ESPECTACULOS
crónica de la primera noche "swiftie"

Taylor Swift en Argentina: un primer show cargado de emoción con la "multitud más épica que jamás haya existido"

A lo largo de tres horas y con más de 40 canciones interpretadas, la artista estadounidense supo emocionar a las más de 70 mil personas presentes en el Estadio Monumental.

Taylor Swift
La cantante estadounidense se presentó por primera vez en el país, ante un estadio repleto | @irishsuarez

"Ahora estoy viendo lo que probablemente sea la multitud más épica que jamás haya existido", exclamó Taylor Swift ante más de 70 mil espectadores que ovacionaban y gritaban su nombre. En el primero de tres conciertos en Buenos Aires, que se trató además de la primera presentación de la artista en Argentina, la cantante estadounidense hizo vibrar el Estadio de River durante más de tres horas, en un espectáculo que realizó un recorrido por toda su carrera musical y estuvo acompañado por efectos especiales, escenografías y cambios de vestuarios.

La gira es una celebración de las diferentes etapas de su carrera musical que comenzó hace casi veinte años y que mezcla los clásicos de sus inicios con las novedades que fue incorporando en un repertorio que incluye canciones de cada uno de sus diez álbumes de estudio. El espectáculo estuvo dividido en diez actos, cada uno en honor a un disco distinto, por lo cual cada segmento tuvo su propia escenografía, vestuario e imágenes alusivas a un período de su proyecto.

Cómo es The Eras Tour, la gira con la que Taylor Swift se presenta en Argentina

Esto no le gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

Cuando ya cayó el sol, cerca de las 20:45, se mostró en las pantallas gigantes un reloj que recordaba al disco Midnights. La cuenta regresiva llegó a cero y comenzó a escucharse "Miss Americana & The Heartbreak Prince", lo que indicaba que la primera "era" (nombre que le da la artista a cada álbum) sería Lover.

Tras la salida de bailarines flameando banderas rosas y naranjas, llegó el momento más esperado de la noche: Swift apareció en medio del escenario, portando un enterizo rosa con brillos y botas a juego hasta la rodilla, una novedad dentro de su ya conocido vestuario. Ante la inmensa aclamación del público, la cantante se tomó unos momentos para absorber y agradecer la energía en la previa al show, algo que se repetiría en numerosas ocasiones a lo largo del recital.

Las eras de Taylor Swift: un recorrido por su carrera musical

El primer acto correspondió a Lover, el séptimo disco que vio la luz en 2019, y arrancó con "Miss Americana & The Heartbreak Prince", "Cruel Summer" y "The Man", las tres canciones elegidas como introducción a este viaje por su discografía. En la previa a "The Man", volvió a agradecer al público: "Buenos Aires, todos ustedes me hacen sentir increíble, excelente. Me hacen sentir como si pudiera ser... el hombre", esto último en un juego de palabras para dar paso al tema homónimo.  Luego fue el turno de "You Need to Calm Down", "Lover" y "The Archer", que dieron cierre al primer bloque.

El segundo acto fue el de Fearless, el segundo álbum que lanzó 2008, y que incluye algunas de las pistas más queridas de la artista. "You Belong With Me", "Fearless" y "Love Story" pusieron a los fanáticos a cantar en uno de los momentos más reminiscentes y emotivos de la noche.

Taylor Swift

El tercer acto rindió tributo a Evermore, el noveno disco que salió en 2020 como un regalo para los fans con la idea de agradecer el cariño recibido y acompañarlos con música durante la pandemia de coronavirus. En esa parte del concierto, el escenario se convirtió en un bosque con árboles altos. Una de las canciones más coreadas de ese setlist fue "Willow", siendo que también se destacaron "Tis The Damn Season" y "Marjorie".

Durante su interpretación al piano de "Champagne Problems", la cantante se equivocó en la letra, ante lo que ella y el público rieron: "Lo siento. Tuve dos meses de descanso. Practiqué esto muchas veces antes de esta noche. Un segundo...". Acto seguido, "pidió permiso" para retomar la canción desde el inicio, lo que provocó que los espectadores ovacionaran. Luego fue el turno de "Tolerate It", donde el piano pasó a ser tocado por una de las integrantes de la banda para que Swift interpretara una escena junto a uno de sus bailarines, Raphael Thomas, donde una pareja parecía discutir en una mesa.

Taylor Swift

El cuarto acto estuvo dedicado a Reputation, de 2017. Luego de que una serpiente, ícono de esta "era", se apoderara de las pantallas del escenario, la cantante apareció usando un catsuit asimétrico en color rojo y negro con lentejuelas y brillos, que presentaba el dibujo de una serpiente. El conjunto lo completaba unas botas del mismo estilo. Durante esta tanda, la artista interpretó las canciones "…Ready For It?", "Delicate", "Don’t Blame Me" y, la favorita del público, "Look What You Made Me Do", que contó con la presencia de las "olds Taylors" (sus versiones de las "eras" anteriores), las cuales estaban en cajas de vidrio que se rompían.

El quinto acto se ocupó de Speak Now, el tercer disco que salió en 2010, y fue representado por la balada "Enchanted" y "Long Live". Para esta sección, utilizó un vestido violeta de estilo princesa. Además, como en todos los otros bloques, las pulseras LED de los espectadores se iluminaban de acuerdo al color característico de cada "era", por lo que el Monumental se tiñó de violeta durante esta sección.

