MODO FONTEVECCHIA
EL AJUSTE QUE SE VIENE

Carlos Heller: "En la cabeza de Javier Milei, él es el ministro de Economía mientras que Caputo es un experto en Finanzas"

El diputado nacional asegura que el futuro presidente eligió al titular de Hacienda “por su conocimiento del funcionamiento del sistema financiero y por sus contactos”.

Carlos Heller
Carlos Heller | Agencia NA

Carlos Heller afirma que el problema de las Leliq no es algo prioritario y que podría solucionarse con perspectiva de crecimiento económico y políticas impositivas que orienten más a la progresividad y menos la horizontalidad: “hay muchas cuestiones que están en la teoría económica y que obedecen a distintos criterios, pero ninguna está en la filosofía del presidente electo” aseguró en Modo Fontevecchia, por Net TV, Radio Perfil (AM 1190) y Radio Amadeus (FM 91.1). 

Carlos Heller es diputado nacional, presidente del Partido Solidario, de la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados y Banco Credicoop. También se desempeñó como vicepresidente de Boca Juniors entre 1985 y 1995.

Gabinete de Milei: quiénes son los ministros y funcionarios confirmados

Escribiste un artículo titulado "Nada es para siempre" cuando Javier Milei se consagró como presidente. Esa frase es polisémica, puede referirse a Milei o al kirchnerismo. ¿Qué significó esta elección para el mapa político argentino?

Significa un cambio muy grande. Sigo creyendo que estamos en una situación donde se plantean dos modelos absolutamente distintos de país y dos formas distintas de gestionarlo. Javier Milei dice con toda razón que debe ser el único caso en la historia de la humanidad donde un candidato dice que va a hacer un ajuste enorme y doloroso, y la gente lo vota igual.  Nosotros venimos de la experiencia de Menem que había dicho "si decía lo que iba a hacer no me votaban, les dije lo que quería escuchar y después hice lo que creía que había que hacer". Mauricio Macri también dijo "vamos a la revolución de la alegría, a mejorar lo que está mal y mantener todo lo que está bien". 

Aquí estamos frente a alguien que dice "hay que dejar todo en manos del mercado", "sólo se hace lo que es rentable", plantea una filosofía drástica y ayer volvió a decir que el único ministerio inamovible es el de Capital Humano porque se tiene que encargar de los caídos, y "caídos" se refiere a las víctimas de la guerra. El propio presidente electo está diciendo que su política va a tener costos sociales elevados y que tiene que tener herramientas para tratar de mitigar esos costos. Lo que discutimos antes de la elección sigue siendo válido hoy, pero con un cambio fundamental: hay una legitimación a través del voto popular de una propuesta. Coincido con Milei de que se trata de un caso sin antecedentes.

Mondino: "Si vamos a esperar que todos estén contentos, nadie va a estarlo"

¿A qué lo atribuís? ¿Creés que la gente lo votó pensando que no va a hacer lo que prometió o porque están de acuerdo con el ajuste? Macri dijo que había que votar a Milei porque sus ideas extremas no eran realizables.

Mauricio Macri también decía que Milei no tenía estructura y que era fácilmente infiltrable. Yo no tengo la respuesta a esa pregunta, he leído varios estudios al respecto y seguramente haya un mix de varios motivos. Mucha gente lo votó por la tradición de votar en contra de todo lo que pueda tener sentido popular, otra gente votó porque está enojada con razón y otra gente lo habrá votado porque considera que no va a hacer lo que prometió y quería un cambio.

Javier Milei, Mauricio Macri y Patricia Bullrich
Javier Milei, Mauricio Macri y Patricia Bullrich

¿Es correcto priorizar la resolución del problema de las Leliq para ordenar el problema macroeconómico?

Para nada. El volumen de los depósitos remunerados del Banco Central es, en términos del PBI, similar al que había en el primer trimestre del 2018. En aquel momento el problema era más grave porque la administración de Macri había abierto esa posibilidad a los inversores privados y una proporción muy alta de esas Lebacs, como se llamaban en ese momento, estaban en poder de fondos de inversión extranjeros, aquellos que hicieron la famosa bicicleta que terminó en la búsqueda de los fondos y el reproche de Milei a Caputo de que se escolaceó 15000 millones de dólares. 

