viernes 23 de abril de 2021
SALUD Inmunización
28-04-2020 08:41

Qué hacer si perdiste la cartilla de vacunación

Existe la posibilidad de hacerse un estudio para averiguar qué dosis se dieron.

28-04-2020 08:41

Con la llegada de las bajas temperaturas y el crecimiento sostenido de los casos del COVID-19 en la Argentina, el Gobierno nacional adelantó la campaña de vacunación contra la gripe y el neumococo. En 2019, el proceso arrancó en abril, y este año se activó a fines de marzo.

La vacuna no protege del coronavirus sino contra la gripe estacional. La misma se brinda de forma gratuita a los grupos de riesgo y es específica para cada año, porque el virus puede mutar con el tiempo. El beneficio de comenzar antes es que se evitan complicaciones de salud a los más vulnerables, en especial a la gente mayor, la más afectada por la pandemia y en la que se registra la mayor tasa de mortalidad.

La crisis actual volvió a poner el foco en la importancia de la vacunación para prevenir enfermedades. Y pese a su valor, es frecuente que las personas a lo largo de los años, más en la adultez, extravíen su cartilla, donde se guardan los datos de vacunación individual que recibió alguien a lo largo de su vida. La buena noticia es que existe una forma de recrear hacia atrás qué dosis se dieron.

Los "antivacunas" fueron una de las más grandes amenazas para la Humanidad en 2019, según la OMS

El estudio se denomina serología y consiste en comprobar la presencia de anticuerpos en la sangre. Es una prueba fundamental a la hora de realizar donaciones de sangre y transfusiones pero que también es de gran utilidad para aquellos que perdieron el carnet de vacunación.

"Los anticuerpos contra una patología pueden aparecer en la sangre si enfermaste de la misma y generaste anticuerpos como si te hubieras vacunado. Si no sabés tu historia de vacunas la serología te sirve para saber si inmunizarte o no. Se puede hacer para afecciones tales como hepatitis Ay B, sarampión o rubéola", enumeró a PERFIL Ricardo Tejeiro, infectólogo del Hospital Pirovano e integrante de la Sociedad Argentina de Infectología (MN: 58065).

El estudio lo puede pedir cualquier médico, independientemente de la especialidad, aunque los que más lo suelen solicitar son los clínicos y los infectólogos. La prueba la realizan tanto laboratorios públicos como privados.

Una vez realizado el estudio, el laboratorio entrega un protocolo para que sirva como sustituto de la cartilla. Se trata de un acta en la que se detalla el nivel de protección que tiene el paciente contra las enfermedades antes mencionadas.

Es importante y fundamental mantener el historial de vacunación actualizado. "El carnet es un documento muy importante. Cada nueva aplicación debe ser registrada en el mismo por parte del personal de salud interviniente en el acto de vacunación, en función de: dejar constancia escrita de la vacuna aplicada, generar el historial de vacunación del individuo y facilitar la identificación de los esquemas incompletos", se explica en el sitio web del Ministerio de Salud de la Nación.

Por ello, se recomienda:

  • Guardarlo en un lugar seguro.
  • Hacer y guardar una fotocopia o foto de la última versión, por si se pierde.
  • Verificar que el profesional de la salud registre cada vacuna recibida una vez se haya administrado.

Conocé el calendario de vacunación del PAMI para la vacuna antigripal a los jubilados

¿Cuándo está el carnet completo de adulto?

Una de las vacunas que es obligatoria en la edad adulta es la doble bacteriana (dT), de la que hay que hacer un refuerzo cada diez años. Incluye la antitetánica y la vacuna contra la difteria. Por otro lado, son exigibles también la vacuna contra la Hepatitis B (se da una sola vez en tres dosis) y las dos dosis de la vacuna contra el sarampión o triple viral.

“Para difteria o tétano se debe tener refuerzo durante toda la vida porque la vacuna genera anticuerpos contra la toxina de esas bacterias y las defensas van disminuyendo con el tiempo. Llega un momento que ya no protegen, por eso hay que darla de nuevo”, consignó Tejeiro.

Superada la barrera de los 65 años se le suma la antineumocócica contra el neumococo y la vacuna antigripal. Esta última también se la deben aplicar los que se encuentran entre los grupos de riesgo: embarazadas, madres de bebés recién nacidos, inmunocomprometidos y personal de la salud.

 

Ante cualquier duda, se puede consultar en el número 0800-222-1002 del Ministerio de Salud. Si elegís la opción 5, te asesoran sobre el Calendario Nacional de Vacunación.

 

BDN/FF