MODO FONTEVECCHIA
LA APERTURA DE MODO FONTEVECCHIA

Día 74: Lo importante es la platita, la salud va y viene  

El Gobierno eligió a los sindicatos como sus enemigos principales mientras continúa con un ajuste rápido y voraz y apela a que la sociedad lo pueda tolerar.

Javier Milei
Javier Milei | Agencia NA

"Ayer fue el turno de los trenes, hoy le toca a los trabajadores de la salud, el lunes habrá un paro de trabajadores estatales y en el medio están los docentes que, por ahora, levantaron su medida de fuerza porque los llamaron a una paritaria, y los jubilados que ya tienen confirmado un aumento que no llega al 30% en un trimestre que puede alcanzar el 70% de inflación" expresó Alejandro Gomel en la apertura de Modo Fontevecchia, por Net TV, Radio Perfil (AM 1190) y Radio Amadeus (FM 91.1) de este jueves 22 de febrero de 2024.

En medio de la crisis económica el Gobierno parece encontrar el enemigo perfecto. La entelequia de la casta empieza a tener un nombre y es el de los sindicatos. En cualquier encuesta de opinión pública, los que están al tope del rechazo son los jefes gremiales y el oficialismo argumenta que las medidas de fuerza son de parte de los sindicalistas y en contra de "la gente". 

El paro ferroviario no tuvo ningún tipo de freno de parte del Gobierno que no llamó a conciliación obligatoria y luego aprovechó para victimizar a la sociedad y construir a su antagonista mientras desarrolla el plan económico.

Esto no le gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

El Gobierno asegura que la gente va a aguantar el ajuste que empieza a encabezar los registros históricos en todo el mundo por su dureza y su rapidez. Desde el oficialismo apuestan al desgaste de la sociedad con el peronismo aunque, más allá de la confianza que pueda tener la población en las medidas económicas del Gobierno, queda la disyuntiva acerca de si las familias podrán resistir con la reducción del poder adquisitivo de los salarios.

Los enemigos del Gobierno

El listado de enemigos del Gobierno también incluye a los mandatarios provinciales, y "el nido de ratas" del Congreso, tal como lo calificó el propio Javier Milei que se recuesta en "la gente de bien" y el 56% de votos que consiguió en el balotaje de las últimas elecciones presidenciales. 

Manuel Adorni fue una de las primeras voces del oficialismo en expresarse en contra del paro de trenes y apeló a un juego de palabras para victimizar al Gobierno y a la sociedad y asegurar que los gremialistas "de fraternos no tienen nada porque dejaron a un millón de personas a pie" en relación al sindicato La Fraternidad que realizó la medida de fuerza.

El vocero presidencial fue más allá y señaló que el Gobierno reaccionará contra los que se sumaron a la medida de fuerza: "se están evaluando todas las medidas de fuerza para que este paro no quede sin responsables y sin consecuencias". 

La "maquinita" de pesos en la era Milei: cuánto emitió el Banco Central y con qué fines

Lejos de discutir cómo lograr que las propuestas salariales compensen los altos índices de inflación de los últimos meses, Oscar Zago, presidente del bloque de La Libertad Avanza en Diputados, también apeló a la victimización del Gobierno y de la sociedad ante las medidas de fuerza: “Van a seguir teniendo de rehenes a toda la población. Están convencidos de que es el camino correcto y les encanta tener atrapada a la sociedad”.

El que salió a responderle a Adorni y a Zago fue Omar Maturano, líder del sindicato La Fraternidad que hasta último momento esperó el llamado a conciliación obligatoria: "esto no es libertad, es una monarquía o una dictadura".

La disyuntiva de los gobernadores de Juntos por el Cambio

En medio de la discusión con los ferroviarios, se reúne la comisión bicameral para empezar a tratar el DNU que ya llegó a la Corte Suprema y se agudiza la pelea entre el Gobierno y los mandatarios provinciales

Algunos están posicionados en la vereda de enfrente, especialmente los peronistas, incluído el curioso caso de Martín Llaryora que no quería estar en las antípodas del Gobierno, pero allí lo ubicó el propio Javier Milei. Otros gobernadores responden al PRO o al radicalismo y se encuentran en la disyuntiva acerca de dónde ubicarse en esta disputa sin quedar pegados al peronismo, pero tratando de no dejarse pisotear por el Gobierno nacional.

Rogelio Frigerio es uno de los que caminan por esa cornisa. El gobernador de Entre Ríos trata de mostrar cierta autonomía y marca la necesidad de que Javier Milei tenga éxito: "necesitamos que al Gobierno le vaya bien porque los argentinos no damos más. Esta situación no se aguanta más, hay 60% de pobreza producto de las políticas populistas de los últimos años en el país. Yo no quiero que vuelva el kirchnerismo".

Convocaron a la comisión bicameral para tratar el DNU de Javier Milei

El gobernador se enfrenta al mismo dilema que una gran parte de la sociedad. No quiere un retorno de los gobiernos peronistas, pero tampoco puede soportar un ajuste como el que está implementando el Gobierno. 

Desde el oficialismo apuestan a que la población va a aguantar: "Va llevar tiempo, no es fácil, pero estamos manejando una situación heredada del kirchnerismo. Con tal de no volver a verle la cara a los mismos de siempre, la gente está dispuesta a bancarse lo que se ha bancado siempre y un poco más también" aseguró Martín Menem, presidente de la Cámara de Diputados.

La disyuntiva de la sociedad es la misma que tiene el Fondo Monetario Internacional que tiene representantes reunidos con el Gobierno. Ya se juntaron con Luis Caputo, hoy lo harán con Javier Milei, pero también tendrán un encuentro con la CGT para evaluar la viabilidad del ajuste y saber si va a poder sostenerse en el tiempo.

Encuesta | Milei sufre el desgaste de la gestión, el opositor que crece y la sorpresa del Papa

El ministro de economía habló sobre la posibilidad de trazar un nuevo acuerdo con el FMI que reemplace el negociado por el gobierno de Alberto Fernández y que fue incumplido en numerosas oportunidades. Además volvió a remarcar la importancia de que la sociedad soporte el ajuste: "no hay otra alternativa, la otra era la hiperinflación, por eso el pedido es que sigan aguantando que en tres años vamos a ser otro país". 

El Gobierno sigue apostando a la recuperación "en v" una vez que la inflación se reduzca a un dígito. Los economistas mantienen la duda de cuánto tiempo puede sostenerse el valor del dólar oficial sin una devaluación brusca y cuánto puede resistir la calle y las empresas al plan económico de ajuste.

ADP