miércoles 28 de septiembre de 2022
ECONOMIA Preocupación

La escuela no está quebrando el círculo negativo de la reproducción de la pobreza

La desigualdad socioeconómica de los estudiantes incide cada vez más en su capacidad de aprendizaje. Así, lo demostró el último informe del Centro de Estudios de la Educación Argentina (CEA) de la Universidad de Belgrano

12-09-2022 12:01

La desigualdad socioeconómica de los estudiantes incide en su capacidad de aprendizaje. Así lo reveló el último informe del Centro de Estudios de la Educación Argentina (CEA) de la Universidad de Belgrano, al tomar como base los resultados de la Prueba Aprender 2021. Cabe recordar que estos exámenes se utilizaron para que el Ministerio de Educación evaluara el nivel de conocimientos de alumnos del sexto grado primario de Argentina.

En ese sentido, Alieto Guadagni, director del CEA, señaló que “según la media nacional, el 25,5% de los alumnos de nivel socioeconómico alto obtuvo en Matemática un desempeño ‘Básico’ o ‘Por debajo del básico’. Mientras tanto, el 68,1% de los alumnos pertenecientes a familias de nivel socioeconómico bajo logró esos rendimientos no satisfactorios”.

Asimismo, demostraron que la posesión de recursos como Internet, computadora, lugar de estudio, libros y teléfono celular favoreció la performance tanto como disminuyó la proporción de estudiantes en el nivel “Por debajo del básico”.

La educación argentina: reflexiones e iniciativas para salir del laberinto

Matemáticas, un claro ejemplo de la brecha educacional

Al analizar en detalle los resultados del examen de matemáticas de  la Prueba Aprender 2021 se observan dos puntos preocupantes: el nivel educacional disminuyó en los últimos años y la diferencia es más marcada dependiendo del sector socioeconómico. 

Gráfico Prueba Aprender 2021

En 2016, el 14,7% de los chicos del Nivel Socioeconómico (NSE) más bajo logró obtener un nivel de desempeño avanzado en la prueba, mientras que el 40,% del Nivel Socioeconómico más alto alcanzo el mismo nivel. Sin embargo, cinco años más tarde, solo el 7,1% del NSE bajo alcanzó ese resultado y el 28,5% del NSE alto.

En contraposición, en 2016, el 25,5% del NSE bajo se ubicaba por debajo de lo básico y apenas el 7,1% del NSE alto tenía el mismo nivel. En 2021, el 41,9% del NSE bajo no cumple con los conocimientos básicos y lo mismo ocurre con el 10,5% del NSE alto. 

 “Nuestra escuela no está quebrando el círculo negativo de la reproducción intergeneracional de la pobreza, ya que el nivel de conocimientos de los alumnos depende esencialmente del nivel socioeconómico de sus padres. Por ello, se debe actuar lo antes posible para brindar la ayuda correcta a los jóvenes más necesitados, otorgando herramientas efectivas para mejorar su situación educativa y, al mismo tiempo, favorecer la educación de las generaciones futuras. Sin una buena escuela para todos, la justicia social no existe”, subrayó el especialista.

El futuro de la escuela en la era digital

¿Qué pasa entre las provincias?

El contraste de los distritos también revela una desigualdad todavía mayor. Por ejemplo, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, el 19,9% de los estudiantes de escuelas de gestión privada fue evaluado en los niveles “Básico” o “Por debajo del básico”. Mientras tanto, el 64,4% de los alumnos de escuelas de gestión estatal de la provincia de Catamarca quedó dentro de esas categorías.

Gráfico NSE Provincias

“Los efectos negativos en la educación que ocasionó la pandemia del COVID-19 son evidentes. También lo son las diferencias entre provincias y según el nivel socioeconómico de los estudiantes. Los más perjudicados son aquellos pertenecientes a familias más vulnerables. De hecho, en todos los casos, los resultados son peores en los estudiantes que no sólo atraviesan mayores dificultades y carencias de herramientas, sino en aquellos cuyos padres no pudieron avanzar en sus estudios”, explicó Guadagni.

 

RM / LR