martes 06 de diciembre de 2022
INTERNACIONAL periodismo militante

Maduro armó una ‘corpo’ mediática en Venezuela

A la “prensa hegemónica” chavista ahora se le suma el mayor diario del país. Antes de esa compra, el gobierno había asegurado que el 52% de los medios era oficialista.

08-06-2013 04:06

La Revolución Bolivariana también se juega en los medios de comunicación. Esta semana, la Cadena Capriles, uno de los principales conglomerados del país, fue vendido a un grupo inversor vinculado al Ejecutivo venezolano. Así, el gobierno de Nicolás Maduro amplió y relanzó el plan de su antecesor Hugo Chávez: comprar empresas periodísticas y crear medios oficialistas que respalden al régimen que gobierna Venezuela desde 1999.

El presidente de la cadena, Miguel Ángel Capriles López, confirmó la venta del consorcio con todas sus empresas, marcas informativas, productos y activos. Entre ellos está el diario Últimas Noticias, el periódico de mayor circulación en el país caribeño, el diario El Mundo y el rotativo deportivo Líder. “La estructura organizativa, planes y proyectos de la empresa siguen de acuerdo a lo establecido y los actuales directores de las marcas informativas continúan en sus funciones”, informó el directivo. Capriles López es pariente lejano del líder opositor Henrique Capriles Radonski, quien no tiene ninguna participación en la empresa.

La venta de la Cadena Capriles sería por unos 140 millones de dólares. Según el diario digital La Patilla, el empresario que habría adquirido el conglomerado fue el banquero Víctor Vargas, presidente del Banco Occidental de Crédito y vinculado al poder chavista.

La operación de Cadena Capriles es la segunda gran venta en el mundo de los medios venezolanos en las últimas semanas, después de que a mediados de mayo se confirmara la compra del canal Globovisión –el único de línea crítica con el gobierno– por parte del empresario bolivariano Juan Domingo Cordero. Aunque en un primer momento Cordero había declarado que no habría cambios de personal ni de línea editorial, el conductor Kico Bautista fue despedido a los pocos días, por tener un perfil marcadamente antichavista.

Estas nuevas adquisiones llegan pocas semanas después del escándalo mediático y judicial protagonizado por Mario Silva, el polémico conductor de La Hojilla, el programa favorito de Chávez. En esa grabación, el operador político chavista habría confiado a Aramís Palacios, jefe de inteligencia cubano, dudas sobre el resultado electoral, sospechas de corrupción en el gobierno y maniobras de Diosdado Cabello contra Maduro.

Además, el chavismo cuenta con el canal estatal Venezolana de Televisión (VTV) y el diario público El Correo del Orinoco, fundado por Simón Bolívar en 1818 y reeditado por Chávez en 2009. A su vez, el ex líder bolivariano habría intentado comprar en 2012 el diario español Público para difundir sus actos de gobierno en el extranjero. Sin embargo, no hubo acuerdo con los accionistas y el diario de izquierda fue cerrado.

Para especialistas en la industria de medios, las ventas de la Cadena Capriles y de Globovisión son la transición hacia una nueva “hegemonía mediática” chavista. “El clima de esta nueva política hegemónica no se expresa tanto en sanciones sobre los medios, sino en reuniones a puerta cerrada entre el poder político para esperar coberturas más complacientes”, opinó Andrés Cañizález, experto en comunicaciones y profesor de la Universidad Católica Andrés Bello.

En mayo, el presidente Maduro había llamado a los dueños de medios de comunicación privados a disminuir la confrontación mediática, luego de que un mes antes los había desafiado a tomar postura tras unas elecciones que lo dieron ganador por un estrecho margen de 1,49% de los votos por encima del opositor Capriles, quien cuestionó ese resultado. “Es la hora de la definición –les dijo el mandatario en cadena nacional–. ¿Están con la patria o van a volver a estar con el fascismo?”.

Según un estudio del Ministerio del Poder Popular para la Comunicación y la Información realizado en 2011, el mapa de medios en Venezuela está conformado por 1.446 radios, 193 canales de televisión y 334 medios impresos. De ese total, según el organismo, el 52% tenía una relación favorable al ex presidente Chávez, mientras que 24,9% estaba a favor de la oposición.

En pleno debate por el rol del periodismo, el chavismo controla un monopolio abrumador sobre la prensa venezolana. Y, ahora, amenaza con expandir aún más su largo brazo comunicacional.

En esta Nota