martes 28 de septiembre de 2021
OPINIóN PASO 2021
13-09-2021 18:39
13-09-2021 18:39

Una vez más, Tucumán salva a Alberto Fernández y Cristina Kirchner

La provincia definió senadores y diputados, pero también el destino final de sus políticos.

13-09-2021 18:39

Una vez más Tucumán retuvo el mando del oficialismo a través del rotundo triunfo de Juan Manzur, a diferencia de 14 provincias del país que dijeron no al oficialismo encabezado por Alberto Fernández y Cristina Kirchner. Este 12 de septiembre por un lado selló el liderazgo y triunfo avasallante de Juan Manzur frente a un Osvaldo Jaldo (difícil convivencia política futura entre el gobernador y el vicegobernador).  

Por otro lado, el intendente de San Miguel de Tucumán, Germán Alfaro indiscutido ganador frente a las tres listas propuestas de Juntos por el Cambio. También ubicó finalmente en el casillero “camino al retiro y sin peso político” a un José Cano que aún con los pocos votos que sacó, no pudo ni remotamente acercarse a Ricardo Bussi con su lista única.  

Si analizamos los resultados en cifras, tenemos en senadores:

Frente de Todos con el 48,7% donde Pablo Yedlin (candidato de Juan Manzur por Lealtad Peronista) saca 29,9% de votos (289.000) ganando al candidato de Osvaldo Jaldo (Todos por Tucumán), Antonio Ruiz Olivares con un 18,8% (182.982).

Mientras que en Juntos por el Cambio con el 35,2%, contaba con tres listas de no unidad: Juntos para Construir con el intendente Germán Alfaro (apoyado fuertemente por la líder del PRO Patricia Bullrich)  fue el ganador de la noche con 14, 5% (140.884), seguido muy de cerca, el candidato intendente de Yerba Buena, Mariano Campero de Juntos por Tucumán con un 14,0% (135.933) y muy a lo lejos llega José Cano con Cambiemos Juntos con el 6,7% de los votos (65.024), este último tuvo su peor elección y sigue sin entender el mensaje de la gente. En Fuerza Republicana de Ricardo Bussi (recuerden que Mariano Campero trato de armar alianza con él y José Cano hizo lo imposible para que no se diera) saco el 7,5% (72.833) votos, por cierto, mucho más que el mismísimo José Cano.  

Luego le siguió el Frente Amplio con Federico Masso también con lista única, con el 2,7% (26.167) votos.

Frente de Izquierda con el 2,0% que se presentó con dos listas, Martín Correa (Unidad de la Izquierda) con 1,5% (14.188) y Claudio Burgos (Revolucionemos la Izquierda) con 0,6% (5.439).  Y los últimos partidos: Política Obrera con Daniel Blanco con el 1.1% (10.644), Frente Grande con José Vitar el 0,5% (4.721) y por último Acuerdo Federal con Carlos Giménez con un 0,3% (2.678).

Si analizamos los resultados en cifras, tenemos en diputados:

Frente de Todos con el 49,6% donde Rossana Chahla (candidata de Juan Manzur por Lealtad Peronista) saca 29,7% de votos (287.777) ganando al candidato de Osvaldo Jaldo (Todos por Tucumán) con un 19,9% (190.124).

Mientras que en Juntos por el Cambio con el 34,8%, los votos estaban identificados de la siguiente manera: Juntos por Tucumán con Roberto Sánchez con el 14,4% (138.859), luego Juntos para Construir (lista de Germán Alfaro) con Ramiro Beti referente del Pro en Tucumán sacó el 13,4% y a los lejos también Cambiemos Juntos con Silvia Elías de Pérez con apenas el 7,0% (68.063) votos.

Fuerza Republicana con Nadima Pecci el 7,2% (69.476), luego le siguió Frente Amplio 2,6% (25.165) con Florencia Guerra.  

Frente de Izquierda con sus dos listas sacó 2,1% con Alejandra Arreguez de Unidad Izquierda con el 1,5% (14.508) y Clarisa Alberstein de Revolucionemos la Izquierda con el 0,6% (5.453) y los tres últimos, Política Obrera con Margarita Grassino con el 1,1% (10.849), Frente Grande con Fabiola Orquera con el 0,5% (4.663) y Acuerdo Federal con Erika Moya con el 0,3% (2.626).

