martes 17 de mayo de 2022
PERIODISMO PURO Entrevista

Alvin Roth: “La repugnancia afecta a mercados, y la prohibición de algunos de ellos sigue siendo muy controvertida”

Especialista en diseño de mercado, premio Nobel de Economía en 2012 por su estudio que revolucionó las donaciones de riñón en cadena en Estados Unidos, explica cómo las transacciones que pueden resultar repugnantes afectan a los mercados y a las sociedades; y cómo el diseño de estos presenta soluciones para su correcto funcionamiento y que todas las partes involucradas estén satisfechas.

06-05-2022 23:55

—¿Podría explicar a las masas en qué consiste el diseño de mercado y en qué situaciones se podría aplicar?

—Los mercados son una parte importante de la forma en que las personas se coordinan entre sí, cooperan y compiten. Los mercados tienen reglas, y sus reglas son parte de su diseño. Muchos mercados no parecen tener un diseñador, pero los mercados son artefactos humanos, están construidos por personas. Entonces, el diseño de mercado se trata de estudiar las reglas de los mercados y cómo funcionan, cuándo funcionan bien y cuándo no, y cómo podemos arreglarlas cuando están rotas, cómo podemos alterar las reglas de los mercados para que funcionen mejor y rendir más, como nos gustaría.

—¿Cuál es la diferencia entre la teoría de juegos y la economía experimental y qué papel juegan en el diseño de mercado?

—La teoría de juegos es una forma matemática de estudiar los mercados, es parte de las matemáticas aplicadas. Consiste en modelos matemáticos donde hacemos suposiciones y vemos cómo las cosas se relacionan entre sí. La economía experimental se trata de ver cómo se comporta realmente la gente en los juegos que podemos construir en el laboratorio u observarlos en el mundo bajo diferentes condiciones. Entonces, la teoría de juegos es parte de la parte de teoría de la economía, y la economía experimental es parte de la parte observacional de la economía, cuando miramos cómo las personas participan en los mercados y otros entornos económicos.

—Profesor, ¿cuáles son ahora las diferencias entre diseño de mercado, ingeniería económica y plomería económica?

—Esas son dos palabras diferentes para las mismas cosas. Cuando hablo de diseño de mercado, pienso en los mercados de manera muy amplia, pero a menudo las personas piensan en los mercados de manera más restringida y piensan en otras áreas del diseño económico como partes del entorno económico que normalmente no consideran mercados. Tal vez las cosas que suceden dentro de las empresas o muchos de los mercados que estudio no usan dinero explícitamente, por lo que a veces se los llama mecanismos de asignación. Entonces, la ingeniería económica pretende hablar sobre todas las formas en que los economistas intervienen y ayudan a cambiar la forma en que se diseña y funciona el entorno económico. Y estoy feliz de llamar a todas esas cosas diseño de mercado. Pero eso confunde a algunas personas. Así que también hablamos de ingeniería económica.

Alvin Roth 20220507
DISEÑO DE MERCADOS. “Los seres humanos han estado involucrados en el diseño del mercado tal vez desde que somos humanos, pero los economistas ahora están comenzando a estudiar el proceso de diseño del mercado y tratar de contribuir a él”. (FOTO MARCELO DUBINI)

—¿Los diseños de mercados son aplicables solo a poblaciones de tamaño reducido?

—Todos los mercados tienen reglas, incluso mercados bastante grandes. Los mercados en los que trabajo son de tamaño moderadamente pequeño. He ayudado a diseñar el mercado para los nuevos médicos estadounidenses, por ejemplo, que tiene unas 40 mil personas al año. No sé si ese no es un mercado muy pequeño, pero no es uno muy grande. Siempre estamos involucrados en muchos mercados. Está el mercado de transferencias internacionales de divisas, que es enorme en términos de volumen monetario; apenas hay mercados más grandes que ese. Y, por supuesto, hay mercados que involucran a mucha gente, como las bolsas de valores en general. Entonces, no, creo que el diseño de mercado se aplica a los mercados que se rigen por reglas, es decir, a la mayoría de los mercados. Y, por supuesto, a medida que vemos que más y más mercados se convierten en mercados asistidos por computadora, los mercados en internet, por ejemplo, los mercados que tienen reglas fácilmente estudiables y reglas cambiables y deseables se volverán cada vez más comunes.

—¿Y cuánto o de qué manera influye la sociología en la economía?

—Los sociólogos y los economistas estudian muchas de las mismas cosas, y los mercados necesitan apoyo social. Una de las cosas que estudio son los mercados controvertidos, los que tienen dificultades para obtener apoyo social, y los mercados necesitan apoyo social para funcionar bien, por lo tanto los aspectos sociológicos de la economía son muy importantes.

“Los niños que comienzan a educarse temprano obtienen ingresos más altos respecto de los niños cuya educación se ve privada temprano en la vida”

—¿El diseño de mercados es una disciplina puramente de la microeconomía y los economistas que los desarrollan o es necesaria la intervención de otras disciplinas como la sociología, la filosofía, la comunicación, etc., es decir disciplinas más humanistas que técnicas?

—Ciertamente, el diseño del mercado implica mucho más que matemáticas técnicas. Tal vez debería enfatizar que los economistas no inventaron el diseño del mercado. Los mercados son artefactos humanos antiguos anteriores a la historia escrita. Cuando encontramos herramientas de piedra distribuidas por nuestros ancestros remotos lejos de donde fueron extraídas y fabricadas, sabemos que nuestros ancestros prehistóricos sabían algo sobre los mercados y el comercio y podían comerciar a distancias considerables. Los seres humanos han estado involucrados en el diseño del mercado tal vez desde que somos humanos, pero los economistas ahora están comenzando a estudiar el proceso de diseño del mercado y tratan de contribuir a él. Pero la economía es realmente el estudio de casi todo lo que la gente puede hacer, así los economistas estamos en condiciones de aprender de todo, incluidas todas las demás ciencias que estudian cómo se comporta la gente.

