Despejado
Temperatura:
10º
Ciudad:
Buenos Aires
viernes 20 de septiembre de 2019 | Suscribite
POLICIA / una victima lo califico como “el peor monstruo”
sábado 20 julio, 2019

Lorenzo, el cura confesor de Grassi que "odia a las mujeres" y tiene tres denuncias por abuso

Hasta abril era el capellán del Servicio Penitenciario Bonaerense. En los próximos días podrían citarlo a indagatoria. Las duras acusaciones: baños con menores, campamentos sexuales y fiestas con alcohol.

por Leonardo Nieva

Poder. Eduardo Lorenzo, en una misa junto a María Eugenia Vidal. Foto: Plusnoticias

El relato desgarrador de un joven, que esta semana denunció haber sido abusado por un sacerdote, todavía retumba en la ciudad de La Plata. “Fuiste y sos el peor monstruo que conocí en mi vida, tus mentiras se van a acabar. No vamos a parar hasta que se haga justicia, juró, durante una conferencia de prensa, Julián B., el empresario de 32 años, casado y padre de dos hijos, que después de veinte años salió a contar su calvario.

Julián hablaba de Eduardo Lorenzo (59), el ex capellán del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) y confesor en la cárcel de Julio César Grassi, el fundador de Felices los Niños, quien actualmente cumple una condena a 15 años de prisión por abuso y corrupción de menores en el penal de Campana.

Lorenzo no es un simple cura. Su imagen no solo aparece ligada a las actividades carcelarias protocolares, sino que también se lo ve junto a las principales figuras del poder político. De ayer y de hoy. Es que en la capital provincial encabezó infinidad de ceremonias religiosas en las que participaron desde el ex intendente y ministro de Justicia y Derechos Humanos, Julio Alak, hasta la gobernadora María Eugenia Vidal.

Las denuncias. El joven empresario guardó su verdad durante veinte años. No es fácil desenmascarar y enfrentar a un cura cuanto tiene tanto arraigo en una comunidad como la platense. Para él fue clave la asistencia y el asesoramiento que recibió de la Red de Sobrevivientes de Abuso Eclesiástico de Argentina.

Julián declaró el 4 de julio pasado y se sumó a León y Roberto, los otros dos denunciantes que tiene la causa.  Lo hizo ante la fiscal penal Ana Medina, quien en las próximas semanas podría llamar al cura a indagatoria.  

Reabren una causa por abuso sexual al confesor del padre Grassi

En fiscalía, Julián explicó que conoció a Lorenzo cuando era alumno de la escuela Nuesta Señora de Lourdes, ubicada en las calles 38 entre 19 y 20. Julián ingresó a los 4 años. Hizo desde el jardín hasta el noveno grado de la primaria. En 1999 el ex capellán del SPB llegó a la parroquia, y él se sumó al grupo de boy scouts.

Yo tenía entre 13 años y 14 años. Lorenzo organizaba cenas y cuando terminaban todos los chicos se iban y solo yo me quedaba con él. Obviamente, como un niño de 13 años que era, trataba de entender todo lo que me pasaba, porque me sentía feliz que Lorenzo me eligiera para compartir esos momentos”, le contó a la fiscal, según consta en la declaración a la que accedió PERFIL.

Julián recuerda con detalle lo que supuestamente hacía el cura cuando todos sus compañeros se iban: “Siempre se iba a bañar, tenía una rutina que no la rompía nunca. Se bañaba, afeitaba, perfumaba y se ponía un pijama color bordó. Cuando salía de la ducha, yo estaba en el living comedor de la casa. Lorenzo se iba a la cama y me decía que me ponga el pijama y que fuera a la cama para ayudarlo a dormir. Cuando yo accedía me decía que fuera al lado de él, me abrazaba  y me pedía que le diera besos en el cuello, alrededor de la comisura de la boca, que habláramos hasta que él se durmiera. Me abrazaba y me acariciaba”.

El cura, por su parte, negó los abusos aunque reconoció que el joven, siendo menor, se quedaba a dormir en un departamento que él alquilaba en la capital provincial. “Julián le decía a su padre que quería venir a dormir a mi casa, un departamento muy pequeño. Y su papá nos llevaba hasta el departamento, donde comíamos chocolate y mirábamos películas, y después nos íbamos a dormir. El dormía en un sofá que había en el comedor, donde dormían también mi papá y mi hermano cuando me visitaban, y yo me iba a mi dormitorio. Eso habrá ocurrido unas cinco o seis veces en total. Todo lo que cuenta ahora es una gran mentira. Yo jamás abusaría de un chico, me parece algo asqueroso. Nunca hice nada de lo que dicen con ningún chico”, explicó el sacerdote en una entrevista con el diario El Día de La Plata.

Archivo Grassi cumple cinco años en la cárcel: convirtió su pabellón en un templo

“¿Cuál es el sentido de hacer una denuncia de esta naturaleza si no es real?”, se plantea Juan Pablo Gallego, el abogado que asesora a las víctimas. “Si uno lo piensa desde la maldad, si fuera por un daño y perjuicio, el delito estaría prescripto. Fue algo alevoso lo que les hizo a él y a León”, sentencia a PERFIL.  