Y cerramos con el 97,4% de votos positivos (967.510).  1,8% votos en blanco (18.367) y 2,0% votos nulos (19.850).

El que sienta miedo, pierde

Miedo, preocupación, incertidumbre, así se transitaron las PASO.  Pero finalmente la grieta dentro del justicialismo que marcó Osvaldo Jaldo (vicegobernador) montado a caballo como caudillo a Juan Manzur (gobernador) quedó claramente sellada con la frase de Juan Manzur “el que gana conduce, y el que pierde acompaña”. 

Detalles que sucedieron en campaña y no hay que olvidar.  Al parecer Juan Manzur, a pesar de ser candidato suplente, se convirtió en la estrella, más que en el jefe de campaña de esta cruzada, que se llama PASO.  Recorrió todo San Miguel de Tucumán rodeado de sus legisladores, concejales, casi todo su gabinete y dirigentes, mencionándolos en sus redes como si se tratara de una lista de colegio, en la que toman asistencia.  Sin embargo, mensajes en distintos actos, como el que fue realizado por la bancaria Tucumán, vale la pena hacer un paréntesis, destacando a Rossana Chahla (ministra de salud de la provincia y candidata afirmada a diputada), quien en su discurso siempre hizo referencia a su gestión a diferencia del resto que se quedó con el speech “ah pero Macri…”. Discurso que Juan Manzur, rescató anoche y destacó que es una mujer que aún no está afiliada a ningún partido político y que sólo tiene gestión y gestión y más gestión. “una mujer que nos sacó de esta pandemia”, expresó.

Retomando el hilo del acto en Bancaria Tucumán, cuando le tocó el turno al diputado Carlos Cisneros, principal referente de la bancaria, llamó la atención que se refiriera, pero sin nombrarlo, al intendente Germán Alfaro (candidato a senador Juntos por el Cambio) y lo que sucedió días atrás en el concejo deliberante donde el manzurismo le reclamaba al intendente que se tomara licencia en su rol.  De esta forma Cisneros puso en el plato, de forma indirecta, con o sin intención alguna, quienes serán los contendientes luego del 12S y quizás quién puede ser su rival en el 2023.

Hay que destacar que Carlos Cisneros, es un protagonista fuerte de la política tucumana. De hecho, cuando anoche ingresó a casa de gobierno, Juan Manzur, lo hizo con un escolta pegado que no era otro que el propio Carlos Cisneros quien no desempeñaba ninguna candidatura (luego se incorporó la candidata Rossana Chahla) quien durante esta campaña se mostró más con ella que con el resto de los candidatos.   Lo que me hizo pensar, ¿qué se verían bien como fórmula 2023 Cisneros – Chahla? 

Hay rumores que Carlos Cisneros trajo un equipo de Buenos Aires, para operar la comunicación de Rossana Chahla, que hizo que corrieran al responsable de la comunicación de la ministra, Pablo Haro (por cierto, excelente jefe de prensa), lo que duró poco, ya que el ritmo y carácter de intenso trabajo que debe mostrarse sobre la gestión de Rossana Chahla, no pudo aparentemente ser seguido por el supuesto gran equipo de Buenos Aires, elegido por el sindicalista. 

Rossana Chahla es una mujer de carácter que no le debe nada a nadie y finalmente al parecer se impuso y exigió que regrese su antiguo jefe de prensa y no habría aceptado más imposiciones de inexpertos.  Habrá que ver si el sindicalista Carlos Cisneros, tolera una mujer proactiva, e inteligente, pero de fuerte carácter independiente para que lo acompañe en la política.  El tiempo dirá.

