Ligeras lluvias
Temperatura:
Ciudad:
Buenos Aires
domingo 19 de agosto de 2018 | Suscribite
ESPECTACULOS / El Angel
domingo 29 abril, 2018

Robledo Puch, el asesino argentino que llega a Francia

La película dirigida por Luis Ortega y protagonizada por Lorenzo Ferro, sobre la vida del asesino múltiple condenado a cadena perpetua integrará la sección “Una cierta mirada” en el Festival de Cannes. Tiene un presupuesto de 3 millones de dólares. Opina Sebastián Ortega.

por Gustavo Mendez

El ángel negro. Escena en la que el joven Puch visita la casa de los padres de Ramón Ibáñez, papeles interpretados por Daniel Fanego y Mercedes Morán. Foto: Ludevid

El PH propiedad de Luis Ortega ubicado en el barrio de Villa Crespo fue la usina creativa de El ángel. Durante un año, sea por las tardes o por las noches, el director y guionista Ortega, el periodista y escritor Rodolfo Palacios (autor de la biografía no autorizada El ángel negro), y el escritor Sergio Olguín, los tres autores del largometraje, imaginaron y escribieron las líneas que el debutante Lorenzo Ferro rezó en el rodaje caracterizando al asesino múltiple, Carlos Robledo Puch. A poco más de tres meses de su estreno en Argentina (agosto), la particular biopic despegó de aquel departamento para aterrizar en el Festival de Cannes (evento entre el 8 y el 19 de mayo próximos) donde está programada dentro de la sección “Una cierta mirada”, aunque por afuera de la competencia oficial.

“Desde que empezamos a imaginar el personaje, los tres estuvimos de acuerdo que no queríamos hacer un juicio moral. Luis (Ortega) hacía hincapié en la intensidad de los personajes, de que lo que fuéramos a contar debían ser momentos intensos en la vida de Carlitos. Digo Carlitos porque para nosotros no era Robledo Puch, era Carlitos, un personaje nuestro que se desprendía de su propia biografía al que había que agregarle momentos dramáticos, trágicos, y hasta algunos humorísticos. Nosotros nos queríamos meter en la cabeza de Carlitos, en la de su familia y en la de sus amigos”, contó Olguín a PERFIL y quien fue convocado para darle estilo literario y dramático al guión de la película.

De los 11 crímenes que cometió Robledo Puch, decidieron retratar solo a tres en pantalla grande con una estética que se desprende de toda morbosidad.

A Luis Ortega no le interesaba que la muerte esté en primer plano, sino que desde la génesis del film el director deseaba mostrar la actitud ante la muerte, tanto del que mata o de la víctima. Además, consideraban que la película hubiera sido muy repetitiva si recreaban crimen tras crimen. “No queríamos caer en esa cosa de ponerlo a Carlitos como un chacal. Dejamos afuera las violaciones, lo que tenía que ver con violencia física hacia el cuerpo de la mujer. La idea era hacer una especie de antinoticiero sensacionalista”, reveló Olguín, autor de la novela La fragilidad de los cuerpos que fue adaptada para TV.

Lorenzo Ferro, de un parecido notable con Robledo Puch, fue seleccionado entre mil actores de su edad, y sin experiencia alguna, Luis Ortega supo desde el primer encuentro que él daría vida cinematográfica a Carlitos. “Me parecía importante que fuera un niño, que no estuviera decepcionado por la vida y que no quisiera sorprenderme en los castings. Tenía que ser alguien a quien hubiera que transformar en Carlitos”, aseguró Luis Ortega durante el rodaje.

Lorenzo, hijo del actor Rafael Ferro, agregó: “Aunque no es el mismo tipo que vamos a contar en la película, me gustaría conocerlo. Obviamente, tiene cosas que son muy malas para la sociedad, pero los criminales se animan a romper con barreras que los humanos en general no. Por ese lado los admiro”, dijo Ferro quien compartió muchas escenas con “Chino” Darín y Peter Lanzani, sus socios criminales Ramón Ibáñez y Miguel Prieto, respectivamente, con el actor chileno Luis Gnecco, en rol de su padre, y por la actriz Cecilia Roth en el papel de Aurora, la madre protectora e ingenua que terminó detenida y trasladada a una clínica psiquiátrica. El círculo íntimo de Robledo Puch se completó con Daniel Fanego y Mercedes Morán, los padres de su mejor amigo Ibáñez.    

El film, coproducido por Underground, Kramer & Sigman Films (Relatos salvajes, El clan), El deseo (de los hermanos Almodovar), Telefe y con la distribución de FOX, engloba una factura técnica muy elevada para darle estética setentosa y los pocos involucrados que lo vieron lo comparan con el mejor cine americano de aquella época. Tal vez, uno de sus grandes méritos es el bajo costo para este tipo de películas con un presupuesto que ronda entre los 3.000.000 dólares, un presupuesto más bajo que El clan superior a 3.500.000 dólares y Relatos salvajes que salió 3.300.000 dólares.

