viernes 07 de agosto de 2020 | Suscribite
POLITICA
jueves 2 julio, 2020

Villena-Bonadio: los jueces detrás de dos operativos de impacto, similitudes y diferencias

Con más de una docena de detenidos, los dos magistrados avanzaron con expedientes de gran revuelo político que preocuparon a las diferentes oposiciones.

Los jueces Villena y Bonadio Foto: NA
jueves 2 julio, 2020

La redada de detenciones masivas de la mañana del martes 30 de junio, en el marco de la causa por espionaje ilegal, recordó la ocurrida la madrugada del 1 de agosto de 2018, en la causa de los cuadernos de las coimas. En ambos casos se trató de procedimientos similares, aunque con numerosas diferencias. Desde los números y los argumentos a los procederes de los magistrados, cuáles fueron las similitudes y diferencias. 

El juez federal de Lomas de Zamora Federico Villena fue quien ordenó este martes las 22 de detenciones (de las que hasta ahora se concretaron 19), de ex agentes de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) así como de la ex funcionaria de Cambiemos, Susana Martinengo. En tanto que la orden del fallecido Claudio Bonadio en la causa de los cuadernos de Oscar Centeno se concretó entre la madrugada y la mañana del 1 de agosto de 2018 y puso tras las rejas, en esas horas, a 12 personas, entre ex funcionarios kirchneristas y poderosos empresarios. Las órdenes emitidas entonces llegaban a 15. Algunas se concretaron con el correr de las horas y luego se ampliaron aún más. Pero la diferencia de números no sólo se reduce a las detenciones. Bonadio llegó a tener unos 180 procesados y 31 arrepentidos. En el caso de Villena aún no hay procesados, aunque se descuenta que los detenidos lo serán, así como por el momento tampoco hay imputados colaboradores, algo con lo que se ilusionan en algunos sectores de la política.

 

Verbitsky y la doctrina Frederic: "Estoy preocupado por el regreso de Bullrich a Seguridad"

 

La causa tiene bajo investigación la gestión de Cambiemos en la AFI, en la que estuvieron Gustavo Arribas y Silvia Majdalani, designados por el ex presidente Mauricio Macri, y la idea de que pueda haber arrepentidos que los complique aún más que lo relevado hasta ahora se vuelve tentadora para gran parte del kirchnerismo. 

La diferencia en los involucrados en uno y otro caso no sólo fue de número sino también de jerarquía. Mientras que en la orden dada por Villena sólo hubo dos nombres de cierto impacto, como los de  Martinengo, ex funcionaria de Cambiemos, y el ex titular de Contrainteligencia de la AFI, Diego Dalmau Pereyra, en el caso de los cuadernos de las coimas lo involucrados iban desde empresarios de la talla de Carlos Wagner, Gerardo Ferryra, o Javier Sánchez Caballero a ex funcionarios como Julio De Vido y Roberto Baratta, segundo del desparecido de Ministerio de Planificación. 

En tanto que mientras entre en cuadernos de las coimas el escenario del caso fueron los tribunales federales de Comodoro Py, de perfil altísimo, como quienes llevaban adelante la causa: Bonadio y el fiscal Carlos Stornelli, el caso de espionaje transcurre en Lomas, al sur del conturbado bonaerense.

Cuando estalló cuadernos de las coimas, Bonadio y Stornelli llevaban para entonces más de dos décadas en el fuero más poderoso del país, al que llegaron durante la gestión del ex presidente Carlos Saúl Menem. Bonadio siempre fue considerado un juez polémico, que supo sembrar odios y amores en su larga carrera judicial, a la que llegó por la designación del propio Menem, hasta entonces su jefe, ya que Bonadio trabajaba en la Secretaría de Legal y Técnica, de Presidencia, la que dejó en medio de la despedida de sus compañeros entre aplausos, que muchos de ellos todavía recuerdan. 

 

Espionaje ilegal: tras las detenciones, comienzan las indagatorias

 

Entonces tenía 38 años, casi la misma edad a la que fue desginado Villena, que se convirtió en magistrado en 2015, con sólo 37. Lo hizo por concurso y fue elegido por el kirchnerismo. Su llegada a Lomas de Zamora fue por una subrogancia hasta que estuviera listo el juzgado de Moreno, para el que había concursado. Años después, y ante la apertura de una vacante en Lomas, Villena fue elegido por el macrismo para quedarse allí. De perfil más bajo que los tribunales de Retiro, el de Lomas también tiene alto impacto: bajo su jurisdicción están el aeropuerto internacional de Ezeiza y el penal de esa localidad, dos elementos que lo convierten en un lugar clave. 

Quienes conocen de cerca al magistrado y conocieron a Bonadio sostienen que la diferencia entre uno y otro son tantas que es imposible asemejarlos más allá del impacto de sus procedimientos.

Las diferencias entre ambos casos también se extienden a los fiscales. Stornelli es fiscal desde los noventa y tramitó casos mediáticos como el contrabando de armas a Ecuador y Croacia o Skanska, el primer escándalo de la corrupción K.  En tanto que Incardona es fiscal desde mediados de 2018, cuando juró frente al Procurador Interino, Eduardo Casal. Antes de eso y en las más de dos décadas que lleva en el Poder Judicial pasó por todo el escalafón. No sólo recorrió distintos cargos sino también fueros y jurisdicciones. Llegó a su cargo por concurso y no se le conocen cercanías políticas. Especialista en Derecho Penal, tiene varias publicaciones realizadas. Lejos de los escándalos y la política, su perfil difiere drásticamente del de Stornelli, cercano a la política y procesado en el marco de la red de espionaje ilegal que se investiga en la ciudad de Dolores desde enero de 2019. 

En jurisdicciones distintas, con otras autoridades a cargo y con objetos completamente distintos, los casos se parecen indudablemente en el tenor de su impacto político. Porque mientras que cuadernos se dio en pleno macrismo y sacudió los cimientos del kirchnerismo, espionaje se da a la inversa aunque con una particularidad, entre los afectados hay de uno y otro partido. Y las consecuencias y alcances del caso son aún imprevisibles.

CP


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5080

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.