jueves 05 de agosto de 2021
ECOLOGíA Informe de la ONU
22-06-2021 23:22

Olas de calor: un aumento de la temperatura global de 2°C será la próxima amenaza mortal

Existen un 40% de probabilidad de que el techo de +1,5 ºC sea superado en los próximos cinco años, según la Organización Meteorológica Mundial. Dicho incremento "tendría consecuencias graves durante siglos, hasta irreversibles".

22-06-2021 23:22

Las olas de calor en el mundo serán probablemente cada vez más mortíferas al superar los límites de resistencia del organismo humano, según el borrador de un informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU.

Esto se debería principalmente a la combinación entre las altas temperaturas y mayor humedad, en un fenómeno llamado "temperatura húmeda". Este último se mide utilizando un termómetro de bulbo  y se expresa mediante el valor TW.

Teniendo cuenta que el cuerpo no puede perder calor si la TW exterior es superior a la suya, un gran número de científicos coinciden en que el ser humano no podría sobrevivir por mucho tiempo con un temperatura por encima de los 35 ºTW.

Calentamiento Global
Integrante del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) expone sobre el Acuerdo de Paris.

El Acuerdo de París en 2015 buscó limitar el calentamiento a +2 ºC respecto a la era preindustrial o a +1,5 ºC de ser posible. Esto mismo con la intención de evitar la llegada de las olas de calor antes descriptas. Sin embargo, el panorama actual es desalentador.

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) estima que hay 40% de probabilidades de que el techo de +1,5 ºC se supere al menos durante un año en el próximo lustro. Dicho aumento "tendría consecuencias graves durante siglos, hasta irreversibles".

A los +2 ºC, "1.700 millones de personas adicionales estarán expuestas a temperaturas muy altas, 420 millones a temperaturas extremas y unos 65 millones a canículas excepcionales una vez cada lustro", estiman desde la IPCC.

Ola de calor EE.UU
Ciudadano estadounidense procede a refrescarse, escapando a una ola de calor en el territorio.

En el caso extremo alcanzar los +2,5°C, las temperaturas lograrían superar frecuentemente los 35 ºTW" en varias partes del mundo, siendo las poblaciones de las megalópolis tropicales de los países en desarrollo las más afectadas. 

Otras regiones que también podrían verse amenazadas son China central y el oeste de Asia, donde "las temperaturas extremas del termómetro húmedo se acercarán y seguramente superarán los límites fisiológicos humanos establecidos".

"En estas regiones, la población urbana aumenta fuertemente a la vez que planea la amenaza de canículas mortales", explica Steffen Lohrey, principal autor del estudio en que se basa el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático.

Falta de agua, hambre y más enfermedades: consecuencias de las olas de calor 

Como resultado del aumento de la temperatura global, el hambre podría afectar en 2050 a hasta 80 millones de personas más que en la actualidad, si no se reducen rápidamente las emisiones de gases de efecto invernadero

En aquel año, por ejemplo, hasta el 40% de las regiones de arrozales de India podrían haber perdido en productividad. "Lo peor está por llegar y afectará a las vidas de nuestros hijos y nietos", alertó el informe difundido por la Organización de las Naciones Unidas. 

A medida que esto ocurra, también se acrecentará la falta de micronutrientes esenciales. En cuanto a la inflación, los precios de los alimentos aumentarán casi un tercio también aquel año, lo que situará a otros 183 millones de personas al borde del hambre.

El dióxido de carbono alcanzó su nivel más alto en más de 4 millones de años

A nivel medioambiental, las olas de calor acelerarán el deshielo de los glaciares montañosos, fuente esencial para 2.000 millones de personas, lo que podría "crear o exacerbar tensiones" para el acceso al agua en diversas partes del planeta.

Junto a ello, la mitad de la población mundial podría verse expuesta a patógenos como el dengue, la fiebre amarilla y el zika en 2050, a medida que el calentamiento amplía las zonas habitables para mosquitos y otras especies vectoras de enfermedades.

La malaria y la enfermedad de Lyme podrían volverse más graves y el número de muertes infantiles por diarrea podría aumentar. También aumentarán "de forma sustancial" las enfermedades asociadas con la calidad del aire y la exposición al ozono.

JFG