25 nov 2020
BLOOMBERG
martes 13 octubre, 2020

Reunión del FMI resaltará desafíos para economistas

Se enfatizará en cuatro desafíos a más largo plazo que los economistas teóricos y prácticos, tanto en el sector público como en el privado, deben abordar con urgencia.

Mohamed El-Erian

Acuerdo. El Gobierno negocia con Kristalina Georgieva. Foto: AFP
martes 13 octubre, 2020

El bombardeo de comentarios sobre el panorama económico y las implicaciones políticas de las reuniones anuales del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial de esta semana probablemente girarán en torno a tres grandes temas. Aunque es probable que ninguno de ellos mueva la aguja de los mercados, destacarán desafíos críticos a más largo plazo que, hasta ahora, carecen de buenas soluciones teóricas o prácticas.

El primero es la perspectiva incierta e inestable de la economía mundial, que será resaltada por las nuevas proyecciones del FMI. En el papel, es más probable que los pronósticos sean marginalmente mejores que el último conjunto. Pero el comentario que los acompaña enfatizará los riesgos involucrados, no solo los relacionados con mayores restricciones del covid-19 a la actividad económica, particularmente en algunas partes de Europa, sino también el comportamiento cauteloso de los hogares vinculado al “riesgo de contraparte humana”, es decir , la incapacidad de muchas personas para determinar con un grado suficiente de confianza el riesgo que asumen en las interacciones cara a cara críticas para la actividad económica, particularmente en el sector servicios. De hecho, iría un paso más allá y sugeriría que si las proyecciones del FMI se revisaran nuevamente hoy, terminarían con menos cambios al alza.

El segundo tema es el de un acuerdo de base amplia sobre la necesidad de una transición de la dependencia excesiva de la política monetaria no convencional a una mezcla más equilibrada, anclada por una política fiscal receptiva y reformas estructurales favorables al crecimiento. Sin embargo, su implementación está lejos de ser segura. En algunos países, como Estados Unidos, la cohesión política es insuficiente. En muchas economías emergentes, se puede atribuir a un espacio político limitado y a la falta de capacidad de recuperación financiera.

El tercer tema es la urgencia de apoyar a los países más vulnerables, que necesitan gastar más en salud y otros sectores sociales. Habrá énfasis en la importancia de expandir y extender los plazos de pago de la deuda proporcionados por muchos gobiernos del G20 a los países en desarrollo más pobres y la necesidad de que el sector privado participe. Sin embargo, hay pocas herramientas ágiles de arriba hacia abajo para convencer a bancos, tenedores de bonos y otros acreedores privados de compartir la carga.

El resultado combinado enfatizará cuatro desafíos a más largo plazo que los economistas teóricos y prácticos, tanto en el sector público como en el privado, deben abordar con urgencia:

  • Cómo renovar la dinámica de crecimiento global que, en muchos casos, puede requerir una reformulación fundamental de modelos basados en la globalización para complementar los impulsores internos y facilitar las reformas de productividad.
  • Cómo lidiar con las desigualdades nacionales e internacionales que, debido al covid-19, han superado de manera preocupante los ingresos y la riqueza, para incluir también una dispersión creciente y potencialmente devastadora de oportunidades.
  • Cómo evaluar los riesgos a más largo plazo que plantea la política monetaria efectiva y la estabilidad financiera derivadas de la dependencia excesiva de los bancos centrales y la falta de transferencias por políticas.
  • Cómo hacer que la arquitectura de la deuda internacional sea más ágil en un sistema global que, al menos a corto plazo, es más probable que enfrente nuevas presiones de fragmentación en lugar de cooperación y coordinación renovadas.

Algunos economistas ya han demostrado innovación en medio de la multifacética adversidad del covid-19, en parte con el uso de más “big data” de alta frecuencia, como estadísticas de movilidad y pagos con tarjeta de crédito, para proporcionar indicadores más oportunos de la actividad económica. La esperanza es que las reuniones anuales de esta semana actúen como catalizador adicional para evitar una repetición del gran déficit de políticas de la crisis financiera mundial: ganar la guerra contra la depresión mundial, pero no lograr una paz de crecimiento duradero, inclusivo y sostenible.

A través de respuestas teóricas y prácticas más oportunas a los desafíos subyacentes que se destacarán en el festín de proyecciones y comentarios de política de esta semana, los economistas pueden hacer mucho más para limitar el daño inmediato y a más largo plazo al bienestar, así como ayudar a establecer fundamentos nacionales y globales más fuertes para la prosperidad y la estabilidad financiera genuina que han eludido a muchos por demasiado tiempo.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5190

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.