lunes 30 de enero de 2023
POLICIA JUICIO A LOS RUGBIERS

La declaración de la médica que atendió a Fernando Báez Sosa: "Cuando llegué ya estaba muerto"

Carolina Giribaldi Larrosa, la médica que asistió al joven estudiante de Derecho tras ser atacado en Villa Gesell, declaró en la sexta audiencia del juicio contra los rugbiers y constató que Fernando "no tenía signos vitales" luego de la brutal golpiza.

09-01-2023 20:44

Este lunes 9 de enero inicio la sexta audiencia del Juicio por Fernando Báez Sosa con la declaración de cuatro médicos, dos policías y algunos funcionarios municipales y judiciales. Entre ellos, testificó Carolina Giribaldi Larrosa, la médica que atendió en la puerta del boliche a la víctima, quien afirmó que el joven "ya estaba muerto" cuando ella llegó.

La especialista abrió la serie de testimonios de este lunes y en primer lugar aclaró que encontró a Fernando "sin signos vitales" y que "no hubo ninguna respuesta por parte del paciente" durante las tareas de reanimación.

Nueva jornada del juicio por Fernando Báez Sosa: por nueva evidencia podrían investigar a los rugbiers sobreseídos

"A las 5 de la mañana llaman por un masculino inconsciente en la vía pública. Fuimos en ambulancia y encontré a este joven sin signos vitales", relató. Según la emergentóloga, el coche médico tardó entre siete y nueve minutos en llegar al boliche Le Brique en la madrugada del 18 de enero de 2020.

"Cuando llegué a la escena vi como un policía o bombero, no recuerdo, y una chica le estaban haciendo RCP a Fernando", señaló la especialista. La médica fue consultada sobre cómo se constató que Fernando no mostraba signos vitales, a lo que explicó que “no tenía movimiento respiratorio y no tenía pulso”.

Hematomas, lesiones y sin signos vitales: el estado de Fernando luego del ataque

Respecto al estado de la víctima tras la golpiza, la mujer detalló que cuando se acercó a él "tenía manchas de sangre en la nariz y la boca, pero no era abundante. No tenía camiseta, sí pantalón. Estaba tendido en el suelo y había mucha gente alrededor. Nadie me explicó qué era lo había sucedido".

También declaró que Fernando "tenía lesiones en el rostro y cuello" y "hematomas bastante grandes, longitudinales". Además, se refirió a la la lesión compatible con la zapatilla atribuida a Máximo Thomsen: "Se veía una marca atípica, rara, en forma de zigzag del lado de la mejilla".

Asimismo, Giribaldi reveló que se le colocó a la víctima los parches del desfibrilador externo automático (DEA), un dispositivo electrónico portátil al que calificó de "muy sencillo de utilizar". Sin embargo, a pesar de los intentos de reanimación, Fernando no presentaba pulso.

Fernando Báez Sosa 20210818
Cuando Giribaldi llegó a asistir a Fernando, el joven "no tenía signos vitales".

"Yo le hago la constatación de los signos vitales entre las 5:07 o 5:09. En ese momento el DEA informó: 'Paciente en asistolia. Continúe el masaje cardíaco'. Cada vez que me detenía para ver el monitor, es decir, si había alguna respuesta del corazón, el aparato volvía a decir lo mismo. Cuando el paciente está en asistolia, el DEA no dispara. Recién lo hace cuando se recupera el ritmo. Si eso hubiera pasado el DEA lo hubiera censado e indicado que me alejara para volver a un ritmo normal", explicó al respecto.

Mientras las reanimaciones ocurrían, la médica manifestó que Fernando tenía "las pupilas vidriáticas, no había reflejos, así como tampoco movimientos ventilatorios, ni pulso". "A las 5:09 se constató que no tenía signos vitales", agregó.

Las claves de la primera semana de juicio: roles, actitudes y los rugbiers mencionados

Ante el hecho de que el corazón no latía a pesar del uso del DEA, el joven fue trasladado al Hospital de Villa Gesell, donde estaban preparados para asistirlo. “Lamentablemente no hubo ninguna respuesta. Cuando llegué al hospital hice el pase del paciente a otra doctora, Silvia Romero, que lo estaba esperando en el shockroom”, afirmó.

Consultada por el fiscal Dávila por la lesión en el cráneo de Fernando, Giribaldi explicó que el joven "no tenía posibilidad de sobrevida". “El tronco encefálico es fundamental. El paro cardíaco es irreversible: se puede estimular el corazón manualmente, pero no tiene estímulo propio”, detalló.

Las respuestas sobre cuestionamientos del RCP

En relación a los cuestionamientos de la defensa en torno al trabajo de reanimación, la mujer afirmó: "No conozco que haya habido decesos en una maniobra de reanimación, es muy segura". "No hubo ninguna respuesta por parte del paciente", remarcó luego.

El primer letrado en preguntar a la médica sobre los intentos de RCP fue Fernando Burlando. "No hay posibilidad que sobreviva un paciente a la hemorragia cerebral masiva que tuvo Fernando. Esto generó un paro cardiorrespiratorio irreversible. No había estímulo", respondió la especialista.

Juicio por Fernando | El crudo relato de los testigos: le pegaron "con saña" e "intensidad"

Luego fue el turno de Hugo Tomei, el abogado que encarna la defensa de los acusados. En esta ocasión, la médica reconoció que "es verdad que puede generar resultados adversos, sin embargo aclaró que "sucede en personas grandes porque en jóvenes la caja torácica es fuerte y la autopsia no revela fracturas en el cuerpo".

Tras su extensa declaración, en la que estuvieron presentes los padres de la víctima, Giribaldi expresó entre lágrimas: "Todo esto da tristeza porque es reflejo de una sociedad violenta y sin educación".

mb / ds