—Usted dice que no siempre los matching estables son exitosos, y viceversa. ¿Estos comportamientos se deben a los algoritmos o a aspectos institucionales ajenos a los algoritmos?

—Cuando hablamos de mercados computarizados empezamos a hablar de algoritmos. Una de las cosas que hemos visto últimamente, en los años más recientes, es que a medida que los mercados se han vuelto asistidos por computadoras podemos tener mercados inteligentes que pueden ayudar a producir asignaciones en respuesta a las preferencias de las personas, algo que puede ser difícil para que se coordinen sin la ayuda de computadoras. Entonces, cuando hablo de asignaciones estables me refiero principalmente al resultado de ciertos tipos de algoritmos, por ejemplo, los médicos estadounidenses obtienen sus primeros trabajos a través de un centro de intercambio de información llamado Programa Nacional de Emparejamiento de Residentes, que ayudé a diseñar.  La manera en que obtienen sus trabajos no es la forma en que muchos de nosotros obtenemos nuestros trabajos, de modo informal y descentralizado. Más bien lo que hacen es que van a entrevistas y hacen solicitudes. Pero luego, cuando todo eso se ha hecho, envían una lista de orden de clasificación de sus preferencias, dicen “esta es mi primera opción, esta es mi segunda opción”, y los trabajos hacen lo mismo con los solicitantes. Luego nosotros, la cámara de compensación, el Programa Nacional de Emparejamiento de Residentes, aplicamos un algoritmo que produce una coincidencia estable, una coincidencia que tiene la propiedad de que ningún grupo de médicos y empleadores podría hacerlo mejor entre ellos para sentirse más felices, más asignaciones preferidas, más coincidencias preferidas que las que les da el algoritmo. Eso se llama coincidencia estable. También usamos algoritmos como ese en muchas ciudades estadounidenses para unir a los niños con las escuelas. La estabilidad, cuando se habla de cámaras de compensación centralizadas, es una propiedad que significa que las personas estarán relativamente satisfechas con el resultado del algoritmo, en el sentido de que no tendrán la tentación de organizar sus propias coincidencias fuera de la cámara de compensación.    

—Según su investigación, ¿cuál es la relación entre educación y distribución del ingreso?

—No soy un experto en la relación entre educación y distribución del ingreso, pero mis colegas que estudian eso piensan que la educación tiene altos rendimientos en el ingreso, incluida la educación de la primera infancia. Por lo tanto, pensamos que los niños que comienzan a educarse temprano se encuentran más tarde en la vida con ingresos más altos u otras medidas de éxito respecto de los niños cuya educación se ve privada temprano en la vida. Esta es una de las razones por las que con mis colegas nos hemos involucrado en estudiar y tratar de ayudar con la elección de escuela en los Estados Unidos, porque existe el peligro de que los niños que crecen en barrios pobres sean condenados a ir a escuelas pobres. Las escuelas usan la palabra “pobre” de dos maneras diferentes allí. Pero si los niños pobres van a escuelas de calidad inferior, entonces allí podemos tener pobreza intergeneracional, pueden heredar la pobreza, y eso es algo que queremos evitar, estamos tratando de hacer que la educación en las escuelas públicas sea menos dependiente de los ingresos de las familias y la riqueza de los vecindarios.

—¿El diseño de mercados puede tener, a largo plazo, algún efecto que alivie los efectos de la crisis económica mundial, como por ejemplo la inequidad, el desempleo, etc.?

—Creemos que sí puede. A menudo la desigualdad que vemos es un resultado del mercado. Es el resultado de mercados que producen resultados que no son exactamente los que nos gustarían. Entonces, en la medida en que se puedan diagnosticar las causas de la desigualdad y podamos entender mejor cómo se relaciona con la ineficiencia y el bienestar general, podremos modificar algunos de los efectos severos de algunos mercados.

“Uno de los problemas difíciles que estamos viendo en el mundo en este momento tiene que ver con el reasentamiento de refugiados”    

—¿Cuáles cree que son los futuros desafíos de la economía para disminuir la desigualdad social y dar mejores soluciones a problemas complejos? ¿Es optimista sobre el futuro?

—Soy bastante optimista sobre el futuro, especialmente a largo plazo. Nuestros problemas siempre son difíciles de resolver mientras los tenemos, pero si observa el largo alcance de la historia humana verá que hoy en día las personas viven vidas más largas y saludables. Eso es una señal de un aumento general en la prosperidad humana y el bienestar humano. Vamos a seguir por ese camino, pero tiene altibajos, y soy mucho más optimista sobre los próximos diez años que sobre el próximo mes, porque en el próximo mes es muy difícil cambiar algo de manera sustancial. En períodos de tiempo más largos, hemos mostrado evidencia de que hacemos un buen progreso. La longevidad, la longevidad saludable, es una buena medida, una medida aproximada del progreso humano, que aunque tengamos mucha desigualdad de ingresos y aunque tengamos mucha desigualdad de salud, incluso entre los pobres la longevidad saludable ha aumentado durante el último siglo. Digamos que ha aumentado bastante, por lo tanto, soy optimista.

—¿Podría decirse que el diseño de un mercado comienza cuando se detecta la falla de ese mercado, que no está funcionando adecuadamente para satisfacer a los involucrados?

—Todavía no estoy muy seguro de haberlo conseguido. Pero, por supuesto, muchas personas diferentes están involucradas en el marketing, y a veces no es posible satisfacer a todos, eso es algo en lo que hay que pensar.    

—La idea es si el mercado del diseño es cuando se detecta una falla del mercado, una falla del mercado en general.

