viernes 07 de octubre de 2022
POLITICA señales con cortocircuitos

Cumbre CFK-Macri: aún está lejana, pero aceptarían encontrarse pese a la desconfianza

La vicepresidenta reconoce que de juntarse con alguien de la oposición sería con el ex presidente, a quien lo considera jefe de Juntos por el Cambio. Macri aceptaría reunirse, pero cree que es ella quien debe convocar. Por ahora, no hubo ninguna convocatoria formal y por eso en el macrismo hablan de “hipótesis de fantasía”. Las próximas agendas venideras también muestran diferencias: él se vuelve a ir de viaje a EE.UU. y Europa, mientras que ella se abocará a los alegatos de su defensa en el juicio de Vialidad y a los avances en la investigación por el intento de asesinarla.

17-09-2022 23:55

Cristina Kirchner habla de entablar un diálogo con todos los sectores sin dar nombres. Hasta ahora solo hubo algunas declaraciones públicas mientras que de su entorno aseguran que no debe descartarse a nadie y, mucho menos, a Mauricio Macri. En esto coincide la titular del Senado en la intimidad: si se tuviese que sentar con alguien como líder del oficialismo, lo haría con el jefe de la oposición. Pero no hubo una convocatoria formal y por eso, en el entorno más íntimo del ex presidente hablan de que hasta acá solo se trata de una “hipótesis de fantasía”. Sin embargo, el dirigente de Juntos por el Cambio ya evaluó con su equipo la posibilidad de un encuentro con la vice.

Tras regresar de una recorrida por Junín y Pergamino el último viernes, Mauricio Macri volvió a su quinta familiar “Los Abrojos”. A su regreso, entrada la tarde-noche, prendió su Zoom y tuvo un intercambio con un grupo de colaboradores. Repasaron ejes de su discurso y las temáticas que planteará en los próximos días. En particular, la posibilidad de una cumbre con Cristina Kirchner. Por ahora es una hipótesis de fantasía para el macrismo. 

Macri CFK 20220917
PASADO. Cuando eran Presidenta y jefe de Gobierno porteño mantuvieron pocos encuentros. “Ingeniero, quedamos usted y yo”, le planteó ella en 2011, empezando su segundo mandato.

“Hasta hoy son solo declaraciones”, afirman en su equipo. En concreto, cerca de Macri, aseguran que “no hay nada” y afirman que no hubo, hasta hoy, ni llamados ni mensajes concretos de la vicepresidenta o del Presidente.

Desde la intimidad del Senado admiten que no hubo, por ahora, una convocatoria formal. ¿Quién lo haría en nombre de CFK? Ella. No hay interlocutores posibles. Si está dispuesta a avanzar en el llamado al diálogo y a encabezarlo, no será ni siquiera su hijo Máximo Kirchner, quien interceda, lo hará directamente la vicepresidenta. ¿Y con quien se sentaría? “Del otro lado no hay uno solo, pero lo cierto es que Macri es el jefe de la oposición”, dicen desde su entorno.

El líder del PRO cree que es el oficialismo el que tiene que convocarlo y no él. “Por ahora para nosotros es una pantomima, va a durar algunos días nada más”, afirma a PERFIL uno de sus colaboradores más cercanos.

“Cada vez que uno de ellos intentó articular con nosotros salieron a pegarles”

Entre sus íntimos el ex presidente asegura que las intenciones que esbozaron los dirigentes cercanos a la vice son producto de un “desorden” en términos políticos de la coalición gobernante. “Nunca los vi tan desordenados realmente”, se lo escuchó decir. “Parece todo retórico”, opinó ante sus asesores.

Uno de los hombres de más confianza del ex presidente asemeja al kirchnerismo a la fábula del escorpión y la rana: opina que el Frente de Todos “morderá” a la oposición porque es “su naturaleza política”. En este sentido, el ex jefe de Estado viene observando un comportamiento, a su juicio, errático de CFK. Y peor aún de Alberto Fernández. “El único que tiene alguna dirección es Massa”, suele repetir. Aunque agrega que no logrará reanimar la economía.

