viernes 29 de mayo de 2020 | Suscribite
BLOOMBERG
viernes 27 marzo, 2020

Muchos asientos, pocos pasajeros: ayuda no basta para aerolíneas

El vuelo de Miguel Díaz por JetBlue Airways Corp. de Nueva York a Orlando costaba solo US$79 con una valija documentada y estaba casi vacío. Cada uno de los 11 pasajeros tenía una fila de asientos para ellos, separados al menos seis pies para mantener el distanciamiento social a gran altura.

Ryan Beene, Alan Levin, Mary Schlangenstein y Donald Moore

Bloomberg Default Foto: Bloomberg
viernes 27 marzo, 2020

El vuelo de Miguel Díaz por JetBlue Airways Corp. de Nueva York a Orlando costaba solo US$79 con una valija documentada y estaba casi vacío. Cada uno de los 11 pasajeros tenía una fila de asientos para ellos, separados al menos seis pies para mantener el distanciamiento social a gran altura.

“Toda la experiencia fue lujosa”, dice el bibliotecario de Queens, de 30 años.

Fue una de las 279.018 personas que pasaron por seguridad en un aeropuerto de Estados Unidos el martes, en comparación con 2,2 millones el mismo día hace un año. Con la pandemia del coronavirus reduciendo el número de pasajeros, ahora menos del 90%, algunas aerolíneas estadounidenses han anunciado planes para recortar hasta ocho de cada 10 vuelos en los próximos meses.

Eso las tiene a ellas y a sus empleados anticipando un paquete de ayuda de aviación de US$61.000 millones en el proyecto de ley de rescate económico de US$2 billones firmado el viernes por el presidente Donald Trump. El rescate busca evitar miles de despidos, pero no resolverá el mayor problema de la industria: la falta de pasajeros.

Las aerolíneas han recortado el servicio de alimentos y bebidas a solo agua enlatada o embotellada disponible a pedido en algunos casos. Y con las cabinas de pasajeros volando casi vacías, las aerolíneas están recurriendo a las operaciones de carga. American Airlines Group Inc. ha comenzado vuelos de paquetes solamente por primera vez en 36 años, y Delta Air Lines Inc. ha expandido sus operaciones de flete charter.

Sin embargo, el potencial de interrupciones de meses supera con creces lo que la industria enfrentó después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.

Los transportistas están perdiendo dinero en casi todos los vuelos.

“No se puede cortar un avión por la mitad”, dice Michael Ball, profesor de la Escuela de negocios Robert H. Smith de la Universidad de Maryland especializado en temas de aviación. “Cortan su nivel de servicio, pero tienen que mantener sus rutas básicas y su red”.

El plan de rescate asigna US$50.000 millones a aerolíneas de pasajeros, la mitad en préstamos y la mitad en asistencia en efectivo destinada exclusivamente a nómina, beneficios, cuidado de la salud y otros costos de empleados. Los transportistas de carga, los contratistas de líneas aéreas y los aeropuertos también serán elegibles para recibir ayuda.

Hay condiciones. Las aerolíneas pueden tener que dar opciones al gobierno, acciones preferentes u otros valores a cambio del apoyo. La ayuda también prohíbe la recompra de acciones y limita la compensación ejecutiva entre otras restricciones adaptadas para evitar en rechazo a la generosidad con las empresas que siguió a rescates gubernamentales anteriores de grandes compañías en problemas.

“Este no es un rescate de una aerolínea. Es un apoyo a las aerolíneas por razones de seguridad nacional y por el que los contribuyentes serán compensados”, dijo el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, el viernes en Fox Business News. “Tenemos que asegurarnos de que cuando reabramos la economía tengamos viajes nacionales”.

La ayuda extraordinaria era necesaria para que los transportistas puedan responder rápidamente, después de que el virus y las medidas de distanciamiento social sigan su curso, dijo a sus trabajadores el director ejecutivo de American Airlines, Doug Parker, en un mensaje de video el jueves.

“Nuestros funcionarios electos quieren que sigamos brindando un transporte aéreo seguro durante esta crisis y quieren que estemos listos y volando cuando la demanda de viajes aumente nuevamente, y eso es lo que vamos a hacer”, dijo.

A cambio de las subvenciones, las aerolíneas deben mantener los niveles de empleo hasta septiembre y se les prohíbe recortar el salario y los beneficios de los trabajadores. Sin embargo, a muchos empleados de las aerolíneas se les paga por hora y trabajarán menos turnos, por lo que se espera que sus cheques se reduzcan significativamente.

Las compañías también tienen prohibido pagar dividendos o recomprar acciones hasta septiembre de 2021, y deben limitar la compensación ejecutiva y los pagos por terminación por dos años.

El lenguaje no exige que las aerolíneas continúen con sus horarios actuales. Simplemente dice que tienen que seguir volando a los aeropuertos a los que sirven actualmente, y no dice con qué frecuencia.

Además de la infusión de efectivo y los préstamos contenidos en la legislación de rescate, el proyecto de ley contempla US$56 millones adicionales para complementar los vuelos a pequeños aeropuertos rurales, a fin de “prevenir, prepararse y responder al coronavirus”.

“El gobierno no quiere que cerremos porque somos esenciales”, asegura el director ejecutivo de Southwest Airlines Co., Gary Kelly. “Puede que no sea el mismo número de viajeros que teníamos antes, pero el país ciertamente se cerrará si no tenemos un medio para transportar mercancías y personas. Por eso quieren que sigamos volando”.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5010

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.