MODO FONTEVECCHIA
ELECCIONES 2023

Sergio Berensztein: "El kirchnerismo está a punto de hacer su peor elección"

El analista político aseguró que el Frente de Todos podría recibir una severa derrota electoral. Además, el avance de la mirada privatizadora y la pretensión de que el Estado se minimice.

Sergio Berensztein
Sergio Berensztein | Captura de Youtube

Sergio Berensztein, analista político, aseveró que "simbólicamente, el peronismo va ser un partido más, no el partido del poder". La derrota electoral que podría sufrir el PJ en las elecciones, la alta efectividad de Axel Kicillof en Buenos Aires y la fuga de votos hacia Javier Milei, en Modo Fontevecchia, por Net TV y Radio Perfil (FM 101.9).

Hablás de una derrota tridimensional del kirchnerismo: en lo político, en lo simbólico y en lo cultural. ¿Cómo es eso?

Estamos especulando respecto de una elección que todavía no ocurrió, pero uno mira las tendencias de opinión pública, analiza el tablero política electoral y me parece que surgen tres elementos.

Esto no le gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

Por un lado, el piso del kirchnerismo sigue siendo relativamente alto, pero su techo está en torno al tercio de los votos, un poco menos, 31 o 32%. El kirchnerismo está a punto de hacer su peor elección. Y, lamentablemente, para Cristina, este es un dato que puede ser no modificable, independientemente de la fórmula que ella elija.

Sarlo: "CFK es la dirigente que más ha tomado rasgos de monarca"

Es una derrota muy significativa que refuerza un hecho que ya veíamos en las últimas elecciones y es que en la zona más moderna, en la zona centro del país, el voto peronista venía ya perdiendo terreno. Esto se va a profundizar significativamente en estas elecciones mirando de oeste a este: Mendoza, San Luis, Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos, La Pampa, Buenos Aires y Capital Federal.

Entonces, hay una derrota política muy seria con la gran pregunta y es cómo hace el peronismo para sobrevivir en la oposición, teniendo en cuenta la importancia relativa que adquirieron las redes clientelares y los mecanismos adscriptivos de poder que requieren de recursos públicos para funcionar.

El punto número dos es la derrota simbólica, aquí básicamente lo que está en juego es el hecho de que el peronismo siempre se vio así mismo como el partido del poder, como el partido del pueblo. Este jueves, Cristina dijo claramente "yo soy del pueblo y no me muevo".

Artemio López: "No sé ni qué va a pasar en las PASO"

El problema es que esta definición, este sujeto, el pueblo, que por supuesto es muy inteligente por parte de ella, por el primer punto (derrota política que puede sufrir), quedaría resumido a un núcleo bastante acotado del electorado y la sociedad argentina. Uno que le da a ella posibilidades de influir pero con grandes limitaciones.

Simbólicamente, el peronismo va ser un partido más, no el partido del poder, algo que ocurrió con otros partidos en la región, desde el PRI en México, PDV en Brasil, el Partido Demócrata Cristiano en Chile y el Partido Colorado de Uruguay.

Todos los que gobernaron y que eran vistos como "del poder" y quedaron ahora en una situación de debilidad relativa, como parte de otras coaliciones (a lo sumo) o como el caso de Andrés Manuel López Obrador, que creo que es un ejemplo que hay que seguir. Lo que ocurre es que lo nuevo toma parte de lo viejo y él se transforma, con un partido distinto, que se llama Morena, en líder empirista tradicional pero con un PRI formal hecho pedazos.

Fidanza: "Es probable que CFK se termine inclinando por Wado"

¿Le pasará lo mismo al peronismo? Veremos quién gana en estas elecciones en octubre.

Luego, está la cuestión que a mí me interesa más y es el tercer punto, que es el cultural. Porque hemos visto en los últimos tiempos un giro de la sociedad argentina, en términos de preferencia subyacente de valores, donde se abandona esta especie de consenso populista que durante bastante tiempo predominó, casi dos décadas, y hay un giro hacia valores pro mercado, la estabilidad, un rechazo a la inflación, y al Estado.

Si hoy le preguntás a los argentinos, más del 56% estaría dispuesto a privatiza Aerolíneas Argentinas e YPF, que son dos íconos, en términos simbólicos culturales de nacionalismo intervencionista argentino, de la idea de Estado grande que, curiosamente, Cristina reivindica.