Lejos quedaron los años cuando ella era presidenta y él jefe de Gobierno y, en un cruce de llamados, CFK le planteó empezando su segundo mandato: “Ingeniero, quedamos usted y yo”.

Interlocutores. De hecho, una cumbre, hace más de un mes, entre uno de los mejores amigos de Macri, el senador José Torello, y la vice llevó a numerosas especulaciones. Si bien el ex presidente sabía de esa reunión, corta y distante, esa charla no se transformó en algo más. Siquiera hay un teléfono rojo, aseguran al lado del creador del PRO.

Tampoco está claro que, de avanzar, el propio Macri elija a Torello como su interlocutor dilecto. Es más: ese encuentro, afirma, fue generado por su amigo, a quien conoce desde sus años en el Colegio Cardenal Newman, y no a pedido de él. Resume esa reunión como “institucional”. Siquiera le respondió un mensaje al diputado Eduardo Valdés.

“El PRO nació como un partido que dialoga y ellos no”, aseguran en el macrismo

Pero hay más sobre el nulo diálogo que hoy hay entre oficialismo y oposición. A la titular del Senado la sorprendió que solo un dirigente de la oposición le haya enviado un mensaje solidarizándose con el intento de asesinato que sufrió el 1° de septiembre. Se trata del gobernador de Jujuy, Gerardo Morales. Hubo otros dos dirigentes que lo hicieron a través de Máximo Kirchner: el senador Martín Lousteau y el diputado Emiliano Yacobitti. Todos radicales y ni uno del PRO o de la Coalición Cívica. En el Senado esto no deja de llamar la atención, que contrasta con el gesto que tuvo la vice cuando, salvando las diferencias, ante un momento doloroso como el que vivió Esteban Bullrich al enterarse que tenía esclerosis lateral amiotrófica (ELA). 

El kirchnerismo cuestiona a Horacio Rodríguez Larreta, quien le puso límites a un acuerdo con este sector. El senador Oscar Parrilli fue quien dijo que “Cristina nunca puso límites al diálogo”. ¿Para qué quiere sentarse CFK con la oposición? Para volver a restablecer reglas en la discusión política, bajar los niveles de discusión y acordar políticas de Estado. Entre ellas menciona el acuerdo YPF-Petronas para la industrialización del gas no convencional. 

Entre los dirigentes de máxima confianza de la ex jefa de Estado dicen que no será fácil sentarse en una misma mesa. “Hay una cosa que es real: cada vez que uno de ellos intentó articulación con nosotros, salieron desde el mismo espacio a pegarles. Le pasó a María Eugenia Vidal cuando se supo que dialogaba con Máximo, a Horacio Rodríguez Larreta cuando lo hacía con el Presidente o a Gerardo Morales”, relatan. 

“Mis condiciones para sentarme con la vicepresidenta son la verdad, cumplir con la Constitución y la Justicia”, le dijo Macri a uno de sus interlocutores en estas horas. “Hoy no existe ni una agenda sobre qué temas tocaríamos”, agregó el ex presidente. Y completó: “El PRO nació como un partido que dialoga y ellos no, no está en su espíritu”.

Agendas cruzadas. De esto hablará este domingo por la noche en una entrevista en el canal LN+ con Luis Majul. Será su última aparición pública de estos días ante de emprender un nuevo viaje a Estados Unidos, donde da clases desde este año, y luego a Europa por actividades vinculadas a la Fundación FIFA que preside.

En cambio, CFK se concentrará en los próximos días en preparar el alegato para la causa Vialidad y seguirá de cerca el avance de la investigación tras el ataque. La posibilidad de un diálogo entre ambos líderes parece hoy lejana, aunque ninguno de los dos lo descarta.