miércoles 07 de diciembre de 2022

Randazzo, contra los choferes: "La velocidad siempre fue ascendente"

El ministro eludió justificar el vínculo de los Cirigliano con las tareas de mantenimiento de las unidades.

13-06-2013 21:51

Pese a pedir nuevamente "prudencia y responsabilidad" en el manejo de la información que surge tras el choque de dos trenes de la línea Sarmiento, el ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, responsabilizó al motorman y su acompañante de la formación Chapa 19, que colisionaron hoy con un tren detenido a la altura de Castelar.

Si bien el funcionario aclaró que ambos trabajadores presentaron "alcohol en sangre cero" en estudios realizados antes del choque, aseguró que, según el registro del GPS, "la velocidad siempre fue en forma ascendente". "El tren impactó a 62 km/h", informó.

"Pasó por una señal amarilla, que lo obliga a desacelerar. Por el contrario, el registro del GPS indica que la velocidad seguía en ascenso", explicó Randazzo en una nueva conferencia de prensa. "No atendió otras dos señales", agregó.

La conexión Cirigliano. Si bien el ministro aceptó responder preguntas, eludió confirmar si efectivamente la empresa EMFER, propiedad de la familia Cirigliano (exconcesionarios de la línea Sarmiento e imputados por la tragedia de Once), fue la responsable de realizar las tareas de mantenimiento sobre el tren Chapa 19, tal como lo denunciaran esta mañana los familiares de las víctimas del accidente ferroviario de Once.

"No quiero polemizar con los familiares de esta tragedia tan dolorosa como fue la de Once. En el plan de puesta en valor de todas las formaciones pusimos a trabajar a todos los talleres de la República Argentina, entre los cuales está Emfer", contestó Randazzo.

"Hay que separar a quienes son responsables de la concesión del servicio de los trabajadores de la actividad ferroviaria", pidió el ministro, quien remarcó: "Vengo como funcionario público, y a pedido de la Presidenta, a dar toda la información".

"Le hemos dado trabajo a todos los talleres", reiteró el titular de Transporte. "No podemos hacer magia, y que los reparen (a los trenes) en quién sabe dónde. Tenemos que usar los recursos que tenemos disponibles. No tenemos otra forma", argumentó. "Son formaciones de 1962. El material rodante está en fabricación", justificó el funcionario.

En esta Nota