miércoles 25 de mayo de 2022
BLOOMBERG Guerra en Europa
22-03-2022 19:55

Ucrania cambiará el orden mundial, pero no como esperaba Putin

Mientras la invasión continúa, anunciar la llegada de un mundo ruso único que una a Ucrania con Bielorrusia y Rusia parece, en el mejor de los casos, prematuro.

22-03-2022 19:55

Dos días después de que el presidente Vladímir Putin enviara sus Fuerzas Armadas a Ucrania, la agencia de noticias estatal rusa RIA Novosti publicó un artículo que daba por sentada una victoria inminente. Celebraba “una nueva era”, marcada por el fin de la dominación occidental, la ruptura de los lazos entre Estados Unidos y Europa continental y el regreso de Rusia a su legítimo “espacio y lugar” en el mundo.

Mientras la guerra continúa, anunciar la llegada de un mundo ruso único que una a Ucrania con Bielorrusia y Rusia parece, en el mejor de los casos, prematuro. RIA Novosti no tardó en retirar el artículo. Pero el autor tenía razón en una cosa: la decisión de Putin de invadir parece estar cambiando el orden internacional, pero no necesariamente de la manera que lo planeó.

Desde Berlín hasta Londres y capitales bálticas como Tallin, la métrica de la defensa de Europa se ha roto. Una guerra a gran escala ya no es impensable y las naciones están reconsiderando lo que gastan, lo que compran y cómo tendrían que luchar.

Vladimir Putin 20220310
El presidente ruso, Vladimir Putin.

En lugar de separarse de Estados Unidos, los miembros europeos de la OTAN se han unido a ese país. En lugar de reducirse a su tamaño anterior a la expansión de la década de 1990, como exigió Putin antes de su invasión, la alianza está colocando más personal en sus fronteras. La OTAN ha enviado unos tres mil soldados más a su flanco oriental, así como helicópteros, tanques y aviones de combate, para disuadir cualquier posible decisión del Kremlin de ampliar el campo de batalla.

Independientemente de cómo acabe esta guerra, y por muy cínico que suene ahora, los historiadores dirán que el ataque de Putin a Ucrania dio a Europa el tiempo que necesitaba para recuperarse y poder enfrentarse a Rusia y, más adelante, a China”, dijo el general Richard Barrons, excomandante del Comando de Fuerzas Conjuntas del Reino Unido. “Ucrania está pagando un alto precio para ganar tiempo”.

La gran pregunta para Europa será qué hace con ese tiempo. El compromiso de Alemania de gastar cien mil millones de euros (US$110.000 millones) adicionales es solo el ejemplo más obvio de la intensificación militar, que tiene implicaciones para el equilibrio de poder dentro de Europa, así como con Rusia.

Según Christine Lagarde, los rusos están usando criptomonedas para evadir sanciones

Otros también están aumentando sus presupuestos de defensa, incluidos los tres pequeños estados bálticos, que desde hace mucho tiempo han dado la voz de alarma sobre Putin. También están pidiendo a la OTAN bases permanentes, así como sistemas antiaéreos de largo alcance, aunque no está claro si lo conseguirán.

Nada de esto sugiere una vuelta a la estabilidad en Europa, sino un reconocimiento de su pérdida. La invasión de Ucrania por parte de Putin “es un acaparamiento de tierras posimperial y poscolonial”, dijo la semana pasada Fiona Hill, exdirectora sénior del Consejo de Seguridad Nacional de EE.UU. para asuntos europeos y rusos, en la Universidad Estatal Metropolitana de Denver. “Si dejamos que esto ocurra, estamos sentando un precedente para el futuro”.

Guerra en Europa

Esos miles de millones adicionales se pueden gastar de manera efectiva o no. A medida que la conmoción inicial de la guerra y el impacto inspirador de la resistencia ucraniana se desvanecen inevitablemente, también pueden hacerlo la unidad y la determinación de la OTAN.

Es posible que Putin aún pueda lograr algunos de sus objetivos y todo indica que puede elegir el aislamiento para Rusia —y la inestabilidad permanente de Ucrania y Europa— antes que reconocer su error. La derrota podría poner en duda su supervivencia política.

Sigue siendo una carrera”, dijo David Shlapak, investigador sénior de defensa de Rand Corporation, un centro de estudios estadounidense. “Es una carrera en la que nos han motivado para empezar a correr, pero sigue siendo una competencia que ninguna de las partes está predestinada a ganar o perder. Hay muchas cartas que aún deben jugarse en el lado de la OTAN para averiguarlo”.

Macron y Erdogan renuncian a diferencias para presionar a Putin

Shlapak fue el responsable de un juego de guerra que llevó a cabo Rand tras la anexión rusa de Ucrania en 2014, para predecir qué ocurriría si Rusia invadiera los tres estados bálticos. Los resultados llegaron a los titulares de las noticias porque eran aleccionadores: las fuerzas rusas llegarían las capitales de Estonia, Letonia y Lituania en 60 horas.

En un “hecho consumado”, también cerrarían la llamada brecha de Suwalki -un corredor terrestre que va desde la frontera de Bielorrusia hasta el enclave ruso de Kaliningrad- antes de que otros aliados más grandes de la OTAN tuvieran tiempo de responder.

Es natural ser escéptico ante un ataque relámpago de este tipo después de los acontecimientos ocurridos en Ucrania en las últimas tres semanas, pero también es demasiado pronto para decir qué cambiará la guerra entre las hipótesis alimentadas en el juego de guerra de Rand, dijo Shlapak. Los líderes y los comandantes de Rusia seguramente harían un ataque a la OTAN de manera muy diferente.

Dramáticas postales de la guerra en Ucrania.

Sin embargo, el Ejército ruso ha sido destrozado y sus existencias de misiles guiados de precisión se han agotado. Salvo que se produzca una escalada catastrófica del conflicto actual, eso debería hacer que una guerra rusa con la OTAN sea menos probable en el futuro de lo que era antes del 24 de febrero, según Michael Mazarr, ex asistente especial del Jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos.

Seguramente, en tres o cinco años, los generales de Putin habrán aprendido la lección, se habrán reagrupado y se habrán rearmado, dijo, pero se verán perjudicados por las sanciones que limitan el acceso a las tecnologías y al financiamiento. La OTAN también se rearmará.

En este punto, dijo Mazarr, es donde se produce el cambio más preocupante en el orden de seguridad de Europa. La estabilidad entre las grandes potencias depende de que se llegue a algún acuerdo mutuo para mantener el statu quo, señaló. Eso se logró incluso con la Unión Soviética después de la década de 1960, pero nunca con la Rusia de Putin. Y, sea cual sea la sabiduría de la expansión de la OTAN después de la Guerra Fría, ese acuerdo ahora puede ser imposible.

Después de Ucrania, “no se puede tratar al tipo de régimen que está en el Kremlin como un socio geopolítico”, dijo Mazarr. “Ahora estamos encerrados en una confrontación indefinida con una gran potencia en declive cada vez más humillada, hipernacionalista y peligrosa”.