jueves 21 de junio de 2018 | Suscribite
POLICIA / una llamativa moda que crece
sábado 10 marzo, 2018

Rapean con armas reales sobre delitos y son furor en YouTube

Las letras hablan de lo que ocurre en las zonas más conflictivas del Conurbano: tiroteos entre bandas y la policía, asaltos, ‘transas’ y droga.

por Cecilia Di Lodovico

NO ES FICCION. En los videos se muestran con escopetas, revólveres y pistolas. No les importa tanto pasar un día en la comisaría por portación de armas que parecer falsos. Foto: captura de youtube

El calor en Las Catonas es abrasador. Franco Agüero (19), Nahuel Moya (21) y su hermano Manuel (23) caminan por la calle en dirección al auto del fotógrafo de PERFIL. La tarde es tranquila pero el rugido de las motos que circulan en el interior del barrio se escucha con tanta frecuencia que se hace imperceptible. Dicen que lo mismo ocurre con las balaceras. Tal vez, por un riesgo latente aunque invisible, los tres integrantes de Master Records prefieren hacer la entrevista en una plaza, frente a la comisaría. No es casualidad que Las Catonas forme parte de los barrios enumerados por el Sicario –hoy Young Sika, nombre artístico de Franco– en Zona de peligro.

“Son de verdad, siempre. Ese día cayó un patrullero, pero nos vieron a todos, se asomaron y se fueron”, se ríen los tres músicos. Se refieren al video de No te asomes, que se puede ver en YouTube, con casi 324 mil reproducciones. Fue compuesto por Señor Moya (Manuel), y sus imágenes ilustran esta nota.

“Todo es real”, se pone serio Nagu del Oeste (Nahuel) ante la pregunta de si las armas que aparecen en la grabación son imitaciones. No hay peor insulto para un rapero de la estirpe de los Master Records que acusarlos de simuladores. No importa tanto una jornada en la comisaría por portación como parecer falsos o débiles ante los ojos de otros cultores del género que desde hace años comenzó a sonar en los barrios marginales y lo hace, cada vez más, con más fuerza. Tanto que se convirtió en moda: las productoras florecen y se apagan con velocidad. Fuerte Apache de Ciudadela, Puerta de Hierro de La Matanza, Villa Corina de Avellaneda, entre otras, son el escenario de las “tiraderas” entre raperos.

Las letras de los diferentes artistas, como los jóvenes de Las Catonas, hablan de lo que ocurre en los rincones más conflictivos del conurbano bonaerense a ritmo urbano: enfrentamientos entre bandas y la policía, asaltos, tiroteos, amenazas, transas y droga. “La vida de pobre/ no está mal/ tengo unos billetes/ lo necesario y lo normal”, canta y baila Nagu mientras sujeta una pistola que asoma de su cintura. “Acá los pibes jugamos a la guerrilla, mientras la policía juega a la escondida”. El video, de 2014, superó el millón doscientos de visualizaciones; el segundo con más visitas de la crew luego de Para mi barrio, que supera el millón setecientos.

“Así se vive en el barrio hoy en día, más en un lugar marginado”, explica Manuel sobre la crudeza de sus letras.

“Cuando pasan las cosas, hay que dar la cara. Están todos presos”, dicen los tres sobre el Oso, el rapero que fue detenido por participar en entraderas y el robo a la casa de un fiscal en Ituzaingó. “Si vos decís algo tenés que demostrar que es verdad. Nosotros no mentimos”, afirma Franco. “Cada uno sobrevive a su manera, es lo que uno elige. Si esta gente se dedicaba a eso (robar) y, bueno, dale que va. Acá es algo común”, agrega Nagu. “Un pibe de once años que se esté drogando y robando yo lo veo normal. Vas creciendo y lo ves”, entiende Manuel.