—Hay muchos tipos de fallas del mercado, sabemos cómo solucionar algunos de ellos y otros es más difícil saber cómo solucionarlos. Entonces, un problema complicado que los economistas han reconocido durante mucho tiempo es que ciertas transacciones tienen externalidades negativas o positivas. Algunas transacciones influyen en el bienestar de las personas, no solo de las que participan en el mercado, y uno de los roles del gobierno es moderar los malos efectos que las transacciones que son buenas para algunas personas puedan tener en otras. Ese no es un problema fácil de resolver, mucho de lo que hace el gobierno es pensar en cosas como esa, cómo las cosas que podrían ayudar a unos pueden lastimar a otros, y cómo debemos negociar las diferencias. Los tipos de fallas del mercado más fáciles de arreglar son aquellos en los que el mercado está funcionando tan mal que todo podría mejorar. Si el mercado está funcionando de manera muy ineficiente, de modo que apenas está logrando los beneficios que podría alcanzar, entonces podría ser posible arreglarlo y mejorar el bienestar de todos. Algunos de los mercados en los que he estado involucrado son así. Por ejemplo, paso mucho tiempo pensando en cómo organizar los trasplantes de riñón en los Estados Unidos. El gran problema de la enfermedad renal en todo el mundo es que no podemos hacer suficientes trasplantes. Hay muchas más personas que necesitan trasplantes que las que pueden recibirlos. Podemos hacer que todo el mercado funcione mejor si conseguimos aumentar el número y la calidad de los trasplantes; es un problema difícil, pero en cierto sentido es fácil porque sabemos lo que queremos hacer, queremos curar la enfermedad. Otros problemas son más complicados, porque lo que puede ser bueno para algunas personas no es tan bueno para otras. Entonces, uno de los problemas difíciles que estamos viendo en el mundo en este momento tiene que ver con el reasentamiento de refugiados. Hay muchas personas que necesitan mudarse de donde están, en lugares donde hay guerras como Ucrania y Siria, y lugares donde hay hambruna o donde hay otros tipos de desorganización social, como la violencia de pandillas. No tenemos buenas soluciones para eso porque es difícil crear los espacios que la gente necesita de maneras que sean aceptables, tanto de donde vienen como a donde van.

—¿Puede identificar en qué momento o qué fue lo que hizo que usted se interesara en el diseño de mercados?

—El primer mercado en el que participé y ayudé a diseñar fue el mercado laboral de los médicos estadounidenses. Antes de eso había estudiado ese mercado. Debería mencionar que el diseño es tanto un sustantivo como un verbo. Así que primero estudié diseño como sustantivo cuando era un teórico de juegos. La teoría de juegos nos permite ver las reglas de un mercado y cómo funcionan. Y así, una vez que los economistas comenzaron a usar la teoría de juegos, pudimos estudiar el diseño como un sustantivo en el diseño de mercado. Entonces, había estudiado ese mercado durante mucho tiempo cuando entraron en crisis en la década de 1990. Un día, estaba sentado en la Universidad de Pittsburgh, donde trabajaba en ese momento, sonó mi teléfono y lo atendí, en el otro extremo estaba el director del Programa Nacional de Emparejamiento de Residentes, quien me pidió que ayudara a rediseñar el mercado. Fue entonces cuando comencé a convertirme en diseñador de mercados en el sentido de cambiar el diseño como verbo, diseñar nuevos mercados, ese es el comienzo para mí.

Alvin Roth 20220507
LA REPUGNANCIA. “La repugnancia, y cuándo los mercados 
obtienen apoyo social y cuándo no, está poco estudiada”. (FOTO MARCELO DUBINI)

—Una pregunta metafísica: ¿los mercados cambian el comportamiento de las personas o las personas cambian el comportamiento de los mercados?

—Eso es, nuevamente, tanto una pregunta fácil como una difícil, porque ambas cosas suceden bastante. Los mercados cambian el comportamiento de las personas. Según cómo funciona el mercado de trabajo cambia la forma en que las personas tratan de conseguir un empleo. Puede cambiar el tipo de educación que una persona elige obtener antes de intentar conseguir un trabajo, pero también cómo las personas intentan conseguir trabajo y lo que pueden aprender y no cambia cómo funciona el mercado. Vemos esa interacción constante entre los mercados. Ahora tengo alumnos que están estudiando trasplante de corazón y, al igual que con los riñones, no hay suficientes corazones para trasplante. Pero quién recibe un corazón en Estados Unidos tiene que ver con estar en una lista de espera y cómo se ordena la lista de espera. Esa lista de espera se ordena, en parte, en función de cómo se trata a los pacientes. Entonces, cuando se ve un cambio en las reglas para la lista de espera también se ve un cambio en la forma en que los cardiólogos tratan a los pacientes con enfermedades cardíacas, porque no solo tratan la enfermedad, también tratan la lista de espera donde están intentando de ayudar a sus pacientes a obtener un trasplante de corazón. Por lo tanto, hay una interacción constante entre cómo los mercados cambian el comportamiento de las personas y cómo el comportamiento de las personas cambia el mercado.

—¿Cómo afecta el paso del tiempo a los mercados?

—El tiempo afecta a los mercados de muchas maneras. Uno es tecnológico. Una de las cosas que estamos viendo hoy es que muchos mercados se están informatizando, y eso depende de la disponibilidad de nueva tecnología informática. Eso es visible, piense en mercados que probablemente sean familiares tanto en Argentina como en los Estados Unidos. Internet permite que las tiendas vendan cosas a personas que no están presentes en la tienda. Aquí en los Estados Unidos, Amazon se ha convertido en un minorista muy grande de todo tipo de cosas, y eso depende de internet. No podrían haberlo hecho sin internet. Por otro lado, también tenemos servicios de viajes compartidos que han crecido, como Uber y Didi, no sé cuáles son los relevantes en Argentina en este momento. Pero esos no se pueden usar solo en internet porque cuando quiero llamar un taxi lo llamo desde mi teléfono inteligente, y mi teléfono inteligente tiene GPS, sabe dónde estoy y sabe dónde están los autos. Eso es lo importante en la creación de una buena combinación para hacer coincidir al viajero con un automóvil cercano. Estos servicios de automóviles no podrían haber surgido, no podrían haber comenzado, no podrían haber sido creados simplemente usando la tecnología de internet. También necesitaban teléfonos inteligentes y chips, posicionamiento global. Esa es una respuesta a su pregunta, los tiempos afectan los mercados a través de la tecnología disponible, pero otra cosa que afecta a los mercados son las creencias políticas. Cuánta desigualdad de ingresos tenemos y cuánto podemos tolerar. Entonces, en los Estados Unidos en este momento tenemos una creciente desigualdad de ingresos, nuestra gente más rica es más rica que nunca. Elon Musk está comprando Twitter. Ahora hay mucha conciencia sobre la desigualdad de ingresos, eso va a afectar cómo podrían evolucionar las políticas fiscales y cómo podría evolucionar la remuneración de los ejecutivos. Entonces, también hay cosas políticas que a lo largo del tiempo afectan y hacen posibles diferentes tipos de mercados. Por un lado, hay tecnología que tiene un gran efecto inmediato en el mercado, y por otro lado hay un efecto político y social. Una de las cosas de las que estamos hablando recientemente en los Estados Unidos son los efectos persistentes de la esclavitud que existió hasta la guerra civil. Había un mercado de esclavos en los Estados Unidos y en otras partes del mundo en el que ahora nos horroriza pensar, y queremos reflexionar sobre cuáles son nuestras obligaciones mucho después del evento para reparar los daños que fueron hechos por ese mercado. Esa es una diferencia política.

