sábado 13 de agosto de 2022
BLOOMBERG Mercados

Créalo o no, el mercado tiene 3 aspectos positivos

Si bien en la primera mitad del año los inversionistas sufrieron grandes pérdidas en sus tenencias de acciones, bonos se observa cierta reacción alentadora.

05-07-2022 16:44

Decir que la primera mitad del año fue muy difícil para los inversionistas sería quedarse corto. Sufrieron grandes pérdidas en sus tenencias de acciones, bonos corporativos, mercados emergentes, criptomonedas y otros activos; y, durante la mayor parte de los últimos seis meses, no recibieron protección de los bonos del Gobierno, cuyos atributos tradicionales de mitigación de riesgos también dieron lugar a grandes pérdidas.

De hecho, aparte del petróleo y algunos otros productos básicos, la imagen era deprimente en todos los mercados públicos. Es solo cuestión de tiempo hasta que las valoraciones en el sector del capital privado sigan su ejemplo.

Estanflación, la nueva amenaza de la economía mundial

Este es un entorno en el que es difícil argumentar a favor de los aspectos positivos, especialmente cuando tantos analistas advierten que se pueden producir pérdidas adicionales tanto en los mercados públicos como en los privados. Sin embargo, tres ya son evidentes.

En primer lugar, se está restaurando un valor genuino y más sostenible después de un período en el que los precios de los activos se elevaron artificialmente y se distorsionaron por enormes y predecibles inyecciones de liquidez por parte de los bancos centrales. Algunas acciones individuales destacadas ya se encuentran en territorio de sobreventa, ya que han sido técnicamente contaminadas por lo que ha sido una liquidación generalizada a medida que la liquidez ha ido disminuyendo.

En segundo lugar, después de seguir a las acciones a la baja y, en el proceso, experimentar pérdidas históricas, los bonos del Gobierno están retomando su papel de mitigadores de riesgo en carteras de inversión diversificadas. Esta es una mejor noticia para los inversionistas que, durante la mayor parte del primer semestre de este año, sintieron que no había dónde esconderse.

Alvin Roth: “La repugnancia afecta a mercados, y la prohibición de algunos de ellos sigue siendo muy controvertida”

Una de las razones del retorno de la correlación inversa tradicional entre el precio de los bonos del Gobierno (“activo libre de riesgo”) y el de las acciones (“activo riesgoso”) es que los tres principales factores de riesgo en juego han evolucionado secuencialmente: el tercer aspecto positivo. Si hubieran operado simultáneamente, el daño a los mercados y la economía habría sido significativamente peor.

La liquidación del mercado comenzó con un aumento del “riesgo de la tasa de interés” debido a la inflación y la lenta función de reacción política de la Reserva Federal. Esto afectó duramente tanto a las acciones como a los bonos. En las últimas semanas, a esto se sumó un mayor “riesgo crediticio”, ya que los inversionistas temían que una última lucha de la Fed para ponerse al día con las realidades inflacionarias empujaría a la economía a la recesión. Cuanto más persistan estos dos riesgos, mayor será la amenaza de que se desencadene el tercer factor de riesgo, el más perjudicial: estrés en el funcionamiento del mercado.

Para los inversionistas a largo plazo, resultará beneficioso con el tiempo que los mercados estén saliendo de un régimen artificial que la Fed mantuvo durante demasiado tiempo y que dio lugar a valoraciones espumosas, distorsiones de precios relativos, mala asignación de recursos y a que los inversionistas perdieran de vista los fundamentos corporativos y soberanos. La promesa ahora es la de un destino más sostenible. Desafortunadamente, viene con un viaje inquietante y turbulento.