Taylor Swift

El sexto acto correspondió a Red, el viraje de la artista hacia un sonido más pop que lanzó en 2012, y que contó con hits indiscutibles que hicieron saltar a la fama mundial: "22", "We Are Never Ever Getting Back Together" y "I Knew You Were Trouble". Al tratarse de algunas de las canciones más conocidas de Swift, el público enloqueció, al punto tal de que en algunos tramos no se podía oír a la cantante por los gritos de los espectadores. En este bloque, el Monumental fue iluminado de color rojo gracias a las pulseras LED.

Durante la interpretación de "We Are Never Ever Getting Back Together", hubo un "guiño" para el público argentino. En el estribillo de la canción, en lugar de decir la línea "like ever" ("nunca"), uno de los bailarines dijo "ni en pedo", lo que generó sorpresa y ovación por parte del público. Sumado a esto, cuando fue el turno de "22", Taylor entregó su sombrero a una niña que se encontraba entre los espectadores, lo cual es habitual en sus conciertos.

Taylor Swift

El séptimo acto, dedicado a Folklore, de 2020, contó con la interpretación de "the last great american dynasty" como uno de los momentos más teatrales de la noche, con bailarines vestidos de época en trajes coloridos y una escena coreografiada que también incluía una cabaña, característica de la estética del disco. Las otras canciones que interpretó durante esta "era" fueron "the 1", "betty", "august", "illicit affairs", "my tears ricochet" y "cardigan".

El octavo acto perteneció a 1989 y fue una sucesión de hits que empezó con "Style" para pasar después a "Blank Space", el himno bailable "Shake it off", seguido por "Wildest Dreams" y "Bad Blood". Durante la interpretación de "Blank Space", la artista hizo tributo al video musical de la canción donde destruye un auto con un palo de golf. Además, también hubo bailarines que pasaron con bicicletas en la pasarela a lo largo de los temas.

Taylor Swift

El noveno acto fue uno de los momentos más esperados de la noche porque Swift tocó la guitarra y el piano en un pequeño set acústico que incluyó las canciones sorpresa "The Very First Night", perteneciente al álbum Red (Taylor's Version) y "Labyrinth", de Midnights. En el primer caso, la intérprete indicó que escogió esa canción ya que se trataba de "la primera noche de la gira sudamericana".

Luego de las tan ansiadas canciones sorpresa, Taylor se lanzó contra el suelo del escenario, sumergiéndose en una especie de océano ficticio que se fusionaba con las visuales de "Lavender Haze", de su disco Midnights. De esa manera, la cantante dio paso a la décima y última "era" de la noche.

Taylor Swift

El acto final fue el de Midnights, que salió el año pasado, y pasó por algunas canciones de ese disco imprescindibles como "Lavender Haze", "Anti-Hero" y "Midnight Rain". También interpretó "Vigilante Shit", "Bejeweled" y "Mastermind", siendo que en esta última la escenografía simulaba un tablero de ajedrez, el cual Swift controlaba con sus pisadas cual mente maestra.

Para finalizar el set y el concierto, la elegida fue "Karma", con una performance en la que los fans lo dieron todo junto a la celebridad, cantando con ella hasta el final. Durante la interpretación de dicho tema, los bailarines utilizaron camperas brillantes de distintos colores y la pista culminó con un estallido de papeles de colores. Cuando terminó la canción, los bailarines y Taylor se alinearon en el escenario y realizaron una reverencia al público, el cual respondió con gritos y aplausos.

La reacción ante la pasión del público argentino

Después de este set de alrededor de tres horas y más de cuarenta canciones, la artista se despidió de los Swifties finalizando así la primera noche del encuentro tan esperado. A pesar de estar acostumbrada a la pasión de sus fans en todo el mundo, en numerosas ocasiones demostró su asombro ante la vehemencia del público argentino.

Por ejemplo, en diversas oportunidades se detuvo antes de comenzar a cantar para agradecer el apoyo de los espectadores, lo cual acompañó con besos hacia el estadio y dibujando corazones en el aire. "Oh My God" (Por Dios), exclamó a lo largo de la noche en respuesta a una multitud que no paró de corear su nombre. "¿Dónde estuvieron toda mi vida?", preguntó al público.

"En la primera vez que visité Argentina, ustedes decidieron agotar tres estadios como bienvenida", celebró Swift al inicio del concierto. Incluso agradeció a los fanáticos que estuvieron acampando en la vereda del Monumental: "Sé que estuvieron acampando, no lo creí hasta que vi el video. Muchas gracias por eso, son muy apasionados". Sumado a esto, llegó a manifestar que era tal la potencia de los gritos de los espectadores que no podía escuchar lo que reproducía su auricular.

Asimismo, la cantante hizo un "pedido especial" a sus fanáticos. En una parte del concierto, explicó que las canciones que había escrito le recordaban a distintos episodios de su vida debido a que eran autobiográficas. A raíz de eso, realizó un paralelismo con el significado que le daba a sus composiciones y manifestó: "Quiero que cuando escuchen otra vez estas canciones recuerden este momento tan especial”.

Gi