martes 05 de julio de 2022
PROTAGONISTAS Cierre de dos semanas de cine

El sueco Ruben Östlund se llevó la Palma de Oro de Cannes 2022 con una comedia

El título de la película ganadora, “Triángulo de la tristeza”, hace referencia al gesto de ceño fruncido que deben evitar los influencers. Así cerró el glamoroso certamen que tuvo a Hollywood en su inicio y cierre con Tom Cruise y su “Top Gun”: Maverick, y a Baz Lhurmann, con “Elvis”. También a los hermanos Jean-Pierre y Luc Dardanne, con un premio especial por su película “Tori et Lokita”, y al casi octogenario David Cronenberg con “Crímenes del futuro”, protagonizada por Léa Seydoux, Kirsten Stewart y el carismático Viggo Mortensen. Y como viene sucediendo cada vez más, fuerte presencia del cine asiático.

29-05-2022 01:28

Esta vez, Cannes premió a la comedia: la cinta Triangle of Sadness, de Ruben Östlund se llevó la Palma de Oro. Esta es la segunda palma que gana el director sueco, luego de que se la llevara hace cinco años con The Square. Sin dudas fue un festival en donde hubo un poco de glamour, otro poco de activismo y mucho pero mucho cine. Entre opiniones cruzadas, intervenciones comentadas por la prensa y un estado de celebración permanente, Cannes cerró su 75ª edición reconociendo un naufragio narrado en clave de sátira acerca del capitalismo y las diferencias de clase. A diferencia de otros años, al cierre se proyectó la película galardonada y no una fuera de competición. Así la clausura dedicó todos sus último focos al filme protagonizado por Harris Dickinson, Charlbi Dean y Woody Harrelson.

Además, hubo dos ex aequo: el gran premio reconoció a Close, de Lucas Dhont, y aStars at noon, de Claire Denis, y el premio del jurado, a EO, de Jerzy Skolimowsky y a Le Otto Montagne, de Felix Van Groeninng y Charlotte Vandesmeersch. Por su parte, Jean Pierre y Luc Dardenne se llevaron el premio 75 aniversario de Cannes por Tori et Lokita, y Gina Gammell y Riley Keough ganaron la Cámara de Oro –a la mejor opera prima–, por War Pony.

De todo un poco. Atrás quedaron el estreno de Top Gun: Maverick, la aparición de Zelensky, la aguda crítica de Godard a esa aparición y de paso al festival en sí; el desvío de todos los focos hacia Javier Bardem y su ocurrente carisma y las  galas paralelas. Entre esas se destacó el estreno fuera de competición de Elvis, de Baz Luhrmann, por cuya alfombra desfilaron Ricky Martin, Shakira, Kylie Minogue, la argentina Georgjna Rodríguez, y Tom Hanks, que encarna al polémico manager de Presley, el coronel Tom Parker. Entre flashes y críticas entusiastas y elogiosas, de repente todo Cannes estaba hablando del mítico rey de rock n’roll. Entre las películas que compitieron por el llamado santo grial del séptimo arte, se pueden destacar varias. Una de las insoslayables –que no fue premiada pero que generó todo tipo de comentarios y debates– fue Crimes of the future, de David Cronnemberg. Estelarizada por Viggo Mortensen, Léa Seydoux y  Kirsten Stewart, aborda el tema del tráfico de órganos. Metáforas más, metáforas menos, el director dijo hace poco que “mi película no es abiertamente política; para mí, todo arte es político o innatamente político, ya sea que el creador de la obra sea consciente de ello o no”.  Por su parte, la proyección de Closer, de Lukas Dhont, no sólo encandiló a la audiencia, sino que casi eclipsa el esperado estreno de Broker, película surcoreana dirigida por el japonés Hirokazu Kore-eda, destinada a ser la gran joya de la jornada. De todas maneras, el aplausómetro estuvo del lado de esta película sobre el abandono y la adopción. Además, el actor Song Kang-Ho fue reconocido con el premio a la interpretación masculina. Por su parte, la iraní Zar Amir Ebrahimifue ganó a la mejor interpretación femenina por su papel en Las noches de Mashad. Otra película surcoreana que dio que hablar es Decision to leave, de Park-Chan Wook. Pero el jurado se pronunció y un sueco ganó el premio mayor con Triangulo de tristeza, título hace referencia al gesto de ceño fruncido, que deben evitar realizar los influencers.

En esta Nota