lunes 26 de septiembre de 2022
POLITICA feriado y marcha

Una multitud llenó la Plaza de Mayo en repudio al intento de asesinato de CFK

Miles de ciudadanos marcharon en Capital Federal junto a dirigentes del oficialismo. La vicepresidenta dejó el departamento de Recoleta, en donde sufrió el ataque, por la tarde del viernes para reunirse con sus hijos Máximo y Florencia. El gabinete completo dijo presente en la movilización en donde se cantó la marcha peronista y “Cristina Presidenta”.

02-09-2022 23:55

Miles de ciudadanos junto a organizaciones sociales y dirigentes del Frente de Todos se movilizaron ayer bajo el lema “Con la bandera a defender la democracia” después del intento de asesinato que sufrió Cristina Kirchner. De la marcha participaron todos los referentes del Frente de Todos al mismo tiempo que la vicepresidenta decidió refugiarse junto a sus hijos, Máximo y Florencia, a quienes no había visto después del atentado.

Los militantes comenzaron a congregarse desde temprano en la avenida 9 de julio para llegar a la Plaza de Mayo, en donde se manifestaron hasta las seis de la tarde con consignas de apoyo a la vicepresidenta y en defensa de la democracia. El oficialismo había realizado la convocatoria la noche del jueves al declarar un feriado nacional. Desde el kirchnerismo calcularon que en la Ciudad de Buenos Aires se reunieron 600 mil personas, mientras que también hubo otras manifestaciones en el interior.

 202209_03_apoyo_cristina_fernandez_kirchner_telam_g
FOTO: TÉLAM

La vicepresidenta siguió la movilización desde su departamento de Recoleta en donde la noche anterior Fernando Sabag Montiel le apuntó con un arma a la cabeza. Por la mañana, recibió a algunos dirigentes de máxima confianza y al mediodía declaró ante la jueza María Eugenia Capuchetti y el fiscal Carlos Rívolo. Más tarde recibió al Presidente (ver en página 4) y cuando la Plaza de Mayo estaba repleta decidió salir de su domicilio para reunirse con sus hijos, Máximo y Florencia. 18 horas después del ataque,  la vicepresidenta se volvió a acercar a la militancia que estaba en la calle Juncal y partió en silencio.

Quien le agradeció a la militancia la manifestación fue Alberto Fernández. “Celebro que la Argentina haya llenado sus plazas reivindicando la convivencia democrática y celebrando que Cristina Kirchner está bien. Tenemos que volver a poner en práctica un pacto en donde la violencia sea excluida y el respeto sea un valor”, escribió en sus redes sociales el jefe de Estado. Y agregó: “El intento de asesinato a nuestra vicepresidenta evidencia que la violencia y los discursos de odio no pueden tener lugar. Debemos construir consensos entre todos los sectores de la sociedad para defender la democracia y recuperar la paz social. El pueblo argentino demostró que la unidad y el amor son el camino. Hoy vimos que es posible”.

movilización 20220902
Movilización en Plaza de Mayo - FOTO: Pablo Cuarterolo

Además de miles de ciudadanos, en la Plaza de Mayo hubo banderas de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), la Asociación Trabajadores del Estado (ATE), la Unión de Trabajadores y Trabajadoras de la Economía Popular (UTEP), La Cámpora, Movimiento Evita, Barrios de Pie, la CTA Autónoma, La Dignidad, el Partido Solidario, Nuevo Encuentro, el Frente Popular Darío Santillán (FPDS), la Federación de Tierra y Vivienda (FTV) y el Frente Transversal.

También se hicieron presentes el MTD Aníbal Verón, la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo (CNCT), la Corriente Nacional Martín Fierro, el Movimiento Octubres, y la Confederación de Trabajadores Universitarios.

