29 oct 2020
COLUMNISTAS |discusiones
viernes 25 septiembre, 2020

Borderline

Foto: Cedoc
viernes 25 septiembre, 2020

El asunto Capital-Interior se encuentra en un callejón sin salida, es un dilema caduco, decadente. ¿No estaba previsto en la refundación democrática precisamente el traslado de la “Capital Federal” fuera de Buenos Aires, precisamente para evitar la tortura de un conventillo constante entre los administradores de la ciudad y sus inquilinos temporarios (las autoridades nacionales)?

Sabemos cuáles son los méritos y los errores de las políticas de Rodríguez Larreta. También sabemos que la “inequidad” no puede achacársele a ningún gobierno de la ciudad, sino a los sucesivos gobiernos nacionales, que no han puesto ninguna cuota de imaginación para resolverla.

Al actual gobierno nacional no le gusta Buenos Aires. No se sabe bien de qué culpan a la ciudad y a sus habitantes (sí, es cierto: a nosotros no nos gusta la privatización del espacio público, pero no escuché a nadie referirse a eso). ¿No sería una buena idea que se mudaran? Imaginen la pavada de obra pública que eso implicaría: ¡el despegue de la economía! Incluso los trenes de alta velocidad que alguna vez soñó la Sra. Fernández. Agregaría incluso la anexión del Conurbano bonaerense a la juridiscción admnistrativa de la Ciudad (¿no ganaría el peronismo esa elección para siempre?), pero con el traslado me conformo.

¿Y la educación? ¿No es un disparate que el Palacio Pizzurno se niegue caprichosamente a explorar las posibilidades de alguna forma de presencialidad? ¿Por qué insisten en la mera distribución de hardware, como si no hubiera “brecha digital” que resolver? ¿En nombre de qué la Nación le impide a la Ciudad que atienda el derecho a la educación de los más desposeídos?

Casinos abiertos, miles de futbolistas entrenando, bares con mesas en las veredas... Entiendo que todo esto es para satisfacer a Martín Kohan y a Rafael Spregelburd, desde ya. Pero: ¿por qué no dan alguna posibilidad para salvar a la escuela de su completa atonía?

Varias provincias pudieron dar clases durante algún tiempo (después volvieron a cerrar). Probar no cuesta nada, sobre todo ahora que el algoritmo de Untref determinó que en Capital, al menos, lo peor ya pasó.

Nos encantaría que nos dejaran discutir con Rodríguez Larreta sus políticas de seguridad, educativas, culturales y barriales. Pero para eso, primero hay que abrir las escuelas y dejar de protestar por los helechos iluminados. Salgamos de ese borde tarado y mezquino.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5163

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.