martes 09 de agosto de 2022
CULTURA Amos Oz, "maestro" de la prosa moderna

El Príncipe de Asturias, para un escritor israelí

Narrador, ensayista y periodista, fue reconocido por el jurado por "hacer de la lengua hebrea un brillante instrumento para el arte literario". Destacan su búsqueda de paz entre israelíes y palestinos.

27-06-2007 10:56

Madrid - El escritor israelí Amos Oz fue galardonado hoy con el premio Príncipe de Asturias de las Letras 2007, por ser uno de los "maestros" de la prosa hebrea moderna y "uno de los intelectuales más comprometidos" en la búsqueda de la paz entre israelíes y palestinos. Así lo consideró el jurado de esta distinción en su fallo anunciado en Oviedo (Asturias, norte de España).
Narrador, ensayista y periodista, Amos O z "ha contribuido a hacer de la lengua hebrea un brillante instrumento para el arte literario y para la revelación certera de las realidades más acuciantes y universales de nuestro tiempo", consideró el jurado presidido por Víctor García de la Concha, máximo responsable de la Real Academia Española de la Lengua.

Los miembros del jurado subrayaron que en su obra, Oz ha puesto "especial atención tanto a la defensa de la paz entre los pueblos como a la denuncia de todas las expresiones del fanatismo".

" Amos Oz es uno de los intelectuales israelíes más comprometidos con la búsqueda de una salida pacífica al conflicto entre Israel y Palestina, al que ha dedicado gran parte de su producción novelística y de ensayo", destacó el jurado de este galardón que en 2006 recayó en el escritor estadounidense Paul Auster.

Escritor y profesor, Amos Oz nació en 1939 en Jerusalén cuando estaba bajo la tutela británica. Adolescente, vivió en un kibutz. Luego estudio Filosofía y Letras en Jerusalén y desde entonces alternó la docencia y la escritura, cultivando la novela y el ensayo. Su obra fue traducida a más de treinta idiomas. Amos Oz forma parte del grupo fundador del movimiento pacifista Paz Ahora, que en 1978 crearon oficiales y soldados del ejército israelí en la reserva. Uno de sus primeros libros fue "Holocausto II".

Le siguieron "Donde aúllan los chacales" (1965), "Mi querido Mijael" (1968), "Hasta la muerte" (1971), "Tocar el agua, tocar el viento" (1973), "La colina del mal consejo" (1976) y "Contra el fanatismo" (2003). "In the land of Israel" o "How tu Cure a Fanatic", son algunos de los ensayos dedicados a su país. Pero también incursionó en la novela: "No digas noche" (1994), "Una pantera en el sótano" (1995) o "Una historia de amor y oscuridad" (2003), son algunos de los títulos destacados.

En su faceta periodística, Amos Oz colaboró durante mucho tiempo con el ahora desaparecido diario laborista Davar y ahora lo hace con el Yedioth Ahronoth. Fue militante del Partido Laborista y en los 90 optó por el partido de izquierda Meretz.

Caballero de la Legión de Honor en Francia en 1997, entre otras numerosas distinciones de rango internacional, A mos Oz también recibió en 2005 el Premio Goethe en Alemania y en 2006 obtuvo el Premio Banco del Libro de literatura infantil y juvenil de Venezuela por "La bicicleta de Sumji". Treinta y cinco candidaturas de 23 países aspiraban a este galardón, el cuarto de los ocho Príncipe de Asturias 2007, que otorga la fundación Príncipe de Asturias desde 1981, dotados con 50.000 euros y una copia de una escultura de Joan Miró.

Hasta ahora fueron anunciados el de Cooperación Internacional, que distinguió al ex presidente estadounidense Al Gore al frente de la Alianza para la Protección del Clima; el de Artes, concedido al músico estadounidense Bob Dylan y el de Investigación Científica y Técnica que galardonó a los científicos británico Peter Lawrence y español Ginés Morata.

En las próximas semanas se fallarán los correspondientes a Comunicación y Humanidades y Ciencias Sociales. Los Premios Príncipe de Asturias de Deportes y Concordia se fallarán en septiembre. La entrega de estos premios se llevará a cabo, como es tradicional, en octubre, en una solemne ceremonia en el teatro Campoamor de Oviedo, en presencia de los príncipes de Asturias y de la reina Sofía.

Fuente: AFP

En esta Nota