Hoy, esas Leliq están en exclusivas manos de entidades financieras que no pueden hacer absolutamente nada, no se le pueden vender a particulares o transformarse en otra cosa. Son contrapartidas de los depósitos. El problema que tienen es el costo cuasifiscal producto de las tasas de interés que se pagan y son las contrapartidas de las  tasas que se le pagan a los depositantes para que dejen su fondo en el sistema financiero y no busquen otras soluciones más rentables. Tal vez, una manera distinta de resolver el problema de las Leliq sería pensar en una economía en crecimiento, con demanda de crédito tanto de empresas como de familias y que hiciera que esa liquidez excedente disminuyera de manera drástica y, de esa manera, el costo cuasi fiscal se achicara. 

Otra manera sería intentar un camino suave de tasas negativas que no desalienten a los depositantes. Creo que algo de eso es lo que Caputo planteó con los referentes de bancos privados cuando quiso canjearlos con bonos del tesoro. Sería una manera de sacarlos del sistema financiero, ponerlos en plazos más largos con una tasa por debajo de la expectativa de inflación.

Di Stéfano tras los dichos de Milei sobre la estanflación: “La vida va a ser un poco más dura”

¿Quién paga la cuenta?

La podría pagar una perspectiva de crecimiento económico con mayores ingresos y que requiera menores nominalidades. La podría pagar políticas impositivas que orienten más a la progresividad y menos la horizontalidad. Hay muchas cuestiones que están en la teoría económica y que obedecen a distintos criterios, pero ninguna está en la filosofía del presidente electo. Discutir economía sirve poco en este momento porque el presidente volvió a decir que vamos a un ajuste muy grande y doloroso. Además sostuvo que vamos a solucionar el problema de la inflación por vía del estancamiento económico. 

Los países centrales resuelven este tema con las tasas de interés en el rango de sus economías. ¿Cuánto hace que la tasa de interés en Estados Unidos estaba entre 0% y 0,25%? Incluso en Europa había que pagar para que te reciban los fondos. Hoy, esos mismos Bancos Centrales están en tasas superiores al 5%. Ellos dicen que la tasa tiene que subir todo lo necesario hasta que la economía se desacelere lo necesario y el empleo se vea afectado para que la demanda baje y de esa manera dejen de subir los precios. Aquí esto aparece de una forma mucho más violenta y con efectos posibles y mediatos mucho más duros.

Encuesta: un 60% aprueba el recorte de gastos, pero sólo un tercio apoya propuestas económicas

¿Cómo evaluás a Luis Caputo como futuro ministro de Economía?

Nunca hablé con él, ni lo conozco personalmente. Me da la impresión de que en la cabeza de Javier Milei, el ministro de Economía es él y que Caputo es su ministro de finanzas, más allá del cargo.  Ayer volvió a decir que el problema principal que tenemos es la deuda del Banco Central y tenemos que traer a un experto en finanzas para resolverlo. Después está pensando en otros funcionarios para otro tipo de áreas, pero me da la impresión de que, por su historia y su perfil, el presidente va a estar involucradísimo en la gestión económica. 

Si hubiera ganado Massa, habría pasado algo parecido. Es difícil imaginar un presidente como Massa sin estar involucrado en la gestión económica. Creo que se lo busca a Caputo por su conocimiento del funcionamiento del sistema financiero y por sus contactos, por sus vínculos y porque puede obtener confianza de ambos lados, del sistema financiero y de los que podrían estar aportando algún tipo de financiamiento.

Fernando Meaños: ¿Cuál es el análisis que hace de este gobierno en el plano monetario, con una de las inflaciones más altas del mundo, un nivel de crédito bajo y el problema de las Leliq?

Ha habido una expansión monetaria muy grande durante los años de la pandemia. Si se mira el gráfico de evolución de las Leliq en poder de las entidades financieras, se ve como crece de forma significativa ese volumen que había bajado durante esos años porque el gobierno no tenía muchas herramientas, más allá de la inflación.

El primer mensaje de Luis Caputo tras ser elegido por Javier Milei

No es cierto que este año haya habido expansión monetaria, la emisión y la base monetaria han crecido marcadamente por debajo de la inflación. Lo mismo el año pasado. No se puede decir que en este momento hay un problema monetario. El presidente electo dice que tenemos un problema de atraso de precios relativos. La traducción de eso es que están atrasados algunos precios en relación a otros. En mi opinión, se refiere a que hay precios que tienen que aumentar en relación al precio del salario y al precio de las jubilaciones.

