Soleado
Temperatura:
19º
Ciudad:
Buenos Aires
lunes 16 de septiembre de 2019 | Suscribite
OPINIóN / Política
viernes 16 agosto, 2019

Un país que tiene que aprender de sus errores, para no repetir fracasos

Estamos tan huérfanos de acciones, compromisos y transformaciones que ya no podemos desarrollar un proceso electoral sin afectar la gobernabilidad.

por Luis Contigiani

Toda democracia necesita de la polarización para que pueda avanzar, pero con permanentes síntesis democráticas, basadas en la realidad, las personas y los pueblos. Foto: NA DAMIAN DOPACIO.

En el mes de marzo presenté una propuesta integral que contiene cinco proyectos de ley para combatir la pobreza, la desocupación, desarrollar la economía y sentar las bases para una economía concertada.

La reciente crisis política y económica, que es de la misma familia de las crisis de los últimos 40 años, muestran a un país estancado, en declinación, huérfano de institucionalidad y que no aprende de sus errores. Los motivos, diagnósticos son muy variados y a esta altura estamos fatigados de tantas explicaciones, frente a una realidad que nos obliga, nos pide que actuemos, hagamos, transformemos.

Es la Acción política la que tiene que surgir de manera fuerte, y con todo lo que implica en términos de diálogos, acuerdos, compromisos y decisiones. Es lo concreto, la hoja de ruta lo que falta. Hoy la Argentina está al servicio de cerradas ideologizaciones e intereses subalternos y debería ser a la inversa, para que podamos dar vuelta esta historia. Las ideologías deberían estar al servicio de la Argentina, de la construcción y transformación de la realidad.  Son importantes, pero no como fetiches, e idolatrías, sino como mero instrumentos.

La devaluación electoral de Macri

Estamos tan huérfanos de acciones, compromisos y transformaciones que ya no podemos desarrollar un proceso electoral sin afectar la gobernabilidad del país. En el medio parecería que no hay nada: programas, instituciones, concertaciones, etc. Recortamos la cruda realidad por la estética comunicacional, nos fugamos en la historia y en debates interminables para no hacernos cargo del exigente presente.

Nos escapamos todo el tiempo por atajos, simple atajos que no sirven para otra cosa que negar la realidad y de esa manera la acción política concreta. La polarización autoritaria por ejemplo es una manera de borrar la realidad. Toda democracia necesita de la polarización para que pueda avanzar, pero con permanentes síntesis democráticas, basadas en la realidad, las personas y los pueblos. Cuando no logramos síntesis y una base común se torna autoritaria y negadora de la argentina. En ese punto todo se transforma en consigna, operaciones, falseadores de la realidad, perezosos vocacionales.

Para el Financial Times, Mauricio Macri "perdió contacto con la realidad"

Una realidad que se niega reiteradamente trae frustraciones estructurales, declives profundos en la vida de una Nación. Ahora no se ha inventado nada mejor que la acción política concreta, humana, democrática, pacifica para que nos hagamos cargo de la realidad.

En esto de abrir las puertas a la realidad y hacernos cargo desde la acción política concreta, hago humildemente mi aporte:

  • Eliminar la pobreza y la indigencia en el país del pan. Una realidad inmoral para la Argentina. Movilizar todos los recursos sociales, privados, públicos para este objetivo.
  • Acuerdo estratégico nacional: cinco grandes comunes denominadores que constituyan una base para transformar la argentina: 1) República, estado de derecho, transparencia, 2) Derechos sociales, 3) Democracia y Desarrollo; 4) Energías renovables, ambiente, recursos naturales, 5) Educación y cultur
  • Economía concertada: Consejo Económico y Social: tenemos que crear instrumentosinstitucionales que nos permitan avanzar, acordar, transformar y separar la gobernabilidad de la legitima discusión política y electoral. Ningún interés sectorial debe estar por encima de la Nación y del bien común. Una economía que desarrollo al hombre, al pueblo argentino y cuide nuestros recursos naturales
  • Desarrollo y diversificación productiva: hace mas de 40 años que no generamos valor a la estructura productiva, no mejoramos en términos de competitividad, no nos industrializamos en términos del siglo XX y corremos desde atrás a la revolución tecnológica del siglo XXI. Nuestro desarrollo nacional y la inclusión de millones de argentinos se juega en la diversificación productiva y el agregado de valor.

Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4754

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.

Positive SSL Wildcard