jueves 29 de julio de 2021
COLUMNISTAS intentos
19-03-2021 22:58

La agonía del significado

19-03-2021 22:58

Una señora en Quibdó compró un plátano para un sancocho. En la cáscara algo dañada un gusanito había dibujado cuatro dizque números: 0, 3, 1 y 6. La señora viralizó la foto y ¿qué hicieron dos mil compatriotas? Lo que cualquier humano en su sano juicio: jugarlo a la lotería de Boyacá. Hoy su pueblo cuenta con dos mil nuevos ricos. Algunos ganaron –parece– unos trescientos mil euros. Otros, menos. Etc.

En el examen de semiología del CBC te tiraban unos signos y había que escribir cuál era el significado y cuál el significante. Así, un rojo en el semáforo era el significante y su significado era: deténgase. Pero entre tales obviedades, profesores muy ladinos metían el 48, il morto che parla, a lo cual incautos alumnos sugerían que el 48 significaba “el muerto que habla” en la interpretación de los sueños. Todos desaprobados: era al revés; se soñaba antes con un muerto parlante (significante) y esto significaba que había que jugarle después al 48 (significado).

El ejemplo servía además para aleccionar sobre la unión arbitraria de una cosa con la otra, por no hablar de las palabras y sus tretas. Plátano, plata-no, ¡plata sí! La única cuestión real está en determinar qué precede a qué en la loca cadena de interpretación. Estos colombianos interpretaron, ante un signo, una cosa cualquiera. Y les fue bien. Y si vuelven a intentar, no sé.

No es muy distinto de lo usual. Nos fascina más leer lo ilegible que lo evidente en los signos; el sur se quema vivo, el contagio aumenta, etc., pero al menos creo que –estadísticamente– queda explicado por qué ganaron. Porque sí.

En esta Nota