseria meningitidis (meningococo), lo que provocó que sus riñones fallaran y su sangre comenzara a coagularse. Este tipo de sepsis puede matar a quienes la padecen. Los médicos especularon que se infectó con la bacteria a través de saliva, ya que resultaba difícil que proliferara en los fideos.

Según los registros médicos, no tenía alergias y contaba con todas las vacunas desde su infancia. Sin embargo, le faltaba la segunda dosis de refuerzo contra el meningococo, factor que los médicos consideraron causante de su reacción. Si bien su amigo que comió la comida también vomitó, él no presentó el cuadro médico de JC. A diferencia del afectado, él sí contaba con la vacuna de refuerzo.

mb / ds