“Los tiempos afectan a los mercados a través de la tecnología disponible”

—Déjeme entrar en un capítulo diferente, el capítulo de los repugnantes. ¿Cuánto afecta la repugnancia a algunos mercados?

—La repugnancia afecta a muchos mercados. Una de las cosas de la esclavitud es que ya no nos gusta, eso se relaciona con nuestra discusión actual. Pero hay muchas transacciones en las que a algunas personas les gustaría participar y otras personas no creen que se les debería permitir. No todas son obviamente transacciones económicas, pero permítanme usar un ejemplo que probablemente también se discutió en Argentina, algo que generó mucha discusión en los Estados Unidos, que es el matrimonio entre personas del mismo sexo. Esa es una transacción repugnante en el sentido de que dos personas quieren casarse entre sí y otras personas que no planean casarse piensan que no deberían permitírselo. Tuvimos una larga discusión política sobre eso en los Estados Unidos, que comenzó a cambiar en 2004, en el estado de Massachusetts, cuando se legalizó el matrimonio entre personas del mismo sexo, y realmente no terminó hasta 2015, cuando la Corte Suprema de los Estados Unidos decidió que todos los estados deben permitir el matrimonio entre personas del mismo sexo porque la Constitución requiere que todos reciban la misma protección bajo la ley. Entonces, hubo una transacción para casarse, algunas personas querían hacerlo mientras otras no querían que lo hicieran. Hay muchos mercados así. La prohibición de algunos de ellos sigue siendo muy controvertida. Por ejemplo, la subrogación. Ahora es posible en la mayoría de los estados de los Estados Unidos que usted le pague a alguien para que tenga un hijo para usted. Y si hace eso en California de la manera adecuada, usted y su cónyuge, por ejemplo, podrían contratar a un sustituto en California y tener sus nombres como los padres en el certificado de nacimiento de California. Pero en muchos países del mundo eso no es legal. Así, las personas que necesitan subrogación viajan a lugares donde es legal como California o, como sucede con Ucrania, que era un gran mercado para la subrogación. Por supuesto, eso ahora está terriblemente interrumpido por la guerra que está ocurriendo allí. Ese es un ejemplo de un mercado que es legal en algunas jurisdicciones pero no es legal en otras. Otro mercado en el que pienso, nuevamente, es en el trasplante de riñón. En la mayor parte del mundo, ciertamente en los EE.UU. y Argentina, es ilegal pagarle a un donante por un riñón. Las personas sanas tienen dos riñones y pueden permanecer sanas con uno solo, entonces es posible tener una donación viva de riñones. Pero no es legal comprar el riñón del donante, excepto en Irán, en la República Islámica de Irán, donde hay un mercado monetario legal para los riñones. Ese es otro mercado que consideramos repugnante en el sentido de que algunas personas quieren hacerlo. Hay mercados negros incluso, donde es ilegal, y otras personas piensan que no deberían existir. Y, por supuesto, hay mercados como el mercado de estupefacientes, y a nadie le gusta la adicción a las drogas. Nos gustaría prevenir la adicción a las drogas. Hacemos leyes fuertes contra el tráfico de drogas, y nuestras prisiones estadounidenses están llenas de traficantes de drogas, tuvimos más de 100 mil muertes por sobredosis de opioides en los Estados Unidos en el último año más o menos. Ese es un mercado que no creemos que deba funcionar, pero tenemos problemas para evitar el mercado porque los opioides son adictivos y por eso algunas personas tienen muchas ganas de realizar transacciones en ellos. Hay un mercado negro criminal en todo el mundo. Entonces, los mercados no solo necesitan apoyo social, sino que las prohibiciones en los mercados necesitan apoyo social. Una de las formas interesantes en que la economía podría cruzarse con la sociología, como usted preguntó anteriormente, es tratar de comprender qué mercados obtienen apoyo social y qué prohibiciones en los mercados obtienen apoyo social, y cómo podemos intervenir en esas cosas. Hubo un tiempo en que el interés de los préstamos era muy repugnante en la Edad Media. La Iglesia Católica pensó que las personas no deberían poder ganar dinero con su dinero, por lo que no podían cobrar intereses sobre los préstamos. Pero con el tiempo hemos desarrollado este mercado de capitales. Puedes poner tu dinero en un banco y obtener intereses. Usted puede, las ciudades pueden y los países pueden emitir bonos y ganar intereses sobre ellos. Difícilmente podríamos tener la economía capitalista globalizada que tenemos hoy si no tuviéramos un mercado para el capital. Por lo tanto, cambiar qué mercados obtienen apoyo social puede tener una gran influencia en los mercados que existen en el mundo.

“Otra cosa que afecta a los mercados son las creencias políticas”

—¿Por qué se enfoca en los sentimientos repugnantes para analizar el intercambio y no en otros sentimientos que pueden afectar el intercambio entre las personas?

