MODO FONTEVECCHIA
Panorama electoral

Waldo Wolff: "No le creo a Sergio Massa"

El secretario de Asuntos Públicos de la Ciudad afirmó que "en Argentina, para poder importar hay que coimear". “Quiero correr el riesgo con Milei, porque lo otro ya lo conozco”, explicó.

Waldo Wolff
Wado Wolff | Télam

Waldo Wolff, actual funcionario porteño, coincidió con Horacio Rodríguez Larreta en que para gobernar se necesita un consenso de dos tercios. "Néstor Kirchner ha sido quien más ha dilapidado la posibilidad de cambiar la Argentina”, aseguró en Modo Fontevecchia, por Net TV, Radio Perfil (AM 1190) y Radio Amadeus (FM 91.1).

Usted dijo que el Pro tenía un atraso ideológico. Nos interesa analizar cómo se fue derechizando el Pro, que había comenzado siendo un partido de centro derecha.

Cómo, con la intervención de Jaime Durán Barba en el equipo electoral y de Marcos Peña en la gestión, se convirtió en un partido de centro, incorporando al radicalismo y a la Coalición Cívica y ahora está en un proceso de derechización.

Macri, duro contra Massa: "Se puso nerviosísimo escuchando sus propias cifras"

¿Dónde cree usted que debería colocarse el Pro?

Una pequeña corrección. Yo no dije que el Pro tenía un atraso ideológico, dije que tenía un atraso de una discusión ideológica, que no es lo mismo.

No creo que el Pro sea un partido de derecha. Coincido con usted en que nació como un partido moderno, no de derecha. Las derechas siempre priorizaron el orden por sobre la libertad, y las izquierdas siempre priorizaron la igualdad por sobre la libertad.

Diana Mondino dijo que "no hubo ningún acuerdo" entre Milei, Macri y Bullrich

Un partido moderno lleva orden donde falta e igualdad donde falta. Un ejemplo claro es que nosotros tuvimos una política de seguridad mucho más estricta que la de los gobiernos kirchneristas, y tuvimos una política de asistencia a los barrios vulnerables.

Muchos de esos barrios sufrieron una transformación, dándole acceso a la gente a cosas que, en el conurbano, gobernado 40 años por el peronismo, no tiene.

La nueva configuración política para el 2024 | Noticias

Dicho esto, tampoco creo que hoy el Pro sea un partido de derecha. Lo que sí creo es que uno no puede manejar la política solamente desde la oferta. Si no tengo quién me vote, no tengo manera de promoverlo.

Yo me considero un hombre de centro. Sin embargo, veo que nuestro voto viró un poco del centro a la centro derecha. Yo coincido con Horacio Rodríguez Larreta en que para gobernar la Argentina se necesita un consenso de dos tercios. Pero la demanda electoral de nuestro espacio se ubicó desde el centro hacia la derecha.

Balotaje: una encuesta midió a Sergio Massa y a Javier Milei en la provincia de Buenos Aires

Usted plantea que la izquierda tiende a privilegiar la igualdad sobre la libertad, la derecha el orden sobre la libertad, en cada caso estamos hablando del porcentaje de libertad que estamos dispuestos a ceder para tener igualdad y orden. Los tres elementos son necesarios.

En la política de seguridad que llevó adelante el Pro de seguridad, considero que hay un avance en la igualdad, porque los ricos pueden pagar una seguridad privada mientras que los pobres no. Por lo tanto tener una política de seguridad es progresista. Me parece un debate muy saludable el que usted plantea.

El nuevo Alberto Fernández

Ahora, usted dice que hay que ser respetuoso de la demanda. Perón decía que el líder tenía que ir dos pasos adelante, pero no 20 porque sino no se lo escucha. Supongo que a usted se le debe plantear el clásico problema de que construye señalándole a la sociedad la agenda del futuro, que quizás hoy no es la más escuchada.

¿Cómo resuelve ese conflicto entre lo ideal y lo posible?

