Despejado
Temperatura:
25º
Ciudad:
Buenos Aires
viernes 15 de febrero de 2019 | Suscribite
COLUMNISTAS / inocente i
domingo 6 enero, 2019

Una muerte anunciada

.

por Sergio Sinay

Foto: Cedoc

Era cuestión de tiempo y oportunidad. Acaso porque el odio es más rápido que el amor. El odio no necesita tiempo, se dispara en un instante. El amor, en cambio, es una construcción. Y el tiempo es ingrediente esencial de toda construcción. El odio es ciego, no necesita mirar ni conocer, solo necesita un objeto sobre el cual dispararse. El amor es discernimiento, encarna en un sujeto al cual se ha aprendido a conocer. El odio es un rayo, destruye y se esfuma. El amor es un árbol que crece desde las raíces. El odio se expande en un instante, contagia, enciende pasiones oscuras, bajas. Se hace colectivo. El amor mira a quien ama, lo reconoce, no puede ser colectivo ni instantáneo porque ignoraría todo del otro.

El odio cobró hace un par de semanas una nueva víctima, esta vez en Bariloche. Se llamaba Agustín Muñoz, tenía 18 años. Una chica que decía ser su amiga se enojó con él por una nimiedad y no tuvo mejor idea que acusarlo de abusador sexual en Instagram. El infundio se viralizó con la velocidad inusitada con que las mentiras, las notas morbosas, lo bizarro, la ignorancia, el resentimiento y otros excrementos de una sociedad enferma recorren las redes sociales convirtiéndolas en cloacas laberínticas. El escrache se transformó en linchamiento colectivo. En un país acostumbrado a este ejercicio abonado por la cobardía y el anonimato, en un país en donde el prejuicio es deporte nacional y el razonamiento agoniza, en donde los jueces y verdugos amateurs son plaga, la frágil estructura psíquica y emocional del adolescente no resistió. Cuando su “amiga” se arrepintió y confesó su infamia ya era tarde. Agustín Muñoz se había suicidado. Ninguno de los miles y miles que acceden a las redes para hacer su ejercicio cotidiano de escrache, verdugueo y linchamiento publicó una palabra de arrepentimiento. De nada hubiera servido, pero no lo hizo. Se sabe que las desmentidas y los arrepentimientos siempre llegan tarde y rara vez reparan lo que dañaron. La única e ingenua esperanza que queda en estos casos es que la conciencia de los verdugos, si existe, instale en sus vidas un insomnio crónico, apenas interrumpido por oscuras pesadillas. También en quienes, como es común, acusaron a la víctima (en este caso de “depresivo”), o en quienes volvieron a matarla una vez muerta, como la hembrista (llamarla feminista es insultar gratuitamente al feminismo) que celebró el episodio porque “cargarse a unos cuantos inocentes es un precio que se debe pagar”.

El odio circula en las redes como un animal famélico dispuesto a hincar el colmillo en lo primero que encuentre. Y en una sociedad en la que una masa crítica de sus integrantes no puede ni quiere gestionar sus disensos, incapacitada para debatir, infectada por la intolerancia y el prejuicio, las oportunidades para que el odio haga su trabajo se multiplican. La política, el deporte, las cuestiones de género y de sexo, las étnicas y el fanatismo nacionalista las ofrecen a cada momento. Cunden las ejecuciones virtuales, la difamación, la descalificación, la mentira. Cunden y crean adicción. Agustín Muñoz, de quien ya no se habla porque en un par de semanas todo pasa al olvido (incluso en los medios) para dar paso a la próxima dosis de morbo, fue una víctima de carne y hueso. Un muerto real. Pero en el universo virtual lo real ya no se distingue. Ni importa. Iba a ocurrir y ocurrió. Si el odio y la responsabilidad se asocian, el cóctel es fatal. Esta vez se cobró una vida. Pero minuto a minuto arrasa con reputaciones, con logros duramente conseguidos, con historias personales, familiares, profesionales, organizacionales, institucionales forjadas con trabajo, dedicación y valores.

Así como el cuchillo no es el culpable en un crimen por apuñalamiento, tampoco lo son las redes en estos casos. Siempre hay alguien que los usa. Si serán arma o herramienta depende de ese responsable (aunque se oculte en el anonimato). Cuando se manejan con odio, las redes sociales pueden ser redes mortales. No importa si el odio, hipócrita, se esconde tras disfraces políticamente correctos.

*Periodista y escritor.

 


Temas

Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4541

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.

Positive SSL Wildcard