martes 22 de junio de 2021
OPINIóN Política en tiempos de pandemia
05-05-2020 10:45

Un Presidente desnudo en la pandemia

La ausencia de plan ha hecho que la cuarentena se levante de facto, dejando en evidencia a un gobierno errático y que está a punto de chocar con la realidad.

05-05-2020 10:45

El jueves pasado se sintió en todo el país un potente cacerolazo, distinto por la rapidez de su convocatoria y sorprendente por su estruendoso ruido. Esa noche los argentinos le dieron un poderoso mensaje a Alberto Fernández y dejamos en evidencia que a cinco meses de asumir el “Presidente está desnudo”. El país le regaló al mandatario más de un mes de cumplimiento impecable de cuarentena para que los funcionarios se organizaran con el fin de afrontar la pandemia. Todavía siguen sin testear como debieran, el 17% de los contagios con Covid-19 pertenecen al personal de salud quienes es notorio no accedieron a los insumos necesarios y se observa que no hay plan para cuidar a los ancianos, los niños, los detenidos, ni medidas para proteger a los trabajadores.

Los ecos de la pandemia de coronavirus durarán años

La desconexión de Fernández con la realidad quedó expuesta horas atrás cuando quiso dedicar a modo de mensaje a la juventud una canción solo entendible por gente mayor, y a la misma hora que estos jóvenes caceroleaban por segunda vez contra el Presidente. Se tenían que ocupar de la salud de los detenidos, pero optaron por la domiciliaria de Amado Boudou y Luis D’Elía. El Secretario de Derechos Humanos pidió por la libertad de Ricardo Jaime y Martín Báez, por eso los motines en Villa Devoto, Florencio Varela, Corrientes, Melchor Romero, Santiago del Estero y Coronda fueron una esperable reacción no solo al plan para liberar a los condenados por corrupción, sino también la consecuencia de entregar celulares indiscriminadamente a la población carcelaria, mientras que el gobierno patrullaba Twitter contra quienes piensan distinto. La nota la dieron los colectivos feministas y simpatizantes políticos del “gobierno popular” que militaron la libertad de asesinos y violadores.

 

 

Debían proteger a los mayores, pero hostigaron a una abuela por tomar sol sin riesgo para ella o los demás. No cuidaron a los ancianos a la hora de cobrar su jubilación y los geriátricos comenzaron a estallar por falta de controles. Lo propio ocurrió con los insumos, haciendo el gobierno una épica innecesaria trayendo reactivos para testeos rápidos más de treinta días después de iniciada la cuarentena. El Congreso sigue sin sesionar y tanto oficialistas como opositores bailan al ritmo de Sergio Massa y Cristina Fernández con la sesión virtual. La justicia toma mate en casa permitiendo al Poder Ejecutivo una inaceptable concentración de poder nunca vista en varias décadas.

El rol de la Constitución y del derecho administrativo en tiempos de pandemia

El Presidente en pocos meses ha llevado la pobreza a por lo menos el 50%. Estamos a las puertas del default más ridículo de la historia porque “los solidarios” no le quieren tocar el sueldo al sector público. Argentina está junto a Venezuela, Zambia y Angola entre los mercados emergentes más riesgosos del mundo. En Abril el 81% de los hogares acumuló algún tipo de deuda, cada familia adeudaba en promedio $149.000.-, 70% de los hogares tiene atrasos en el pago de servicios y 6,3 millones de hogares debe impuestos. La UIA advirtió que el 87% de las empresas tiene problemas para pagar sueldos. El PBI en febrero cayó 2,2% y que se estima que este año al menos caerá 6,5% con pronósticos que llegan al 8,5%. Las exportaciones se estima que este año podrían caer un 15% y la brecha cambiaria obliga a los productores a esperar. Las ventas minoristas cayeron en Abril 57,6% anual. Los rubros esenciales descendieron 31% anual, el resto promedio - 75%. El 94,5%  de los comercios Pymes tuvieron declives en sus ventas y no cubrieron sus costos operativos. Lo que viene en materia económica es mucho peor que la pandemia debido a una impericia presidencial sin precedente. Es imprescindible volver al trabajo. Si Alberto leyera más Twitter, escucharía menos cacerolas.

 

La ausencia de plan ha hecho que la cuarentena se levante de facto, dejando en evidencia a un gobierno errático y que está a punto de chocar con la realidad. En efecto, la gente decidió poner de pie al país y enfrentar al virus sin miedo, con barbijos y distancia social