Bueno, en primer lugar des-simplificándolo. Yo fui el primero que se manifestó a favor del voto a Javier Milei. Concuerdo muchas cosas con él y en muchas otras no.

Villaruel calificó como “un curro” las políticas de derechos humanos

La política es el arte de lo posible. Si usted me pregunta, la de Milei no era mi propuesta, pero lo voto porque quedaron solo dos opciones y tengo que encontrar un equilibrio entre la propuesta que seguro no votaría y, en aquella que votaría, cómo me involucro para tratar de traerla hacia lugares donde yo me sienta identificado en parte.

Como no soy de su partido, me involucro sin poner condicionamientos. No participo de su campaña ni de su gobierno. Trabajo en la ciudad de Buenos Aires y voy a estar en el equipo de Jorge Macri, que fue quien me citó y sumó a la política en 2015.

Si gana Milei y hay algo que no me gusta, y tengo que salir a criticarlo, lo voy a hacer. Denunciando, interpelando, diciendo lo que creo que no está bien.

Milei afirmó que "fue muy efectivo el plan platita" de Massa

Ahora, estoy convencido de que quiero correr el riesgo con Milei, porque lo otro ya lo conozco. Vi la entrevista de Massa ayer con Majul y sé lo que no quiero. En mi caso, tengo motivaciones políticas y personales.

Fui procesado por traición a la patria por un gobierno kirchnerista que me armó una causa de una manera muy antisemita, diciendo que espiaba para países extranjeros, según decía Moreau. Cristina tuiteó diciendo que yo espiaba para el Mossad.

Yo, sin tanta experiencia en política, tuve que buscar un abogado constitucionalista para demostrar que era argentino, que pensaba distinto.

Gabriela Cerruti repudió a Milei y lo comparó con "terroristas fundamentalistas o nazis"

En lo institucional, no coincido ni con este modelo asistencialista a ultranza en el que se emite y la gente pierde la libertad. No poder acceder  a un crédito es perder la libertad, tener que ir a coimear para conseguir un permiso de importación…

Es algo público, lo dijo en una nota Pagni, y también "Pancho" Olivera. En Argentina, para poder importar hay que coimear. El permiso de importación se llama SIRA, uno lo escucha en cada bar y en cada cena…

¿Le alcanza con que Pagni diga que hay coimas? No me consta en lo más mínimo que sea cierto. ¿Usted tiene alguna prueba de que se pagan coimas para conseguir SIRAS? Si la tuviera tendría que denunciarlo.

Asesor de Milei advirtió que "la bomba económica le puede explotar" a Massa "antes del 10 de diciembre"

No tengo pruebas, yo le digo lo que escucho. Me alcanza con que ningún funcionario salga a cruzarlo o a desmentir, es algo público.

Yo le afirmo que hablo con empresarios y le puedo afirmar que no tengo ninguna prueba de eso, si usted me manda una sola prueba, me comprometo a publicarlo en tapa. ¿Usted tiene alguna información más que los dichos de Pagni?

Tengo la misma información que con la que se le abrió una causa a Milman, porque alguien dijo escuchar de lejos en un bar que dijo algo.

Lo que le estaba diciendo es que no voto kirchnerismo, porque se abrazan con Irán, no condenan de manera tajante a Hamás sin peros. No voto a alguien que pondera al gobierno de Insfrán, un feudo de un déspota de 25 años que tiene 70% de empleados públicos.

Atentado a Cristina Kirchner: debatirán la situación de Gerardo Milman en una comisión

¿Usted cree que Massa es igual al kirchnerismo?

Creo que es el mismo bloque. No tiene otra salida, le pasó lo mismo a Alberto. Fíjese que en su bloque lo tiene a Tailhade, a Penacca, a Máximo Kirchner.

Seguramente tenga cintura para moverse un poquito, pero está absolutamente condicionado. Cree en la emisión desmedida, entre otras cosas.