—Hay muchas cosas que afectan a los mercados. La repugnancia, y cuándo los mercados obtienen apoyo social y cuándo no, está poco estudiada. Los economistas en particular no han dedicado suficiente tiempo a comprender la importancia de las personas que pueden no estar involucradas en un mercado en particular, la importancia de sus sentimientos sobre el mercado; entonces, cómo se ve el mercado no solo para los participantes, sino también para las personas fuera del mercado y los mercados controvertidos. Los mercados repugnantes son un buen laboratorio para estudiar esto porque las personas a las que no les gusta el mercado pueden ser muy elocuentes. Ahora tenemos una fuerte discusión en los Estados Unidos, por ejemplo, sobre lo que deberíamos estar haciendo con respecto a los estupefacientes. No nos gustan los estupefacientes. Deseamos que nadie sea adicto a ellos, pero también deseamos que nadie se muera por sobredosis de heroína. Estamos descubriendo que no tenemos mucho éxito en reducir la adicción a la heroína con estas leyes penales muy estrictas; estamos explorando comenzar a discutir si tal vez deberíamos tratar a los adictos a la heroína más como pacientes médicos que como criminales. La repugnancia es importante, es por eso que la estudio, pero ciertamente no creo que sea lo único importante. Tal vez no entendí su pregunta.

Alvin Roth 20220507
LA APLICACIÓN EN CASOS CONCRETOS. “Una de las formas interesantes en que la economía podría cruzarse con la sociología es tratar de comprender qué mercados obtienen apoyo social y qué prohibiciones en los mercados obtienen apoyo social, y cómo podemos intervenir en esas cosas”. (FOTO MARCELO DUBINI)

—¿Por qué la teoría económica o los economistas pueden aportar soluciones a este tipo de mercados que están afectados por la repugnancia?

—A veces sí damos soluciones a mercados que se ven afectados por la repugnancia. Quiero decir, tenemos que hacerlo. Lo que pasa con las transacciones repugnantes es que son transacciones en las que a algunas personas les gustaría participar y otras personas piensan que no se deberían permitir. Tenemos que decidir como cuerpo político de qué lado estamos. Ahora, con el matrimonio entre personas del mismo sexo decidimos que estábamos del lado de la libertad individual, que las personas que se casan entre sí no dañan a otras personas, ni dañan a las personas que se casan. Pero consideramos que la adicción a las drogas realmente daña a las personas que son adictas, y tal vez también cause daños a la sociedad en general, entonces no hay una sola respuesta para los diferentes mercados cuando les digo que a veces son repugnantes. A veces podemos moderar la repugnancia. Tal vez lo que hace que algo sea repugnante no es lo más importante. Por ejemplo, en los Estados Unidos los narcóticos son ilegales, pero el tabaco es legal, no permitimos la mayoría de la publicidad del tabaco. Una de las formas en que buscamos acomodar la repugnancia al tabaquismo, sus problemas de salud y cosas por el estilo es diciendo que no habrá anuncios televisivos de personas fumando cigarrillos, y eso permite que un mercado potencialmente repugnante siga operando, lo que podría ser algo bueno o no. Del mismo modo, tenemos el tabaco, el alcohol y los narcóticos, y déjeme agregar la marihuana a eso. En este momento tenemos mercados legales para el tabaco y el alcohol. No hay ningún mercado legal para narcóticos, excepto los mercados médicos de prescripción para anestésicos y analgésicos. En los Estados Unidos, algunos estados ahora permiten mercados para la marihuana y otros no. En parte, vamos a llegar a un consenso nacional sobre esto a través de la experimentación que estamos viendo. Veremos estados como Colorado y California, que apostaron por legalizar la marihuana para uso recreativo, los compararemos con la experiencia en Texas y Idaho, donde no son legales. Veremos algo sobre la cantidad de comportamiento delictivo, algo sobre la cantidad de accidentes de tránsito y algo sobre la cantidad de daños médicos que se causan en un lugar u otro. Comenzaremos a tener buena evidencia sobre si, como sociedad, es mejor permitir que se venda marihuana o tratar de prevenirla, a menudo sin éxito. Quiero decir, antes de que empezáramos a legalizar la marihuana intentamos prohibirla sin mucho éxito.

“Los sociólogos y los economistas estudian muchas de las mismas cosas, y los mercados necesitan apoyo social”

—¿Por qué en este tipo de mercados donde interviene la repugnancia se elimina la transacción monetaria por el intercambio en especias?

—No creo que eso sea del todo correcto. Hay algunos mercados en los que no tenemos transacciones monetarias, el matrimonio entre personas del mismo sexo es uno de ellos, como el matrimonio. Quiero decir que tal vez puedas comprar a tu cónyuge, pero normalmente no es así como obtenemos a nuestros esposos. No creo que sea un tema repugnante si se usa dinero o no, puede ser repugnante con o sin dinero. La gente que compra narcóticos gasta dinero en ellos. Las personas que compran tabaco, alcohol y marihuana gastan dinero. Entonces, a veces hay transacciones que no son repugnantes si no se usa dinero, pero se vuelven repugnantes cuando se usa dinero, por ejemplo en los Estados Unidos tenemos leyes contra la prostitución, pero no contra el sexo. La prostitución se define por el uso del dinero en la ley estadounidense, por eso lo que lo hace repugnante es el uso del dinero. Contamos con la donación de riñón si se sabe que alguien tiene insuficiencia renal y podría salvarle la vida donando un riñón, pero en Estados Unidos, y creo que también en Argentina, no se les puede vender un riñón. Esa sería una transacción repugnante. A veces, la transacción no monetaria no es repugnante, es muy meritorio, pero la transacción monetaria es repugnante. Y como economistas entendemos que a veces el dinero cambia la forma en que la gente ve las transacciones. Un ejemplo que me gusta dar es que si me invita a cenar a su casa es perfectamente aceptable que lleve una botella de vino cara para compartir durante la cena, pero lo que no es aceptable es que trate de pagarle la cena en su casa, porque no es un restaurante, y se ofendería si quisiera pagarle la cena en su casa. Cuando alguien me invita a cenar a su casa, es un acto de amistad y debo responder con un acto de amistad. Entonces, a veces el dinero no es apropiado en todas las transacciones.