Las locaciones utilizadas en el rodaje de El ángel. Entre las locaciones utilizadas en el rodaje están un inmueble del barrio Pompeya para recrear la casa de Robledo Puch y una habitación del Hotel Alvear donde se utilizó como escenario el departamento de un millonario que Robledo Puch va a reunirse.  “Robledo Puch es un asesino terrible, mató a un montón de personas, cometió un montón de delitos, pero es incomparablemente menos asesino de los que después nos gobernaron, al lado de Videla, Robledo Puch es el último asesino ingenuo de la historia argentina. Lo que vino después de él fue más monstruoso. Terrible”, remarcó Olguín.

La película El ángel se estrenará el 09 agosto en el país, mes que le rindió a la productora K&S con El clan y Relatos salvajes. Matías Mosteirín, productor ejecutivo de la productora, augura un futuro exitoso para la historia de Carlitos: “No tengo dudas que se trata de una película que tendrá una gran respuesta por parte del público argentino, será una película importante, y su impacto permanecerá a lo largo del tiempo. Confío, lo digo con humildad, en que el público argentino va a disfrutar mucho este film, y por eso tengo muchas ganas de que se estrene y de que los espectadores la descubran”.

“Cannes es como jugar en el Mundial”

Estar en Cannes con El ángel es, para cualquier productor cinematográfico, como jugar en el Mundial, y estar junto a K&S Films, y El deseo, que en cine son palabras mayores, más el elenco de excelencia, y el trabajo de Luis (Ortega) en la dirección, llevando la primera película de nuestra productora Underground, solo puede provocarme orgullo y felicidad. Además de la visibilidad en el plano cinematográfico internacional que nos dará competir en el festival más importante del mundo.

"A Lorenzo Ferro lo conocimos a través de mi hermano Martín (Ortega), además de ser el hijo de un actor cercano (Rafael Ferro), y desde el primer momento notamos algo especial en él" dice Sebastián Ortega.

Siempre quisimos, sobre todas las cosas, hacer una gran película juntos con Luis y las productoras, que provocara emociones en el público, teniendo  una gran historia para contar, como nos había pasado con la serie Historia de un clan, donde el aporte en la investigación de Rodolfo Palacios, le daba una gran base a la construcción de un guión sólido, más la impronta de la creatividad de Luis. Estos personajes, que se basan en personas  y acontecimientos reales, en una época y momento  particular de nuestra sociedad, son muy ricos para retratar, y creo que el resultado impactará al público, más allá de la Argentina, donde sucedieron los hechos.  

A Lorenzo (Ferro) lo conocimos a través de mi hermano Martín (Ortega), además de ser el hijo de un actor cercano (Rafael Ferro), y desde el primer momento notamos algo especial en él. Luis siempre creyó que sería Robledo, e hizo muchas pruebas, y él entrenó muchísimo para lograrlo. Se vieron más de mil actores jóvenes, él fue el primero, y es el que terminó quedando. Lorenzo tiene ese carisma único, hay un artista en él, y es el mejor Robledo que pudiéramos  haber imaginado.  

Mi aporte cotidiano durante el rodaje, en principio, fue acompañando a Luis. Nosotros nos nutrimos cada uno del otro, él como director / autor, y yo como productor artístico. Ya habíamos hecho juntos Historia de un clan y El marginal para TV, pero nunca una película. Estuve siempre en el set, a su lado, cada uno respetando su lugar, por supuesto.  

La reconstrucción de época fue minuciosa. Todo fue un gran trabajo en equipo, junto a los productores de K&S, y a Esther García de El deseo. Y a la gran labor de Julia Freid en la dirección de arte, Julio Suárez en vestuario, Guille Gatti en montaje y Julián Apezteguía como director de fotografía. La investigación, y una mirada particular sobre esa época, y la estética que Luis y yo queríamos. En términos de presupuesto y viendo los resultados en la factura creo que el costo de la película fue relativamente bajo.

La producción del cine nacional la veo compleja. Diversa. Apasionada. Hay grandes artistas y una constante, conseguir los fondos, y que el  público acompañe, pero igual se sigue filmando. Los que nos dedicamos a esto, más allá del negocio, no perdemos la capacidad de hacer pese a la adversidad, y nuestro motor es la pasión artística.

Creo que El ángel será recordado como una película de una mirada particular sobre este caso que conmovió a la opinión pública de aquellos tiempos. Como una reflexión sobre la condición humana y sus miserias. Pero, ante todo, espero, como una gran película.

* Sebastián Ortega, Director general de Underground.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4361

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.