Por la mañana, el gabinete ya había anunciado que participarían de la marcha. Participaron Eduardo “Wado” de Pedro (Interior), Carla Vizzotti (Salud), Tristán Bauer (Cultura), Daniel Filmus (Ciencia y Tecnología), Jaime Perczyk (Educación), Jorge Ferraresi (Hábitat),  Jorge Taiana (Defensa), Agustín Rossi (AFI), Vilma Ibarra (secretaria Legal y Técnica), y Gabriela  Cerruti (Portavoz).  El canciller Santiago Cafiero también estuvo en la manifestación, pero también siguió el movimiento de la multitud desde la terraza de la Casa Rosada. También participó de la marcha el ministro de Economía, Sergio Massa, el primero en repudiar el intento de magnicidio el jueves. El tigrense evalúa por estas horas iniciar acciones legales contra el atacante de Cristina Kirchner, ya que anteriormente se había manifestado contra él. Comparte al abogado Gregorio Dalbón con la vicepresidenta, quien podría pedir la unificación de las causas de violencia contra su persona.

Acto en Plaza de Mayo por Cristina 20220902
Movilización en Plaza de Mayo - FOTO: Pablo Cuarterolo

 

El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, llegó a la plaza acompañado por funcionarios de su gabinete e intendentes del conurbano. Desde la zona sur del conurbano llegaron el ministro Ferraresi junto a la titular del Pami, Luana Volnovich y la intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza,

“Siempre con Cristina”, “Nunca Más”, “Son responsables del odio que generan”, “La democracia es nuestra y se defiende” y “Acá no se rinde nadie”, decían los carteles con los que los manifestantes se reunieron en la Ciudad de Buenos Aires. Cantaron la marcha peronista, pero también se escuchó “si la tocan a Cristina qué quilombo se va a armar” y “Cristina presidenta”.

 


 

“Unidad nacional, pero no a cualquier precio”

R.P.

Acompañada de dirigentes oficialistas y sobre el escenario, la presidenta de la Asociación Argentina de Actores, fue quien leyó el texto oficial frente a los miles de manifestantes:

“El Frente al intento de asesinato de la principal dirigente política del país, nadie que defienda la República puede permanecer en silencio o anteponer sus diferencias ideológicas al repudio unánime que esta acción depara.

No hay manera de relativizar ni minimizar un intento de magnicidio. La solidaridad y el repudio de dirigentes de toda América Latina, de los EEUU, de Europa y del Papa Francisco, muestran que el mundo comprende cabalmente la gravedad de lo ocurrido. En el mismo sentido se expresó el movimiento obrero organizado, entidades empresarias, comunidades religiosas, asociaciones deportivas y demás organizaciones intermedias del país. También gran parte de la dirigencia política nacional, a quienes agradecemos que comprendan que la convivencia democrática debe prevalecer sobre cualquier desacuerdo político.

El “límite”, del que hemos oído hablar mucho en las últimas horas, no se cruzó ayer. Si no queremos que la intolerancia y la violencia política arrasen con el consenso democrático que hemos construido desde 1983 a la fecha, debemos contextualizar lo ocurrido anoche contra la vicepresidenta Cristina Kirchner: Desde hace varios años, un sector minúsculo de la dirigencia política y de sus medios partidarios, viene repitiendo un discurso de odio, de negación del otro, de estigmatización, de criminalización de cualquier dirigente popular o afín al peronismo, y aún de cualquier simpatizante. Todos hemos visto movilizaciones donde se pasearon por las plazas más importantes de la Capital Federal bolsas mortuorias, ataúdes o guillotinas.

Alberto F se reunió con la vice: siguen la causa juntos y se volverán a encontrar

No es inocente ni gratuita la legitimación de discursos extremos, de llamados a la agresión, de planteos que niegan legitimidad democrática del adversario político. Nadie es individualmente responsable por las acciones de otros, pero quienes cedieron minutos de aire a los discursos de odio deberán reflexionar sobre cómo han colaborado para que lleguemos hasta esta situación.

La vida democrática es incompatible con el accionar de minorías violentas que pretenden llevar de las narices al resto de la sociedad, u obligar a determinada dirigencia a tomar posiciones cada vez más sectarias con tal de contentar a esa supuesta clientela electoral.

La convivencia en el marco de un orden democrático también es el umbral de las condiciones necesarias para el desarrollo de nuestros hijos y nuestras hijas. El daño que producen las acciones y las palabras violentas en las mentes de niños y niñas es una condena para el futuro de la Argentina.

El pueblo argentino está conmovido, impactado por lo ocurrido, incluyendo a millones que no simpatizan con Cristina ni con el peronismo. En honor a todos nuestros compatriotas es que hacemos este llamamiento a la unidad nacional pero no a cualquier precio: el odio afuera”.