Muchos dicen que el pase de las filas de Osvaldo Jaldo a Juan Manzur por parte de Armando Cortalezzi, un personaje local que habría sido nefasto como interventor de la caja popular de ahorro durante el gobierno de José Alperovich, no le habría caído en gracia a Carlos Cisneros, sin embargo, dio todo su apoyo a la lista del gobernador.  Pero cuando anoche se pasaron ya imágenes de festejo de casa de gobierno, estaba saltando un Juan Manzur junto a Armando Cortalezzi, pero ya no se lo veía a Carlos Cisneros como al inicio.  Por mi parte no creo que ambos, Cortalezzi y Cisneros salten juntos, too much.

Siendo la única provincia que llevó un claro triunfo al oficialismo, de Buenos Aires deberían desfilar para comenzar a negociar con esta, supuesta, segunda fuerza naciente como la llamo anoche Osvaldo Jaldo en su discurso de victoria y se alió a la línea de CFK agradeciéndole su apoyo incondicional.  Pero también corren los rumores que de cara a 2023, podría haber un posible acuerdo con el intendente Germán Alfaro, ya que la imprudente jugada de Juan Manzur en el concejo deliberante, contra Germán Alfaro, lo habría acercado al juego político de Osvaldo Jaldo.  

Juzgarla callado, pero no tan callado

Fuerza Republicana, que hasta el 24 de julio era la discordia en Juntos por el Cambio, Mariano Campero propuso una alianza con el bussismo y José Cano junto a Silvia Elías de Pérez se enojaron y no se llegó a ningún acuerdo, hoy quizás arrepentidos.  Pero durante la campaña Ricardo Bussi apreció un poco desdibujado y buscando aprovechar lo que fuera para sobresalir, ya sea con la foto de un muñeco infantil Sony junto a un cartel del partido, algo que no se veía desde Alito Assan (otro político tucumano con estilos de campaña desacertados) en 2019.  

Pero una vez más, y casi en silencio o con una campaña austera, Ricardo Bussi, sacó más votos incluso que el radical odontólogo José Cano.  Ahora Ricardito Bussi será la última ‘porción” de la torta más exquisita que querrán comerse. Vamos a ver si la porción ¿será para Mariano Campero (intendente de Yerba Buena de Juntos por el Cambio) y le dará la cifra quizás para marcar más la diferencia en noviembre con Germán Alfaro? O ¿Germán Alfaro tomará una postura más diplomática con Ricardo Bussi?

Tres menos dos es uno

Así parece que se dirimió la interna de Juntos por el Cambio, un juego de suma 0 en donde el ganador se lo llevaría todo, y el resto se cotizaría o se jubilaría. Empecemos por la lista de los intendentes Mariano Campero y Sánchez, quienes pareciera no tuvo una agenda de campaña en el interior, simplemente hicieron campañas 2.0 promocionando unas encuestas, que aseveraban un “contundente” triunfo en la interna. De hecho, tanto Mariano Campero como Roberto Sánchez, sumaron unos 28,4 % de votos sumando para diputado y senador, mientras que Germán Alfaro sumo 14,5% pero Ramiro Beti, bajo notablemente el esfuerzo de Germán Alfaro -  Beatriz Ávila, restándole votos y dejando un 13,4% en diputados, dando un total de 27,9%.  Por cierto, Ramiro Beti (referente del PRO en Tucumán), fue impuesto por Rodríguez Larreta sin importar el análisis que le daban al referente de Buenos Aires, que no era conveniente elegir a ese candidato que no tenía tanta representación en el electorado del interior.  Hoy están sufriendo esa designación.

Un dato a destacar también de la campaña de Juntos por el Cambio, de la mano de Juntos para Construir, es que desde el debate televisivo que mantuvieron los candidatos, es indiscutible que se habían posicionado más que nunca los nombres de Germán Alfaro y Beatriz Ávila, pero de forma positiva. Empezando por el despertar de la caudilla Beatriz Ávila, se convirtió en una reina del jaque mate. Salió del papel de “esposa de”, para transformarse en “una líder que arenga masas”, y no tiene problemas en enfrentarse a un debate y pelear con uñas y dientes, defendiendo su espacio como mujer política.  Y fue quien preparó el escenario para coronar a Germán Alfaro como la cabeza de la oposición.