—Profesor, no sé si esta es una pregunta apropiada, pero ¿esta teoría tiene alguna relación con la teoría del antropólogo Marcel Mauss sobre el regalo, que el origen de esta sociedad fue a través del regalo y no a través del dolor?

—Sí. Cuando voy a un restaurante pido una comida, la pago al final, y después de haberla pagado he borrado cualquier deuda que pudiera tener. Pagué por completo mi comida, no tengo que invitar al chef a una comida en mi casa. No tengo que llevarle esa costosa botella de vino si pago la comida, no era un regalo, el restaurante se gana la vida vendiendo comidas. Pero si me invita a cenar a su casa y acepto, entonces hay un entendimiento de que tal vez lo invite a cenar a mi casa o a un restaurante si no puedo cocinar. Pero encontraré una manera de reconocer que su invitación para mí fue un acto de amistad y no un acto comercial. Una de las cosas buenas que hace el dinero es que facilita las transacciones en condiciones de plena competencia. Me permite comprar una comida de un chef experto sin ser su amigo. También podría oscurecer la verdadera amistad que usted y yo podríamos tener cuando me invitó a cenar a su casa. Así que el dinero es una cosa complicada. Es una herramienta muy poderosa y útil de transacción económica, pero no es solo eso, hay situaciones en las que puede causar confusión.

—¿Cuánto interviene la cultura o la idiosincrasia de una comunidad o de un país en esta repugnancia que limita ciertos mercados?

—La cultura juega un papel importante. La subrogación es un mercado al que he echado un vistazo. Y como digo, en los Estados Unidos la subrogación es legal en casi todas partes, aunque en Nueva York esa legalización llegó recientemente, en 2020. Ha sido un largo camino, ahora los estadounidenses apoyan la subrogación comercial. Pero la ley francesa contra la subrogación está llena de expresiones de repugnancia; si lo entiendo bien, la ley francesa dice algo así como que entendemos que algunas familias necesitan la ayuda de sustitutos para comenzar, y entendemos que algunas mujeres podrían estar felices de dar esta ayuda y recibir un pago por ello, pero la subrogación está mal y no hacemos cosas malas. Así que la gestación subrogada es ilegal en Francia. Por supuesto, eso no impide que las parejas francesas que necesitan madres subrogadas vengan a los Estados Unidos o vayan a Ucrania, y luego los tribunales franceses tienen que ocuparse de los bebés. Porque cuando hay subrogación, hay bebés. En toda Europa occidental, donde la subrogación es ilegal, los tribunales han comenzado a tratar de encontrar soluciones para los bebés y sus familias. La subrogación es un buen ejemplo de una transacción repugnante en el sentido de que algunas personas realmente quieren hacerlo y otras piensan que no deberían hacerlo. Pero el resultado no es que nadie lo haga, es que algunas personas lo hacen. Entonces tenemos que pensar ¿cuáles son las consecuencias de eso? Diferentes culturas manejan eso de manera diferente.

“Hay tecnología que tiene un efecto en el mercado, y por otro lado hay un efecto político y social”

—Algunos de los ejemplos de repugnancia que menciona en su ensayo son la esclavitud, la venta de carne de caballo, de consumo humano, y también menciona la prostitución, que es una de las transacciones más antiguas y sigue vigente en el mercado en todas las culturas. ¿Qué otros ejemplos puede mencionar en la vida, el comportamiento de la vida comparable con este?

—¿Qué ejemplos puedo mencionar que son comparables y en qué sentido? Puedo hablarle de mercados que eran repugnantes, que ya no lo son, como el matrimonio entre personas del mismo sexo o en los Estados Unidos, la subrogación. Puedo hablar de mercados que no eran tan repugnantes, que ahora son repugnantes, como la esclavitud o la servidumbre por contrato. En este momento tenemos mucha ambivalencia en todo el mundo sobre los refugiados y la inmigración humana. Hay mucha gente a la que le gustaría mudarse, y no siempre está claro cuáles son los lugares a los que les gustaría mudarse que puedan darles la bienvenida. Este va a ser un gran problema que los seres humanos tendrán que enfrentar en los próximos años, porque no estamos viendo ninguna desaceleración en la necesidad de reasentar a los refugiados, y si el mundo continúa calentándose y el nivel del mar sube, habrá más y más personas refugiadas, no solo por razones políticas, sino porque tienen los pies mojados. Habrá cambios climáticos que harán que la gente necesite mudarse, y todavía no somos muy buenos en todo el mundo para ayudar a las personas a trasladarse y a descubrir formas eficientes de encontrar lugares donde puedan establecerse de manera cómoda y productiva.

—Permítame poner otro ejemplo de repugnancia en una cultura diferente. Por ejemplo, en la Iglesia Católica en el siglo XV era repugnante tener intereses por dinero, ¿este es otro ejemplo de que se puede cambiar el mercado?