Luis Caputo 20231123
Luis Caputo

Cuando eso suceda la economía se va a contraer de manera drástica y no va a hacer falta emisión, puede haber contracción monetaria y se pueden lograr muchas cosas, incluso detener la inflación. En el menemismo hubo un momento de inflación negativa, pero para mí la inflación no es el mal en sí mismo, es un síntoma.

La inflación es a la economía lo que la fiebre es a una persona. Cuando uno tiene fiebre, no se enferma de fiebre, va al médico para ver por qué tiene fiebre. Hay que atacar la causa de la fiebre y de esa forma se cura. La inflación se resuelve atacando las causas. En mí opinión, se está dejando de lado una de las causas de la inflación que es la puja distributiva, no se la está teniendo en cuenta y, más aún, creo que se va a agravar. Entonces creo que es probable que el problema se pueda resolver, pero el paciente va a quedar mal. Por eso se habla de un ministerio para atender a los caídos.

Transición día 11: Caputo-Milei, psicologías inestables

Su pasado en Boca y las elecciones que se vienen

Román Iucht: ¿Qué sensación le merece esta disputa política entre Juan Román Riquelme y Mauricio Macri?

Yo no puedo negar que tengo claramente definida mi posición. Macri llegó al mundo Boca confrontando contra la fórmula Alegre-Heller. El otro día miraba una declaración mía que hacía la semana siguiente de aquella elección en la que perdimos y me animé a decir que en Boca había una reedición del Pacto de Olivos y que era una situación que tenía mucho más que ver con la política nacional hacia adelante que con el hecho de su llegada al club. 

Creo que la vida me dio la razón, pero yo no estaba adivinando, repetía lo que Macri me había dicho a mí en una conversación previa personal. Antes de enfrentarse con nosotros, Macri trató de acordar ser el presidente del espacio nuestro, corriendo a Antonio Alegre. Como eso fracasó, fuimos a la confrontación. En esa conversación, en la cual también participó Salvestrini, quien ese ese momento era su ladero en el grupo Socma y luego fue tesorero de Boca, Macri dijo con bastante claridad que necesitaba ablandar su imagen dura de empresario porque quería dedicarse a la política. Después conversó con Alegre y le planteó lo mismo, no le funcionó la estrategia y finalmente confrontamos electoralmente.

Elecciones en Boca: expectativa por la audiencia de conciliación

¿Qué hay que hacer con la Bombonera y por qué cree que se desmadró tanto el problema de los socios adherentes?

Durante el último año de nuestra gestión, nosotros teníamos muy avanzado un proyecto que iba a ser tratado en el ámbito de la Legislatura que en ese momento todavía era el Consejo Deliberante y planteamos un proyecto de expropiación de las dos manzanas aledañas, pero construíamos dos torres en Casa Amarilla para darles un departamento a estrenar a los vecinos que tenían que dejar su casa. 

En vez de mudar la cancha a dos cuadras, aspirábamos a que se muden los vecinos sin que tengan problemas económicos y viviendo en una casa nueva y de mayor calidad. No funcionó. En ese proyecto había trabajado Antonio Cafiero que había traído un equipo de arquitectos. Todavía tengo guardado los bocetos de lo que iba a ser aquel estadio.

Riquelme se mezcló con los hinchas de Boca en el banderazo tras la conferencia

Creo que hay que apostar por una solución que apunte a ampliar la capacidad y a quedarse en el lugar emblemático que es la cancha de Boca. He viajado por el mundo y recuerdo hablar con Vicente Del Bosque, quien me recibió cuando era técnico del Real Madrid, me llevó a ver todos los trofeos del club y yo me reí diciéndole "falta uno Vicente". Él entendió rápido que me refería a la Intercontinental que Boca le ganó al Real Madrid y en esa conversación me dijo que cada vez que va a la Argentina le gusta ir a la Bombonera porque dice que tiene un sonido especial y es un lugar mítico. 

Eso habría que conservarlo y Román dice algo parecido, quiere convencer a cada uno de los vecinos para poder tener esas dos manzanas y ampliar el estadio. Él defiende la idea de dejar el estadio donde está, con su sentido emblemático, su sonido y todo lo que tiene de historia. Pero lo más importante que dice Román es que se discute si el club sigue siendo de los socios y si pasa a ser una empresa comercial con tres dueños

ADP JL