La campaña de redes sociales de Germán Alfaro y Beatriz Ávila fue dirigida por una de las hijas del matrimonio, que al parecer fue mucho más criteriosa y exitosa que el fracaso de, la supuesta influencer, hija de Tito Colombres Garmendia, hombre de Silvia Elías de Pérez que quedó fuera de toda elección. 

Apoyos visibles para un fracaso donde no hay retorno

Ahora bien, por otro lado, la lista del diputado José Cano y la senadora Silvia Elías de Pérez, tuvo una campaña con visitas en territorio, en donde su estructura logró tener algún dirigente, con llamadas a voluntarios, mediante la planilla salarial y muchas conferencias de prensa. Incluso el cierre de campaña fue haciendo el famoso “Llamaton”.

Que al parecer los llevó al fracaso porque la única respuesta que sonaba era el mensaje que le dio la gente: … “el celular al que esta llamado no pertenece a un abonado en servicio... o el Cel al que está llamando se encuentra apagado o fuera del área de cobertura, intente más tarde”.

Si hay que destacar, que tuvieron muchísimo apoyo por parte de personalidades amigas con videos, como Gerardo Morales, Mario Negri, Ernesto Sanz. Y otras que llaman la atención como Facundo Manes, Martín Lousteau, Elisa Carrió y Mauricio Macri.  

Llamó la atención porque tuvieron más personalidades que un concierto de Unicef en la lucha contra el hambre.  En este caso el hambre político, esperando que los “deditos mágicos de buenos aires”, que negó Silvia Elías de Pérez, compensen su desgaste y su falta de territorio.  Sin embargo, a diferencia de Roberto Sánchez y Mariano Campero, su campaña 2.0 fue simplemente acusar al otro de kirchnerista, nunca hablar de ellos mismos.
 
Vale la pena hacer un paréntesis al análisis político y destacar  sobre el equipo territorial que quizás llevo al fracaso a José Cano y a Silvia Elías de Pérez,  es un grupo de “dirigentes” que lo acompañan, como el caso de Matías Cuello, un “asesor” nombrado en diputados con el número de legajo 800153 que al parecer sólo tendría habilidades para sostener empresas que serían de dudosa existencia física, pero que en papeles están, como es el caso de la empresa ECOTRAVEL, según consta en el boletín oficial de Tucumán  n° 226483 o “ONE TRAVEL S.A.S” como figura el boletín oficial de tucumán n°215345.  

O el caso de Exequiel “Ato” Soria, otro joven canista que algunas personas lo conocerían por ser el hijo del decano de la universidad tecnológica en Tucumán, Walter Fabián Soria. Y además porque existirían imágenes donde se lo ve junto a Matías Cuello, manejando un auto FIAT (AB129BA) que pertenecería al registro automotor número 10, cuestión curiosa, porque la senadora Silvia Elías de Pérez en su momento también tuvo unos altercados que quedaron expuestos en la prensa, por el registro automotor n° 3 donde el responsable de dicho registro aparentemente era uno de sus militantes, nombrado un tiempo atrás en el senado.  

Pero además al parecer la senadora también utilizaría su banca para refugiar a aquellos legisladores de su partido (Vamos Tucumán) que deban renovar el mandato y en el caso que no sean reelectos, recuperan su nombramiento en el senado. Como ocurriría con su legislador, el abogado José María Canelada (doctor en ciencias políticas y especialista en la administración pública). Su mandato en la legislatura de tucumán concluye en el 2023 pero conservaría su nombramiento en el senado bajo el ala de Silvia Elías de Pérez con el nro. de legajo 24087 y con una categoría de salario A-1 (equivalente a unos $200.000) pero con el detalle que tiene licencia sin goce de haberes.  

De esta forma, si no es reelecto, tiene un empleo seguro esperándolo en el senado de la nación y no deberá irse del país por desempleado como dice la influencer en tik tok, junto a su padre Tito Colombres Garmendia, candidato que acompaña a Silvia Elías de Pérez y que “no quiere tener que irse del país y dejar a su familia”. Lo malo es que a fin de año se vence el mandato de Silvia Elías de Pérez, y no se sabe cómo seguirá la reserva de vacante en el senado del Dr. Canelada, incertidumbre total.

