sábado 17 de abril del 2021
REPERFILAR Pandemia

Vacuna de Johnson & Johnson: pruebas pausadas por la enfermedad de un voluntario

La farmacéutica estadounidense tuvo que frenar el ensayo de su vacuna candidata contra el coronavirus.

14-10-2020 09:54

Las pruebas de la vacuna contra el coronavirus de Johnson & Johnson se frenaron en forma temporal por la aparición de una enfermedad inexplicable en uno de los voluntarios que están participando de este estudio. No es la primera vez que se paraliza un ensayo de algunas de las vacunas contra el COVID-19: pasó lo mismo con la vacuna de Oxford y los especialistas explican que esto es algo que puede surgir en medio de un ensayo acelerado como en el que se está haciendo en todo el mundo para hallar una vacuna contra el coronavirus que se asegure que sea efectiva.

Los efectos adversos pueden aparecer en algún caso, por lo que se detiene el ensayo. En Johnson & Johnson una junta independiente va estudiar si este efecto adverso está o no relacionado con la vacuna, y así se podrá reanudar o no la marcha de esta investigación.

La vacuna de Johnson & Johnson es una de las tres que se están probando en Argentina: la Fundación Centro de Estudios Infectológicos (FUNCEI) está llevando a cabo el ensayo clínico y reclutando voluntarios. También está la vacuna de Pfizer y Bautech, que está llevando a cabo el estudio la Fundación Infant, y también la vacuna china Sinopharm, cuyos estudios está realizando la Fundación Huésped.

Los efectos adversos pueden aparecer en algún caso, por lo que se detiene el ensayo

Hubo noticias de que uno de los participantes que está probando la vacuna de Oxford salió en los medios  a decir que había dado positivo en coronavirus. Se trata de Joan Pons, enfermero del hospital Sheffield: “La única manera de probar es que nos contagiemos”, “me hicieron un hisopado y me encontraron coronavirus”, “el único síntoma que he tenido fue una congestión nasal”. “Eso no quiere decir que la vacuna no funciona”, “llevo casi una semana encerrado y sin síntomas: significa que le he ganado la batalla al coronavirus". Asimismo, pidió que “la gente no se asuste, la vacuna no impide que el coronavirus entre, sino que lo que impide es que ataque al cuerpo”.

“En Oxford somos 300 mil voluntarios y en la vacuna de Johnson & Johnson una cifra similar”, “la vacuna no nos hace inmortales”,” hay que estar seguros de que la vacuna no produce ninguna enfermedad”, remarcó Joan Pons.