miércoles 07 de diciembre de 2022
ESPECTACULOS Ingrid Pelicori

Una apasionada que se vuelve “farsante”

Graba la nueva tira de Pol-ka junto a Julio Chávez y Facundo Arana, tras un proyecto en el que leyó textos de Borges y Cortázar.

16-06-2013 01:33

Durante 2013, Ingrid Pelicori le puso cuerpo y voz a un proyecto de literatura, danza, música, actuación y video: Del libro al libro, dirigido y producido por Daniela Lozano, actriz y estudiante de Letras en la UBA. Este año tendrá algunas presentaciones más en la Biblioteca Nacional. Allí, el inconfundible tono de la actriz volverá a leer textos de Julio Cortázar y de Jorge Luis Borges. Sobre esta experiencia, ella comparte: “Al transmitir textos bellos y profundos como éstos, mi intención es servirles con la máxima transparencia, ofrecerles mi instrumento vocal y mi sensibilidad, para que se escuchen del modo más resonante. Estos textos me emocionan por su belleza, su inteligencia, su poder revelador”.
Mientras una parte de la energía de esta actriz, hija del recordado y multifacético Ernesto Bianco, se consagraba a Del libro al libro, otra parte comenzaba a grabar Farsantes, la nueva ficción de El Trece: “En general me resisto a trabajar en una tira diaria, pero este proyecto me pareció que realmente valía el esfuerzo. El elenco me encanta, y es un placer trabajar con (Daniel) Barone”. Pelicori siempre se ha definido como “bicho de teatro”, por eso, su presencia en televisión merece comentarios.
—¿Cómo es el ritmo de trabajo de la tira?
—Como se está grabando por decorado, ya se avanzaron 20, 21 capítulos. Es como si fuera cine: se graban varios capítulos a la vez. Si bien la televisión tiene mucho ritmo y vértigo, acá se trata de hacer un producto cuidado. Originariamente iba a ser un unitario de Pol-ka, pero se volvió tira diaria por razones de programación, cuando quedó la franja horaria disponible, donde estaba Tinelli. Pero se busca mantener una calidad en los libros, en la dirección de la puesta en escena, en la dirección de actores. Es bastante exigente porque es un ritmo de tira, pero con un cuidado que intenta más acercarse a un unitario o a un tratamiento cinematográfico.
—¿Qué implicancias te genera esto en tu trabajo de actriz?
—Debo tener bastantes libros en la cabeza, porque vamos para atrás y para adelante en la grabación. Pero el equipo es gente muy seria, todos comprometidos en sacar el mejor producto posible.
—Pese a este momento de televisión, ¿te seguís definiendo como bicho de teatro?
—Sí, totalmente. Hacía muchísimos años que no estaba en una tira diaria. Y creo que había decidido no hacer ninguna otra, nunca más en la vida, ¡ja! Pero en este caso, el producto, por las características, por el elenco y demás, me tentó.
—¿Cómo es tu personaje?
—Es la esposa del personaje que hace Julio Chávez. El es abogado, ella es una mujer que tiene problemas con el alcohol, bastantes insatisfacciones, resentimientos, diversos dolores. Pero, por lo demás, es una persona vital, que tira para adelante, fuerte, no es una depresiva para nada.
—¿El personaje de Chávez tendrá una relación con el de Benjamín Acuña?
—Bueno… es un proceso. Se supone que hay una relación entre ellos, pero todavía es algo que no está desarrollado. Apenas hay una particular inquietud entre uno y el otro. Habrá que esperar para ver qué ocurre.

En esta Nota