jueves 05 de agosto de 2021
INTERNACIONAL Cumbre EEUU-Rusia
16-06-2021 19:15

Joe Biden y Vladimir Putin tuvieron su primer cara a cara: muchas diferencias, pero un tono cordial

Los dos presidentes se reunieron en Ginebra. Acordaron colaborar en varios aspectos, pero exhibieron sus desacuerdos en temas como derechos humanos o las acusaciones de ciberataques.

16-06-2021 19:15

El presidente de EEUU, Joe Biden, y su par ruso, Vladimir Putin, tuvieron este 16 de junio su primer encuentro cara a cara, al que coincidieron en calificar como honesto, productivo y cordial, aunque no escondieron las profundas diferencias que los enfrentan en cuestiones como los derechos humanos, los ciberataques o Ucrania.

Los dos presidentes se reunieron en territorio “neutral”, una lujosa residencia junto al lago de Ginebra, a la que llegaron precedidos por varios encontronazos retóricos, incluyendo una calificación de “asesino” dada por Biden a su colega ruso, lo que provocó el retiro de sus respectivos embajadores. 

En un gesto de apaciguamiento en sus tensas relaciones desde la llegada al poder de Biden a la Casa Blanca en enero, ambos mandatarios acordaron el regreso de sus respectivos embajadores. “Cuándo exactamente es una cuestión puramente técnica", dijo el mandatario ruso.

0616_cumbre9

Joe Biden calificó a Vladimir Putin de “asesino”: Rusia lo consideró “un ataque”

“No hubo ninguna hostilidad. Al contrario, nuestro encuentro se realizó en un espíritu constructivo, afirmó Putin, que habló primero con los periodistas tras la reunión de tres horas y media con Biden quien, a su vez, calificó el encuentro como “bueno” y “positivo”.

La reunión tuvo “un clima constructivo con diferencias marcadas por ambas partes. Es un diálogo que inicia con posibilidades de avanzar en cooperación en algunos de los temas más importantes de la agenda y de marcar posiciones claras en otros, entre ellos tema Ucrania”, explica el analista internacional Andrés Serbin, especialista en Rusia. 

0616_8

Para la Casa Blanca, toda la escenificación del encuentro apuntó a subrayar las diferencias de Biden con Donald Trump, el “amigo americano de Putin”. De allí la insistencia en que no haya conferencia de prensa conjunta, ni imágenes del encuentro que mostraran a dos compinches intercambiando bromas, como en el pasado. El presidente estadounidense, que en público exhibe una sonrisa perpetua -como se vio en todos sus compromisos previos de la gira europea- se acercó serio al apretón de manos inicial con su colega ruso.

En una clara ruptura con la ambigüedad de Trump frente a las acusaciones contra Rusia por sus hackers y la interferencia en las elecciones, Biden aseguró que advirtió claramente a su par ruso que existen “líneas rojas” en la relación. “Le dije claramente que no toleraríamos los intentos de desestabilización de nuestras elecciones democráticas y que responderíamos", aseguró Biden, en una referencia a la presidencial de 2016.

0616_cumbre7

Senado de EE.UU. confirma amplia injerencia rusa en elecciones

El mandatario estadounidense reveló también que entregó a Putin una lista de 16 "infraestructuras críticas" (energía, distribución de agua, entre otras) "intocables" y que de ser atacadas por hackers rusos provocarán una represalia norteamericana.

El tema de los ciberataques será crítico para demostrar si la actitud más agresiva de Biden ante la cuestión es productiva, coinciden analistas. “Si no logra que los rusos se comprometan a ponerles fin, o no toma represalias claras si no lo hacen, será visto como un fracaso”, advirtió Ian Brenner, especialista del think tank Eurasia Group.

Durante la reunión, Putin negó que Rusia haya tenido alguna responsabilidad en los ciberataques, y tampoco se mostró muy impresionado por la lista de infraestructuras que no deberían ser tocadas nunca.

El presidente ruso reveló que en la reunión se acordó que expertos de ambos países analicen el tema de los ciberataques. “Creemos que la esfera de la ciberseguridad es extremadamente importante para el mundo en general, incluyendo a los Estados Unidos y a Rusia”.

0616_cumbre6

“Los rusos también dicen que ellos han sufrido ciberataques, recordó el analista Serbin. Lo que es importante es que se establezcan reglas de juego claras, por ambas partes, en términos de ciberseguridad”.

Biden se mostró satisfecho con el resultado de la reunión. “Hice lo que vine a hacer”, afirmó, y destacó que en su diálogo con Putin pudo “identificar áreas de trabajo práctico” para promover el interés mutuo, “comunicar directamente que Estados Unidos responderá a acciones que perjudiquen" sus intereses o los de sus aliados y "exponer claramente las prioridades y valores" del país.

“Era necesario reunirse en persona para que no pudiera haber errores o tergiversaciones sobre lo que se quería comunicar", resumió.

Putin, por su parte, destacó que los dos países están dispuestos a buscar soluciones a todos los problemas bilaterales. "Acordamos que la cancillería de Rusia y el Departamento de Estado de Estados Unidos iniciarán consultas sobre toda la gama de cooperación en la vía diplomática", ya que "hay muchos temas para discutir, las dos partes están dispuestas a buscar soluciones”.

0616_cumbre5

El FBI contradice a Trump y acusa a Rusia de ciberataques

En el plano de las relaciones personales, Putin afirmó que Biden le pareció una persona “equilibrada, profesional, clara y que tiene bastante experiencia. "Tiene valores morales bastante atractivos y sí, hablamos el mismo idioma por esto", añadió, por lo que dijo ver un "destello de esperanza" para recuperar la confianza con Washington tras la cumbre.

Por su parte, Biden aseguró que su colega ruso "lo último que quiere ahora es una Guerra Fría" con Estados Unidos.

El presidente norteamericano llegó a la cumbre tras una gira europea que lo llevó primero a Inglaterra, donde participó de una reunión del Grupo de los Siete y mantuvo varias reuniones bilaterales y luego a Bruselas, donde asistió a una reunión de la OTAN y se encontró con los máximos líderes de la Unión Europea.

0616_cumbre 2

Biden comienza en Europa su primera gira internacional, con China en el centro de la agenda

Uno de los objetivos de la gira europea de Biden fue reconstruir y fortalecer las tradicionales alianzas que Estados Unidos supo construir durante la Guerra Fría. De ahí su insistencia en que el mundo está ante un “punto de inflexión”, por una batalla existencial entre la democracia y la autocracia, representada por China y Rusia.

La necesidad de que las democracias hagan frente a los “desafíos sistémicos” que Beijing y Moscú plantean al orden internacional es el argumento central desarrollado por el mandatario demócrata durante su periplo, y que fue recogido por los comunicados finales tanto del G7 como de la OTAN.

Por su parte, Putin, según analistas, logró su objetivo central: ser considerado parte fundamental del armado del orden internacional.