—Absolutamente, hablamos de eso un poco antes. Difícilmente podríamos tener la gran economía capitalista que tenemos si no hubiera un mercado para el capital, para el dinero. Un interés es el precio del capital. El interés es el precio que se paga por usar el dinero de otra persona. Cuando deposita dinero en un banco le pagan intereses porque están usando su dinero para hacer préstamos. Si el dinero no puede tener un precio, hay mucha menos riqueza, hay muchos menos usos del dinero. Hoy en día, a gran parte del mundo islámico todavía no le gusta cobrar intereses por el dinero, pero hay todo un universo de diseño de mercado, llamado finanzas islámicas, donde los bancos islámicos descubren formas de permitir que las personas usen dinero sin cobrar intereses. Entonces, una de las grandes formas en que los estadounidenses, por ejemplo, piden dinero prestado es cuando queremos comprar una casa. Las casas son muy caras y obtenemos una hipoteca. Conseguimos un préstamo de un banco y el banco nos cobra intereses sobre el préstamo, por eso puedo vivir en la casa que vivo ahora sin haberla pagado en efectivo cuando la compré. Ahora, en la jurisprudencia islámica eso es una transacción repugnante porque el banco no puede cobrar intereses, pero no es repugnante en la jurisprudencia islámica, según tengo entendido, cobrar renta, así que hay una especie de hipoteca islámica. Si un islámico, una persona islámica piadosa, quiere comprar una casa, no puede sacar una hipoteca de un banco islámico, pero lo que puede hacer es comprar una casa en conjunto con el banco para que sean dueños de la mitad de la casa y luego pueda pagar el alquiler en los bancos y tener interés en la casa bajo  los términos que dicen que cuando ha pagado suficiente alquiler es dueño de toda la casa. Eso se parece mucho a una hipoteca, una hipoteca estadounidense, donde lo que pago cada mes al banco son intereses. Pero en la hipoteca islámica estás pagando renta, y eso permite a los jóvenes islámicos comprar casas antes de poder comprarlas también en efectivo. Entonces, algo repugnante es de origen religioso. Como usted dice, a la Iglesia Católica no le gustó nada el interés en la Edad Media, y al mundo islámico a menudo todavía no le gusta. Pero cada vez más personas necesitan tener más dinero del que tienen disponible cuando quieren comprar una casa, y las finanzas islámicas han encontrado una forma de hacerlo sin cobrar intereses.

Alvin Roth 20220507
Roth nos muestra lo frecuentes que son los mercados “de emparejamiento”, en los que el dinero no es un factor determinante. Nos pasea por una tribu de aborígenes en la que los matrimonios de los primogénitos se acuerdan antes de que nazcan y llega hasta páginas web como Airbnb o Uber, cuyo éxito se debe en gran medida a un diseño de mercado.

—Profesor, permítame poner otro ejemplo más reciente, en la Unión Soviética para los habitantes de la Rusia soviética era inmoral pagar los servicios públicos. El Estado podía dar los servicios públicos de forma gratuita, ¿este es también el caso de que cualquier implicación ideológica podría ser repugnante, otro intercambiador para el servicio?

—Hay muchas cosas que consideramos derechos humanos, por lo que no nos gusta tener que pagar la atención médica. En los Estados Unidos no tenemos un sistema operativo de seguro médico nacional, ese es un gran tema aquí. En muchos lugares existe la sensación de que no se paga por la atención médica, pero claro, alguien tiene que pagar. Entonces, en los sistemas que tienen un seguro de salud nacional y no tienen un seguro de salud privado, algunas cosas están racionadas, por ejemplo algunos tipos de cirugía para las que tendrá que esperar mucho tiempo. Entonces, creo que tiene razón en que hay lugares donde piensan que tener que darle dinero a un médico es una transacción repugnante. Ahora bien, tener un servicio nacional de salud no resuelve inmediatamente todos los problemas de brindar atención médica equitativa y de alta calidad para todos. Pero presenta un conjunto de problemas diferente al que tenemos en los Estados Unidos donde no todos tienen seguro médico, eso es algo que ha sido un gran problema político en los Estados Unidos durante las últimas campañas presidenciales.

—¿Cree que, siempre que hay una transacción en la que se involucra dinero, eso que se está intercambiando automáticamente pasa a ser un objeto o cosa por el hecho de que haya dinero de por medio?

—No estoy de acuerdo con eso en absoluto. Probablemente le paguen por realizar esta entrevista que está haciendo, pero su empleador le paga porque es un experto periodista y entrevistador. Y, lamentablemente, no me pagan por esta entrevista, pero usted y yo no somos menos humanos. No hay nada sobre la transacción que no esté haciendo como parte de su trabajo, y yo lo hago solo por diversión. Nada de esa transacción hace que uno de nosotros sea más o menos humano. Cuando pienso en mercancías, pienso en cosas que no son diferentes entre sí. Si yo fuera panadero y quisiera comprar trigo, podría comprarlo en un mercado de productos básicos, tiene todo tipo de términos descriptivos, hacemos pan con el trigo de invierno rojo duro número dos, esa es una descripción completa. No me tiene que importar a qué agricultor se lo compre porque ha sido bien descripto. Pero cuando quieres contratar a un panadero en tu panadería, no solo contratas a un panadero porque no son mercancías. Tienes que encontrar a una persona en particular a la que quieras contratar y no haces una oferta al mercado general diciendo, quiero 5 mil fanegas de trigo, sino a una persona en particular diciendo, quiero contratarte. Eso no despersonaliza el mercado en absoluto.

“Hay una interacción constante entre cómo los mercados cambian el comportamiento de las personas y cómo el
comportamiento de las personas cambia el mercado”

—Respecto de la vacuna del covid-19, su distribución en el mundo sigue siendo muy desigual entre países pobres y ricos. ¿Cómo podría el diseño del mercado ayudar a que la distribución sea más equitativa?

—Es una buena pregunta, porque no nos gusta la desigualdad de ingresos cuando se puede evitar. Y a nosotros no nos gusta la desigualdad en salud, especialmente no nos gusta ver que la desigualdad de ingresos exacerbe la desigualdad en salud. Pero, por supuesto, a menudo lo hace, porque en el caso de las vacunas, muchos de los productores de vacunas están en países ricos porque la producción de vacunas es un proceso industrial. Pero ciertamente hemos visto algunos esfuerzos para distribuir vacunas en todo el mundo. Parte de esto tiene que ver con relajar la protección de patentes que protege los derechos de propiedad intelectual de las vacunas, con las instalaciones de producción de licencias, con la ayuda internacional. Es un gran problema obtener vacunas en todo el mundo. Pero hablando de apoyo social y repugnancia, es interesante para mí notar que un problema casi tan grande como poner las vacunas en lugares donde las personas puedan obtenerlas ha sido convencer a las personas para que se vacunen. Tanto en los países ricos como en los pobres, hemos visto mucha vacilación para vacunarse. Ahora que las vacunas no son tan escasas como lo eran al principio de la pandemia, la vacilación de vacunas es un problema mayor que la distribución de vacunas. Entonces, estoy de acuerdo con usted en que lograr que las vacunas se distribuyan ampliamente fue un gran problema al principio de la pandemia. Pero estas cuestiones de las que también hemos estado hablando, sobre el apoyo social para los mercados, para las transacciones, para la vacunación, también son importantes y no lo entendemos lo suficientemente bien. No creo que entendamos bien por qué muchas personas que corren el riesgo de contraer una enfermedad no desean vacunarse contra ella.

