Soleado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
miércoles 16 de octubre de 2019 | Suscribite
POLICIA / ocaso del "amo y señor" judicial platense
sábado 7 septiembre, 2019

El ex juez César Melazo cumple un año en prisión: ira, estrés y pocas visitas

Lleva ese tiempo detenido en Ezeiza acusado de formar parte de una asociación ilícita. Los viejos amigos que tenía en el Poder Judicial se olvidaron de él.

Martin Soler

Solitario. El ex juez de garantías que intervino en el caso Píparo, entre otros hechos resonantes, sufrió un cuadro de estrés producto del encierro y tuvo que ser asistido en el hospital de la cárcel. Foto: cedoc
sábado 7 septiembre, 2019

Hace más de un año que el ex juez de Garantías de La Plata César Ricardo Melazo no puede caminar por el inmerso parque de su mansión construida en la bucólica localidad de Gorina, a pocos kilómetros del centro de la capital bonaerense. Extraña sus fastuosos asados con amigos del poder de turno, él que siempre los tuvo en un puño y a sus pies. Sindicalistas, empresarios, abogados, políticos, funcionarios y magistrados se apartaron de la polémica figura de quien sonaba como posible ministro de Justicia bonaerense si el ex jefe de Gabinete kirchnerista, Aníbal Fernández, ganaba las gobernación bonaerense en 2015, pero cayó derrotado por la estrella fugaz de María Eugenia Vidal, a quien Melazo señala como la principal impulsora de su encarcelamiento.

El chat del WhatsApp de Melazo se congeló a las 23.21 del 23 de agosto de 2018. Esa noche sintió cómo el peso de la ley recaía sobre su enjuta figura. Una imponente comitiva de fuerzas federales desembarcó en la calidez de su hogar con una orden de allanamiento y detención. Al mediodía del día siguiente, sintió por primera vez en sus manos el frío y la presión de los grilletes con que fue esposado y trasladado hasta una dependencia de la Policía Federal Argentina, donde estuvo alojado un tiempo, hasta que le otorgaron un cupo en el Complejo Penitenciario de Ezeiza, donde pasa sus días leyendo la causa, recibe la visita de un pequeño puñado de familiares y sus abogados.

Nadie del Poder Judicial de La Plata, donde supo ser amo y señor en resonantes casos, lo visitó desde que cruzó las rejas para ingresar al pabellón de reducción de índices de corruptibilidad (IRIC), un esquema especial de ambos penales donde no conviven con presos por otros tipos de delitos.

Los whatsapps que complican al ex juez César Melazo con una banda mixta

La estadía tumbera comenzó a dejar huellas en su salud. En marzo último fue internado en el hospital penitenciario del predio, producto de una descompensación general que tuvo su génesis en el estrés del encierro. Fue medicado y asistido. Una vez recuperado, volvió a transitar los pasillos de la desolación.

Compañeros. Su melancolía es compartida con los presuntos socios en el delito, entre los que se anotan el ex líder de la barra brava de Estudiantes de La Plata, Rubén Orlando “el Tucumano” Herrera; el presunto chofer de la banda, Angel Custodio “Pipi” Yalet; el vendedor de seguros Carlos Bertoni, hermano del ex futbolista de Independiente, y Javier Ronco, ex cuñado de Herrera. El resto de los procesados están en el penal de Marcos Paz. Otros tres fueron excarcelados.

Todos fueron compañeros de detención del referente de Uocra La Plata, el ex cacique sindical Juan Pablo “Pata” Medina; los empresarios Fabián de Sousa y José María Núñez Carmona y el ex vicepresidente Amado Boudou, condenado por la causa Ciccone.

En marzo último Melazo fue internado en el hospital penitenciario del predio, producto de una descompensación general

Melazo y Medina son viejos amigos. El gremialista era uno de los habituales invitados a las fiestas de cumpleaños que el magistrado celebraba en su mansión con lago y establo propio, donde criaba los animales que luego mandaba a cocinar para sus agasajados. En su época dorada, los invitados eran multitudinarios y de target variopinto. Tras su salida del Poder Judicial, los encuentros eran más cerrados y con gente de extrema confianza.

La captura del ex juez del caso Píparo fue un mojón en la historia del delito en la capital bonaerense. Más allá del impacto político que generó la investigación de la megabanda criminal, las imágenes del allanamiento dejaron una de las más llamativas: un corral para animales de mediano porte y un silo para el acopio de granos, dos estructuras rurales poco habituales en esa zona.