Pero para completar el esquema del equipo territorial canista, nos encontramos con Gustavo Jorge Pérez, “alias Mirella o Tazmania o Pablo”  un personaje oscuro que tendría más apodos y nombres como demuestra el tráiler de la película “el hombre de las mil Caras “y que sería uno de los “asesores” de José Cano también  heredado por Silvia Elías de Pérez en el senado de la nación (nro.

de legajo 20240 categoría A7 salario cercano a $80.000) un personaje que siempre estaría en el lugar de los hechos, habría fotos de él en allanamientos y confiscación de celulares robados ¿para evitar la venta de los mismos? o hasta incluso persecución de personas que pueden escribir cosas que no serían del agrado del diputado.  Quizás todo esto parezca negativo, pero es claro que es lo que tenía esta lista para ofrecer al electorado y que evidentemente la sociedad no eligió.  

Perlitas de campaña

Durante esta campaña electoral de cara a las PASO, pasó de todo:

Un Osvaldo Jaldo que decidió imitar a Patricia Bullrich con el caballo e incluye el sombrero y que se encargó de llamar drogadicto al intendente de tafí viejo, Javier Noguera, y desafiar a Juan Manzur con chicanas políticas, que en varios casos rozaban la violencia.  Pero evidentemente llegó el coaching para el candidato y dio sus frutos cambiando su discurso desmedido, y pasó a ser un probable caudillo futuro.

Un Ricardo Bussi, que usó un muñeco en la peatonal, que representaba al famoso erizo de videojuegos, con un cartel de Fuerza Republicana.

Para rematar aquí también aplicaron la red social tik tok, pero el problema lo tuvieron la lista de José Cano y Silvia Elías de Pérez, que por intentar “ganar el voto joven”, no sé les habría ocurrido otra cosa, al parecer, que usar a las hijas de Alberto “Tito” Colombres Garmendia, que tienen cuentas y muchos seguidores.  El problema con esto es que querían “llegar a los jóvenes que no se quieren ir del país” pero el nivel social de sus seguidores no representaría a aquellos jóvenes que hacen fila en ezeiza por cuestiones económicas.  La supuesta falta de empatía, de parte de los candidatos y el ridículo que realizaron entre bailes y bromas, solo se asemejaron a un grupo de adolescentes que van al colegio y confraternizan en lugar de ser candidatos a ocupar un espacio de poder.

Otros que llegaron a Tik Tok fueron Germán Alfaro y Beatriz Ávila, pero a diferencia de los anteriores, sus bailes no se quedaron en un challenge adolescente sino en compartir momentos con las costumbres de la gente que los recibían de esa manera. Desde divertirse con un profesor de zumba hasta exaltar su relación de pareja al término del debate televisivo de candidatos que se produjo en un momento un dónde quedó registrada una foto que ilustró a un Germán Alfaro abrazando y besando a Beatriz Ávila ante la solitaria mirada de un José Cano que pasaba por ahí, produciendo un deja vu, paradójicamente, como cuando Mauricio Macri besó a Juliana Awada luego del debate presidencial ante la sorpresa de un  Daniel Scioli que miraba atónito solitariamente.

Y en ese debate también tuvimos perlitas, Alfonso Prat Gay, quien tuvo como embajadora en 2019 a la ex concejal y hoy ex precandidata senadora, Sandra Manzone, decidió apoyar a la lista de los intendentes Mariano Campero y Roberto Sánchez, y cuando lo interrogaron en un corte sobre cómo había visto a las precandidatas, destacó a Indiana Mendilaharzu e incluso a Beatriz Ávila, pero casi como un furcio, negó a Sandra Manzone. 

En este partido hay otra perla, dentro de los apoyos nacionales, Elisa Carrió, circula el rumor que no simpatizaba con José Cano por ciertas conductas dudosas con las que ella lucho siempre y hoy milagrosamente, lo acompañaría promocionándolo como el transparente de los candidatos. Sumado a esto, ¿cabe pensar si ella aún seguía enojada con Manzone por la falta de personería jurídica del partido coalición cívica en Tucumán, o será que ya la perdonó? En la mesa chica de José Cano habrían estimado el juego político que, si no llegan a la expectativa electoral, entregarían sus votos, al parecer a Osvaldo Jaldo, con el fundamento de ir contra Juan Manzur.