El 18 de junio pasado declaró Roberto R. (39), una supuesta víctima indirecta del padre Lorenzo. PERFIL también accedió a su declaración testimonial. Este hombre habló de los desórdenes del cura, que según su versión, incluyen “ingesta descontrolada de alcohol” y actos sexuales que lo “asustaron” y llevaron a que abandonara el grupo misionero del que formaba parte.

“A Lorenzo lo conocí en el año 1993, en ocasión de llegar el cura a la iglesia San Benito de Olmos. Yo estuve allí aproximadamente un año y medio en un grupo parroquial de jóvenes. Tenía entre 15 y 16 años. Yo era el más chico. En todo ese lapso pude ver un montón de cosas que me asustaron y asombraron. Y obviamente me fui por esos motivos”, le dijo a la fiscal.

“En los tres campamentos que participé pasaron cosas –amplió Roberto–. Lorenzo se bañaba con menores, llevaba a alguno de los jóvenes menores a su baño privado, y los manoseaba dentro de la bolsa de dormir en la carpa. Eran manoseos de índole clara e inequívocamente sexual. Además, invitaba a los varones de su grupo preferido a quedarse a dormir con él en la casa parroquial, donde había consumo de alcohol indiscriminado, sobre todo whisky, incitando al grupo a consumirlo y a propiciar cuestiones que terminaban siempre en situaciones o actos sexuales del cura con alguno de los chicos. Era muy notorio que él tenía sus chicos favoritos con los cuales lograba consumar sexualmente”.

Archivo  La incómoda pregunta sobre Grassi que el Papa tuvo que responder

El denunciante aseguró que le consta “el abuso que sufrió otro menor en Olmos, y que hasta el día de hoy no se anima a denunciar”.  “Las cuestiones sexuales con chicos del grupo eran de todos los días”, acusó.  

Las mujeres.  Las declaraciones de Julián, Roberto y León coinciden en varios puntos: la selección de los chicos, las invitaciones a su departamento o a la casa parroquial, y el desprecio que el cura sentía hacia a las mujeres.

“Siempre estaba con varones, nunca con chicas, ellas nunca eran integradas a este grupo”, contó Roberto, y recordó un episodio: “En una oportunidad, Noelia, una chica de la parroquia de unos 15 años, que si bien no era incluida en campamentos, ni en otras actividades que usaba Lorenzo para sus fines sexuales, se acercó a responderle algo a Lorenzo, y este, delante de mí y otros de los chicos, le respondió que le chupara la p.”.

Julián fue tajante: “Aborrece a las mujeres. Escuché decirles de todo: gordas, siervas, negras”.


El interrogatorio canónico secreto y la insólita justificación de la Iglesia

El padre Eduardo Lorenzo no puede estar en contacto con menores, por un pedido expreso del Arzobispado de La Plata. Sin embargo, hasta la semana pasada seguía celebrando misa en la Parroquia Inmaculada Madre de Dios de la localidad de Gonnet, porque básicamente no existe ningún impedimento canónico.

En la causa judicial que investiga los abusos a menores está parte del expediente secreto de la Iglesia, con un curioso interrogatorio que revela las distintas denuncias que recibió la curia contra el cura Lorenzo.   Por ejemplo, le piden “que reconozca como ciertas algunas de las acusaciones que presentaron por escrito en contra de su persona y de proceder pastolar, como calumnias gravísimas, carácter violento, irritable, e irrascible, injurias y acusaciones, notas de agravios o amenazas, y frecuentes habladurías contra personas”.

Eso no es nada. En otro tramo le exigen que diga “si es cierto que un joven se queda habitualmente a pernoctar en la casa parroquial, y si lo hace junto a usted en la cama matrimonial que posee”.

PERFIL accedió a las preguntas, que llevan la firma del monseñor José Luis Kaufmann, vicario judicial y presidente del Tribunal Eclesiástico Interdiocésano “C”, pero no a las respuestas que ofreció el sacerdote.  Kaufmann hace una introducción en la que le aclara a Lorenzo que “no es parte de un proceso  sino solo de una investigación preliminar y donde la iglesia arquidiocesana no solo no quiere perjudicarlo, sino que busca la verdad objetiva para ayudarlo a usted y cuando han hecho afirmaciones que comprometen su oficio de párroco”.

Pedofilia: lo que La Nación no dijo sobre la responsabilidad de Francisco

En otra parte del expediente canónico sobresale la declaración de dos docentes que hablan de maltrato y refieren –al igual que las supuestas víctimas– el desprecio del religioso hacia las mujeres.   

El padre Lorenzo fue denunciado por primera vez el 20 de agosto de 2008 por una serie de abusos sexuales presuntamente ocurridos en la iglesia Nuestra Señora de Lourdes.

La investigación fue iniciada por la fiscal penal Ana Medina. En enero de 2009 –hace diez años y medio– la funcionaria entendió que no existían “elementos suficientes que permitieran acreditar la existencia del hecho ilícito denunciado en autos” y dispuso el archivo de las actuaciones. En marzo pasado el expediente fue desarchivado.

“Se tomaron doce declaraciones testimoniales y la fiscal no halló pruebas para imputarle un delito. Por esa razón resolvió archivar la causa en 2009”, explicó a PERFIL Alfredo Gascón Cotti, abogado defensor del cura platense. El letrado aseguró que su cliente está “devastado” por la denuncia pero aclaró que ellos son “prudentes”. La semana que viene presentarán un testigo que supuestamente desmiente las acusaciones de las víctimas.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4758

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.