Paradójicamente, hace una pirueta interesante desde el punto de vista narrativo y dice "Estado grande con deuda chica" y no "Estado chico con deuda grande". Ella tiene esa especie de fijación con la cuestión del endeudamiento, algo generacional teniendo en cuenta que su vida adulta política estuvo muy vinculada a la crisis de la deuda de fin de la dictadura.

Pese a la presión K para que no haya PASO, Daniel Scioli ratificó que se presentará: "Voy igual"

Lo que estamos viendo en la sociedad argentina es un giro hacia un Estado más limitado, con un sector privado más significativo. Creo que esa la derrota más dura, la cultural. Un giro de Argentina hacia posturas un poco más comunes en la región y en el mundo, donde efectivamente, y cómo dice la Constitución, "el capitalismo es la base de generación de valor en un país como Argentina".

Y ese techo que tendría Cristina, el kirchnerismo y arrastra el peronismo en ese contexto, entre el 25% y el 30%, ¿se modificaría si eligieran un candidato que trascendiera a lo que significa el kirchnerismo, como Sergio Massa, que pueda estar más cerca de lo que podría ser Horacio Rodríguez Larreta?

Había muchas especulaciones en ese sentido. Que Cristina frote una vez más la lámpara hacia un candidato moderado y hay una larga historia, más allá de Massa, que justifica un poco esa especulación. Porque si se mira hacia atrás, Julio Cobos era un candidato moderado, Amado Boudou también.

Boudou venía de CEMA, junto con el propio Massa, del contexto liberal...

Exacto. Y luego, tanto la elección de Daniel Scioli y Alberto Fernández enfatiza esta idea de que cuando Cristina tiene que elegir candidato, se sesga a hacia moderados. Por supuesto que hay excepciones, como Axel Kicillof en Buenos Aires, que fue una movida exitosa. Está claro que ahí falta una mayoría relativa para ganar, no hace falta el 45%.

Alemán: "La política argentina tiene una atención que en Europa no se ve"

No hay balotaje en Buenos Aires...

Claro. Entonces, eso también le brinda cierta ventaja Axel. Ella tiene una trayectoria de elegir candidatos moderados para cargos ejecutivos de primera magnitud. Incluso en la Ciudad Buenos Aires pasó lo mismo con Daniel Filmus.

¿Podría Massa superar ese umbral? Aparecen dos dudas. Primero porque Massa es el ministro de Economía, y la gran pregunta es cómo evolucionará la economía de acá a las elecciones. Tiene, indudablemente, un desafío enorme y estas semanas son cruciales si consigue o no ayuda tanto de China, Brasil y, sobre todo, del Fondo Monetario.

Por algo Cristina lo puso en primera fila ayer al lado de Wado de Pedro, y en todo caso, de Axel, como mostrando que está respaldada por estos eventuales candidatos, y creo que esa posibilidad está.

El otro desafío de Massa es lograr recomponer un liderazgo que venía desgastado, en la Diputados no había logrado centralidad, como ministro depende de los resultados, de su legitimidad de ejercicio y hay que ver qué campaña puede llegar a hacer, pero yo tengo ahí mis reservas respecto de su potencial atractivo electoral en un contesto tan complejo como el actual.

Las definiciones clave de Cristina Kirchner en el acto por los 20 años del kirchnerismo

Claudio Mardones (CM): La foto de ayer del escenario de Plaza de Mayo dejó una serie de interrogantes, pero también sembró incógnitas dentro de Juntos por el Cambio.

El PRO va hasta hora con dos precandidatos, se anuncia una contienda entre Diego Santilli y Néstor Grindetti, todavía no está claro el rol del radicalismo, pero también incluso Maximiliano Abad advirtió que, así como están, tienen posibilidades de perder en estas próximas elecciones por la gobernación de Buenos Aires.

Desde su punto de vista, ¿cómo ve que está configurándose la interna de JxC para poder llegar a una condición competitiva por la Provincia? ¿Ve que están en condiciones de competir o que estas PASO en la buscada mayoría del 50 más 1 para ganar Buenos Aires?

Una aclaración es que no tengo datos recientes de la Provincia.