Leonardo Sbaraglia y Griselda Siciliani sorprendieron con las nuevas imágenes de la serie sobre Carlos Menem

¿No cree que pueda hacer lo mismo que Néstor Kirchner con Duhalde, sacándolo de encima?

Me he comido el verso del líder peronista distinto. Me lo comí con Néstor, cuando tenía 20 años menos, tenía 21 años entonces.

Conceptualmente, Néstor ha sido quien más ha dilapidado la posibilidad de cambiar la Argentina, porque asumió después de que le hicieran el trabajo sucio. 

Siempre terminan igual. Menem empezó bien, con una posibilidad de reseteo de la Argentina, después de la hiperinflación de Alfonsín.

Así fue el día en que Río Tercero voló por el aire y la Argentina tembló

Yo soy de una familia de constructores, y el primer mandato de Menem fue una época interesante, donde uno podía comprar con crédito. Vendíamos todo el primer día, con eso íbamos al banco, nos daban crédito, le vendíamos a la gente, que tomaba créditos a 10 o 20 años y compraba su vivienda.

Después se cebó con lo que se suelen cebar este tipo de populismos. Empezó a imprimir y voló todo por el aire. Lo mismo hizo Néstor.

Menem no imprimía, se endeudaba…

La convertibilidad no le cerró porque, cuando empezó a dejar de haber la misma cantidad de pesos que de dólares, fuimos todos al banco a buscarlos. Ahí Menem imprimió, durante su segundo mandato, ese fue el problema. O imprimía o se gastó los dólares, es lo mismo.

Sergio Massa en Córdoba: a la caza de los votos con promesas de Sube, biocombustibles y lechería

De todas maneras, salió del equilibrio fiscal que debería tener. La cuestión es que nos mintió, no mantuvo el equilibrio entre dólares y pesos.

Yo tengo más años que usted. Si me permite, le cuento algo. No tengo ningún afecto por Menem, nos hizo 30 juicios. El último periodista asesinado de este país fue un periodista de Perfil durante su mandato. Desde donde yo estoy transmitiendo, aquí en la puerta, tuvimos dos bombas durante los ‘90. Sí creo que hubiera sido mejor, en lugar de explotar todo por el aire, devaluar 30% en el año 2001, como hizo Brasil.

Evidentemente los años 90 tienen claroscuros, aumentó el desempleo, pero el gobierno de Menem no fue económicamente un desastre, sino moralmente. La economía de Menem es la más parecida a la que plantea Milei. De hecho, los funcionarios de Menem de la convertibilidad están con Milei.

JxC va a la desintegración tras una jugada de halcones y LLA

Después, al no haber podido mantener la convertibilidad, le entregó una bomba de tiempo al gobierno siguiente. Después vino Néstor también que tal vez fue la persona que más posibilidades tuvo de cambiar la Argentina.

Cuando asumió Néstor, los pasivos se dividieron por cuatro y los activos se multiplicaron por cuatro, sensacional. 

Cuando empezó el kirchnerismo, el Estado pesaba 20% del PBI, Cristina terminó con 46%, y esa es una de las grandes tragedias que tenemos.

Milei cierra en Córdoba y arma equipo mixto de fiscalización junto al PRO

Con respecto a lo que me preguntó de Massa, si va a ser lo mismo o no, la verdad que no le creo. Yo no participo de su gobierno ni tengo intenciones de tener un cargo, pero no veo nada que pueda salir peor.

No creo que en Argentina estén dadas las condiciones para afectar las libertades. Creo que tenemos una gimnasia democrática y una prensa independiente que denunciaría si eso ocurriese. Quiero correr el riesgo.

Sin tropa propia para Hacienda

No puede haber más inflación, más pobreza, no puede haber más cercenamientos, que creo que los hay a las libertades ahora. No hay nada que se sostiene más la libertad que depender de un jerarca de turno para un plano, un subsidio o un contrato. Es despotismo.

Es el proyecto que emerge de la base de este panperonismo, por lo menos en el periodo  que me tocó vivir.

FM JL