—Algo similar a lo que ocurre con la pregunta sobre la ex Unión Soviética es que en Argentina hay un fuerte debate sobre los subsidios eléctricos, que por el momento son generales para toda la sociedad. Pero no toda la población tiene los mismos ingresos, por lo tanto hay sectores que los necesitan más que otras, y por otro lado se supone que quienes tienen mayores ingresos consumen más electricidad, porque al ser subsidiados estos pagan menos de lo que deberían, y por lo tanto cuidan menos el recurso. De esto surge que los subsidios deberían estar segmentados, pero hoy en día es muy difícil de implementar, un diseño para este tipo de mercado sería una herramienta muy útil, ¿cree que se podría desarrollar y aplicar en una población tan grande como la Argentina, cercana a los 50 millones de habitantes?

—No soy un experto en ese mercado, me estoy enterando ahora. Solo en respuesta a su pregunta de los subsidios, son sin duda una herramienta de diseño de mercado. No sé si siempre son la mejor herramienta. Una de las razones por la que nos gusta subsidiar necesariamente los servicios públicos como la energía es porque la gente pobre necesita usar la electricidad quizás de diferentes maneras, pero tiene tanta necesidad como la gente rica. Una dificultad de los subsidios para algunos y no para otros es que si estamos tratando de conservar energía, si estamos tratando de conservar el consumo de carbono, se piensa en cosas climáticas; nos gustaría que la gente rica también conserve su consumo. Nos gustaría tanto los ricos como los pobres usaran solo lo que necesitan, y los subsidios no son la mejor manera de conseguirlo. Algo que les gusta a los economistas, pero que ha sido muy difícil de implementar en cualquier parte del mundo, es cobrar el mismo precio a todos, pero luego hacer transferencias de efectivo a través del mecanismo del impuesto sobre la renta u otra cosa a las personas pobres para compensar los costos adicionales que tienen pagando precios elevados por la energía, el agua o los alimentos.  Por lo tanto, las transferencias directas de efectivo a las personas que lo necesitan no modifican las decisiones de consumo de las personas de manera ineficiente. Cuando miramos a los países productores de petróleo como Irán, por ejemplo, o Arabia Saudita, tienden a tener gasolina muy barata. Subvencionan la gasolina porque la hacen barata. Pero eso significa que la usan de forma derrochadora. Y eso es probablemente un error de cómo ayudar a la gente pobre en su país. Tal vez podrían hacerlo mejor devolviendo a la gente suficiente dinero, teniendo un impuesto sobre la renta negativo para que usen con cautela los escasos recursos que necesitan, y eso debería ser algo que queremos que hagan tanto los ricos como los pobres para conservar recursos de manera inteligente. Pero necesitamos algún tipo de subsidio, algún tipo de apoyo para los pobres para que no se vean perjudicados al cobrar precios que parecen costos por recursos escasos. Así que a los economistas les suele gustar el impuesto sobre la renta negativo, que hacemos cosas que son escasas, caras, y luego devolvemos dinero a los pobres para que puedan pagarlo.

“Hay conciencia sobre la desigualdad de ingresos, eso va a afectar cómo podrían evolucionar las políticas fiscales y cómo podría evolucionar la remuneración de los ejecutivos”

—Entonces, al final, de acuerdo con su trabajo sobre la repugnancia en los mercados, ¿se podría concluir que, más allá de las herramientas que ofrece la economía para regular estos mercados, es condición necesaria el consenso de parte de la sociedad o de la parte interesada en la materia de la sociedad? ¿El consenso es la clave? 

—Al menos consenso suficiente para conseguir apoyo social. Entonces, sí, creo que el apoyo social es muy importante para los mercados. Mi estudio de las transacciones repugnantes se trata de cómo necesitamos el apoyo social, no solo de los participantes en el mercado sino de las personas que están fuera del mercado y que pueden verse afectadas por él. Pero incluso algunos de ellos pueden no verse afectados de manera obvia. Pero ¿de quién es aún necesario el apoyo?  Sí, el consenso en la sociedad es algo importante, y los economistas hemos dedicado muy poco tiempo a estudiar cómo los mercados obtienen apoyo social, cómo llegan a merecer apoyo social y conseguirlo.

—Y la última pregunta, profesor, ¿podría decirse que para los economistas no hay transacciones tabú y que en todo caso a lo que ayudan es a plantear el debate público que debe darse para que ciertas transacciones dejen de ser tabú y se habilite la regulación de ciertos mercados? 

—Sí, eso es correcto. Hay algunos tipos de transacciones en las que deberíamos participar más de lo que lo hacemos y lo haríamos si tuvieran mayor apoyo social. Nuevamente permítame volver al tema de los refugiados, el reasentamiento y la migración humana. En los Estados Unidos y también en cierta medida, si entiendo bien, en Argentina, gran parte de nuestra riqueza proviene del hecho de que siempre hemos encontrado formas de recibir a los inmigrantes. Pero ese es un tema políticamente difícil y, a veces, los recibimos menos. Pero entonces podríamos ser menos acogedores de lo que es bueno para el país. Hay un problema actual con la inmigración, que necesita más apoyo social del que tiene si vamos a hacer más. Ciertamente en el pasado la inmigración ha sido muy buena para los Estados Unidos, entonces, es probable que si hiciéramos un mejor trabajo de educar al público podríamos acomodar a más inmigrantes.

 

Producción: Sol Bacigalupo y Natalia Gelfman.