Interna del PRO: la negociación por las PASO en la provincia de Buenos Aires resquebrajó la alianza

Veo que, primero, acá hay una especie de cuestión que se instaló en el país y es que las PASO son un problema, es decir, que lejos de ayudar a destinar a elegir buenos candidatos y ha permitido a la sociedad conocer las propuestas de los diferentes partidos y de los candidatos que pujan por las candidaturas en los respectivos partidos, las PASO son un dolor de cabeza que hay que transitar.

Pero que si uno no saca más votos que otros partidos significa una especie de cápito diminutos de cara a las elecciones ejecutivas de octubre.

No me queda claro de dónde sale eso. Entiendo que muchos actores lo piensan. En los diálogos que sostengo es casi un lugar común, pero no tiene ningún respaldo metodológico porque, entre otras cosas, el número observaciones que tenemos es tan bajo que no se puede hacer una teoría de cuál es el impacto de las PASO en el entorno político.

En todo caso, la pregunta es cómo las aprovecha. Eso se instaló. Massa defiende esa idea de que hay que llegar como candidato único, no podemos dar ventajas.

La izquierda irá a internas: la fórmula Solano-Ripoll enfrenta a Bregman-Del Caño en las PASO

¿Por qué es dar ventajas competir por una candidatura? No entiendo el razonamiento, pero más allá de eso, creo que aquí hay un problema para JxC, porque curiosamente el peronismo, después de una gestión no demasiado exitosa de Kicillof, efectivamente tiene chances de ganar, y esto ocurre con o sin candidato único.

Vale decir, no sé por qué con un candidato único la oposición o JxC tendría, efectivamente, más chances de triunfar que si tuviesen varios candidatos, dos o más, en las primarias. Sobre todo y hay que aclarar, no tenemos idea de esa sorpresa que supuestamente está guardándose Javier Milei de cuál será su candidato en la Provincia.

CM: Esa es la gran pregunta...

Porque eso será clave para entender, en todo caso, qué volumen electoral queda a disposición para las otras candidaturas. Si es cierto, como muchos argumentan, que un ex voto típicamente peronista está girando hacia Milei es un dolor de cabeza para todos, no solamente para JxC.

Milei quiere la dolarización, pero aún no tiene plan

CM: Este escenario previo a las PASO terminó de corporizar un nivel de fragmentación importante del voto del arco de derecha y también de ultra derecha. Claramente tiene su peso Milei en el oficialismo, pero también en JxC.

¿Cree que este elemento también no se define qué es lo que pasará con Fernando Burlando, pero había algunas mediciones que le daban una porción importante de voluntades en la contienda?

¿Piensa que ese nivel de fragmentación es lo que también pone en otro lugar a la interna de JxC, no saber qué pasa con Burlando y tampoco saber quién será el candidato de Milei?

El FR se reunió con Máximo y pidió que no haya PASO

Los candidatos con boleta corta pueden tener alguna importancia, pero nunca son determinantes, se quedan con un porcentaje enemistado de los votos. Si Burlando no va con una candidatura, en la medida que se desdoble a la elección en la Provincia a presidente y a senador, quiero ver cuántos votos saca, sobre todo, teniendo en cuenta el esfuerzo de la fiscalización que requiere la Provincia, que es realmente gigantesco (35 mil o 40 mil fiscales).

Mirando en conjunto, por lo menos históricamente, el voto de derecha y centroderecha nunca fue mayoritario. Hay un giro hacia el centroderecha, pero por lo menos en mis estudios no queda claro que haya un volumen tan enorme del voto de derecha como para que una fragmentación de ese voto pueda ser muy decisiva en el resultado final.

La estrategia de Cristina Kirchner para las candidaturas del Frente de Todos

Vale decir que cuando uno mira el electorado de la Provincia, es un típico electorado con una distribución de lo que se denomina "normal", donde el centro sigue siendo algo así como el 60% del total del electorado. Esa es la pelea, y ahí lo que yo creo es que hay, por un lado, un interrogante enorme respecto del conurbano y luego el voto del interior de Buenos Aires, que tiene otras características, es el 40% casi del voto total de ese distrito.

Yo miraría mucho lo que pasa ahí. Hay ciudades fundamentales, como Mar del Plata, y en ese sentido las candidaturas nuevas, a la corta o a la larga, chocan con la importancia que siguen teniendo los aparatos. Cuidado con eso, en Argentina el sistema de votación para que los viejos aparatos sigan teniendo una importancia fundamental en el proceso electoral.

BL JL