“Nos damos cuenta de que para otras personas lo que está pasando en el barrio no es común”, dice Franco. “Yo tengo mi estilo de vida, no sé si será diferente. Yo me crié en la calle y voy a morir en la calle. Por más que yo quiera despegar de acá, voy a seguir con el mismo pensamiento. Lo tomo como algo bueno porque yo camino de noche, en cualquier lado, a la hora que sea y me siento seguro porque sé que nadie me va a hacer nada”, sostiene Nagu.

Además de las presentaciones, Nagu se gana la vida como barbero. En el grupo se convirtió en una celebridad: “Me piden autógrafos”, dice incrédulo pero con una sutil sonrisa en el rostro. Tiene antecedentes pero “nunca por robo”, aclara. En 2015, el sello discográfico difundió Cambié el arma por el micrófono, rap en el que reflexiona: “La vida no son solamente casquillos y plomo”. Quiere terminar la escuela y estudiar en la universidad “alguna carrera relacionada a la producción de audio y video”. “Todos los que nos dedicamos a esto queremos vivir de la música, pero se complica un poco”, se lamenta.

Para Franco, como para el resto de los raperos, “terminar preso es la pesadilla de todo pibe de barrio; o muerto, porque también pasa”.

 

Las letras: “Tírense todos al piso que les vamos a robar”

En Youtube se puede encontrar Robo, de Joyas Crew y Massi Nada Más, otro video con armas y apología del delito: “Tírense todos al piso, que les vamos a robar. No quieran hacer ninguna, porque lo vamo’a quemar. Entreguen todo el negocio, si  no quieren aceptar, vamó a patear la puerta y vamó´ a entrar, como se la vamó a copar. Ya no queremo ser pobre, queremos comida y el cobre. Todo como corresponde, asado el finde con lo grone. Así que la plata dónde está, dónde la esconde. Venimo a quedarno’ con todo lo tuyo y vas a quedarte callado y en el molde. Entré directo, le di un culatazo, es un escruche, le colamo el rancho. Encima de eso, me llevé a tu wacha y ahora la tengo en casa, moviendo las cachas”, cantan los músicos urbanos mientras apuntan a la cámara armas de diferentes calibres”.

Al inicio de la reproducción, advierten: “El uso de armas de fuego en este cortometraje ha sido manejado por profesionales. Recomendamos no intentar esto en su casa, ya que podría llevarlo a la muerte o a una penitenciaría. Cualquier semejanza con la realidad es pura coincidencia”.

Otro pasaje del tema da cuenta del enfrentamiento histórico entre “transas y chorros”: “Nunca con la balanza, muerte a los transas, les robamos la droga y un tiro en la panza”.

En la entrevista, los “Master  Records” contaron que, en el barrio, los vendedores de droga, “no son ningunos giles y se hacen respetar, pero el chorro manda y el chorro mata”.

El caso del rapero detenido. En enero, “El Oso” un conocido de Nagu, Youg Sika y el Señor Moya fue detenido en Moreno por varias entraderas y el robo en la casa de un fiscal. Subía videos a Youtube con armas, autos y objetos presuntamente robados. “No mentía, cantaba sobre lo que hacía y era cierto”, dicen sus colegas de Las Catonas. La veracidad de las letras es más valiosa que la libertad.

El Oso fue detenido junto a otras seis personas de entre 18 y 37 años. Según la investigación del fiscal Marcelo Tavolaro, ingresaban encapuchados y con armas de fuego a casas durante la madrugada o empleando violencia si encontraban a sus moradores. Circulaban, además, en vehículos de alta gama.

En los allanamientos dirigidos por la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de Morón, a cargo de Juan Carlos Galeano, la policía encontró un Audi A3, cuatro pistolas 9 milímetros, seis cargadores, un pistolón doble caño, una carabina calibre 22, 76 proyectiles de diferentes tamaños y un chaleco antibalas.

Además, secuestraron tres handies, cuatro pasamontañas, una pinza cortaalambres, 1.500 dólares, euros, pesos, alhajas varias, dos motocicletas marca Honda y un Volkswagen Gol.


Temas

Comentarios

Lo más visto

 

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4302

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 5985-4606 | (5411) 5985-4603 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.