Melazo es amante de la vida campera. Una de sus pasiones es la caza del jabalí, excursión que solía realizar anualmente a campos del interior del país. Eso explica, en parte, la gran cantidad de armas largas con mira telescópica y cuchillos de faena que le secuestraron en su domicilio.

Pero todos esos placeres mundanos quedarán relegados hasta que soplen vientos mejores para su suerte. Betina Lacki fue la fiscal que pidió y logró su detención de la megabanda, pero la “causa interminable”, como la bautizaron en los pasillos judiciales, sigue sumando nuevos datos, informaciones y sospechosos en la mira.

La última entrevista que dio el exjuez César Melazo: "Es imposible que termine preso"

La funcionaria contó con el pleno respaldo del jefe de los fiscales bonaerense, Julio Marcelo Conte-Grand, hombre de extrema confianza de la gobernadora Vidal. Pero los detenidos la acusan de ser arbitraria en sus detenciones, alegan que son “presos políticos” en el marco de “una causa armada”. Sin embargo, parte de la evidencia objetiva señala lo contrario. Los jueces de Garantías y los camaristas que actuaron en el expediente en general y en los planteos de la defensa de Melazo en particular, hasta el momento, le dieron la derecha a la investigadora, situación que al ex magistrado lo encoleriza.

Cuando el Flaco fue notificado del rechazo a su planteo de arresto domiciliario, gritó todo tipo de insultos a la fiscal y a la ex jueza que actuó en ese incidente procesal, Florencia Gutiérrez. Esa tarde abogados estaban de visita para informar a sus asistidos del trámite de sus causas. Enmudecieron ante el grito furioso del ex juez.

 

Una causa en la que aparecen abogados, magistrados y fiscales

El ex juez César Melazo no es el único magistrado procesado y detenido. En una causa satélite en la que actuó como juez de Garantías está detenido con arresto domiciliario el ex fiscal Tomás Morán, acusado de pedirle 30 mil dólares a Javier Ronco para evitar ser detenido en el marco de una investigación por doble homicidio. Tras las rejas también está la ex funcionaria de Casación bonaerense María Eugenia Mercado, señalada como negociadora de dádivas para su ex pareja, el camarista Martín Ordoqui, apartado del cargo y con juicio político en trámite.

En la libreta de apuntes de los investigadores figuran, al menos, otros dos magistrados de Casación provincial, dos ex fiscales de La Plata y una nutrida lista de abogados que actuaron en resonantes casos con génesis en la capital bonaerense pero que tuvieron su impacto mediático en los grandes medios de comunicación. Según afirman en los pasillos judiciales, solo es cuestión de tiempo para que sientan el frío de las esposas en sus muñecas.

Cuál era el rol del exfiscal Tomás Morán en la causa "Melazo"

La banda. Según surge del expediente judicial, la banda estaba integrada por el ex comisario mayor Gustavo Bursztyn (hasta su captura prestaba servicios en el Comando de Patrullas); el oficial Gustavo Mena (ya cesanteado por otra causa) y el teniente primero Marcos Chiusaroli (personal de la Comisaría 2ª que fue excarcelado); Javier Ronco; Angel Custodio “Pipi” Yalet; Adrián “Quichua” Manes (detenido por homicidio); Carlos Bertoni (hermano del jugador de fútbol campeón del mundo); Carlos “Macha” Barroso Luna (excarcelado); Jorge “el fiscal” Gómez de Saravia (excarcelado); Héctor “Pepe” Vega; el barra de Gimnasia Martín Ezequiel “Gaucho” Fernández; el ex jefe de la barra de Estudiantes de La Plata Rubén Orlando “el Tucumano” Herrera y el lobista político y judicial Enrique Petrullo.

Para la fiscal todos integran una banda de delincuentes que “tomaron parte de una asociación” ilícita destinada a cometer “robos bajo la modalidad de escruche, robo de autos, su posterior reducción; adulteración y venta, comercialización de estupefacientes, con un mismo modus operandi, con división y organización de tareas”, y precisó que “algunos de ellos, en su condición de efectivos policiales, aseguraban la zona, entregaban los trabajos y brindaban cobertura policial”. El resto, a criterio de la fiscal, “conformaban grupos o parejas de trabajo que llevaban a cabo los hechos ilícitos”. Todo con la protección judicial de ex juez Melazo.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4784

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.