Y, por último, las mochilas que tuvieron algunas listas, como Gladys Medina en peronismo verdadero, que no habría medido en ninguna encuesta, con lo cual para Osvaldo Jaldo significó más un peso que tracción, la actual esposa del intendente Darío Monteros.

Pero en Juntos por el Cambio, más específicamente en la lista de Germán Alfaro, un Ramiro Beti (candidato impuesto por Rodríguez Larreta y no por Patricia Bullrich) tampoco tracciona, al punto que muchos aún confunden su nombre o hablaban de cortar diputados.  Algo que se evidencio en número, al ver que la ventaja de Germán Alfaro sobre Mariano Campero en el senado, es casi la misma que tiene Roberto Sánchez sobre Ramiro Beti, porque cuentan en los pasillos, que, en el festejo de la victoria de Germán Alfaro y Beatriz Ávila, el único que no bajo con ellos, fue Ramiro Beti, quien en una actitud enojada e incómoda se quedó hasta el final del acto, pero que salió de forma rápida, casi escondiéndose de la multitud demostrando frustración, por la puerta chica del edificio de la 9 de julio.  Todo un mensaje para el PRO tucumán, que deben buscar caras nuevas que no sólo midan, supuestamente, sino que también tengan territorio, y no se queden en el modelo CABA. 

Quedo claro que los firmes candidatos son Pablo Yedlin -  Rossana Chahla, Germán Alfaro – Roberto Sánchez, Ricardo Bussi – Nadima Pecci.

Quedo claro que Osvaldo Jaldo creo una fuerza que se deberá considerar dentro del justicialismo y que Juan Manzur deberá pensar como resuelve y la suma. A pesar de su discurso de "falsa victoria", los hechos fueron más por orgullo, porque en esta contienda no ganó Juan Manzur, perdió Osvaldo Jaldo.  Decir que es segunda fuerza en un enfrentamiento entre dos, es otra manera de admitir derrota. Indudablemente, esto ha demostrado que el enfrentamiento es personal y al parecer, no pintarían acercamientos en el corto plazo.

En el caso de Alfaro no fue una victoria contundente, sumado a que la clase media, sobre todo de Capital, no se sintieron representados por Ramiro Beti ni por German Alfaro.  Es por esto la poca diferencia de votos en ambas categorías, por el corte de boleta.  Dejo la fórmula soñada por los sectores medios, por un posible 2023 y sobre todo la peor pesadilla de José Cano y Silvia Elías de Pérez que también perdieron y para no admitir que quedaron últimos, dijeron que en 2023 vuelven.

Quedo claro que los perdedores fueron José Cano- Silvia Elías de Pérez y hasta un Ramiro Beti y que los dos primeros ya avisaron anoche, que seguirán jugando en la política y que están dispuestos al diálogo, lo que significa que serán mochilas y piedras en el camino de los candidatos ganadores, algo molesto, por cierto.

Un aparte final para Patricia Bullrich, que desde el inicio no dudo en viajar a tucumán y dar un apoyo contundente a Alfaro – Ávila.  Anoche escuchando el discurso de María Eugenia Vidal, donde agradecía fuertemente a Horacio Rodríguez Larreta y a la gente por “darle una segunda oportunidad”, y un gracias tibio a Mauricio Macri fundador del partido que la llevó a ser gobernadora de la provincia de buenos aires, y un agradecimiento aún mas tibio a Patricia Bullrich, quien no olvidemos que le dio una segunda oportunidad real, al bajarse de la candidatura y cederle su lugar. Y Patricia Bullrich fue quien viene viajando por todo el interior del país, marcando presencia del partido que preside, y escuchando a la gente realmente, a diferencia de los que solo tienen discursos bonitos.  En 2023 esperemos que no ceda su candidatura a nadie.

(*) La autora es Estratega y Analista Política, especialista de investigaciones sobre corrupción