domingo 02 de octubre de 2022
INTERNACIONAL GHISLAINE MAXWELL, AL BANQUILLO

Juicio contra socia de Jeffrey Epstein amenaza con hundir al príncipe Andrés

La hija de un millonario empresario de la prensa británica se enfrenta a cadena perpetua por tráfico de menores para Epstein. Se dice que su amigo, el príncipe Andrés, "teme" lo que pueda llegar a revelarse en el juicio.

18-11-2021 19:25

Esta semana comenzó en Nueva York la selección del jurado que juzgará a Ghislaine Maxwell, 15 meses después de que la millonaria británica fuera acusada de reclutar menores para el fallecido financiero estadounidense Jeffrey Epstein. La hija de un millonario empresario de la prensa británica se enfrenta a cadena perpetua por tráfico de menores para Epstein, quien se suicidó en la cárcel hace dos años y se dice que su amigo, el príncipe Andrés, “teme” lo que pueda llegar a revelarse en el juicio.

Un juez de Nueva York fijó para el 4 de enero una audiencia en la que los abogados del príncipe Andrés, acusado de agresión sexual por parte de una estadounidense, pedirán que se desestime el proceso. El hijo de la reina Isabel II enfrenta este caso desde agosto de 2021, cuando se presentó ante la Corte Federal de Manhattan una denuncia de la estadounidense Virginia Giuffre, de 38 años, en la que acusaba al príncipe de "agresión sexual" cuando era menor de edad, hace más de 20 años.

En su denuncia, Virginia Giuffre acusa al príncipe Andrés (de 61 años) de ser "uno de los hombres poderosos" a quien supuestamente fue "entregada con fines sexuales" entre 2000 y 2002, cuando tenía 16 años, y afirma que fue víctima del perverso entramado de tráfico sexual por el que el financiero Jeffrey Epstein fue acusado y encarcelado. Andrés niega los cargos y pidió a la justicia estadounidense que desestimara la denuncia al no haber "fundamento", y agregó que Giuffre buscaba lucrarse económicamente con el caso.

Un abogado relacionado con el caso opinó que será "inconcebible" que el príncipe escape a ser mencionado cuando Maxwell ingrese al banquillo de los acusados ​​el 29 de noviembre en el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos de Manhattan. “Esto hará que Andrés vuelva a ser el centro de atención. Es inconcebible que su nombre no sea presentado por las mujeres que testificarán contra Maxwell. Debe estar temiendo”, dijo.

Perseguido por la justicia, el príncipe Andrés es considerado una "amenaza" por su propia familia 

Tras la muerte de Epstein, un multimillonario amigo de celebridades, la acusación se comprometió a perseguir a los que le ayudaron, lo que llevó a la detención de Ghislaine Maxwell en julio de 2020. Desde entonces, la cercana amiga del príncipe Andrés se encuentra en el Centro de Detención Metropolitano en Brooklyn, donde se ha quejado constantemente de condiciones insalubres e inhumanas, y desde denunció abusos sexuales y violencia.

"Me han asaltado y abusado durante cerca de un año y medio", según declaraciones publicadas por el diario Mail on Sunday, en las que agrega que los guardias la despiertan constantemente y proyectan potentes luces en sus ojos. "Estoy débil y frágil. No tengo fuerzas. Estoy cansada. No tengo calzado que me valga. Me dan comida podrida. Una manzana tenía gusanos. No me permiten hacer ejercicio", aseguró esta mujer de 59 años.

La acusación asegura que Maxwell se ganaba la confianza de los jóvenes llevándolas de compras o al teatro, y después las persuadía para que le dieran masajes a Epstein desnudas en alguna de sus residencias, antes de mantener relaciones sexuales con él a cambio de dinero. Maxwell se declaró no culpable de los seis cargos que le imputan, entre ellos el de tráfico de menores, y si se confirma su culpabilidad en todos ellos podría pasar 80 años en la cárcel.

Cuatro mujeres que se mantienen en el anonimato acusaron a Maxwell por delitos ocurridos de abuso sexual entre 1994 y 2004, cuando dos de ellas tenían entre 14 y 15 años. Los fiscales estadounidense aseguran que Maxwell participó a veces en los supuestos abusos tanto en su casa de Londres como en las viviendas que tenía Epstein en Manhattan, Palm Beach y Nuevo México, en las que también pasó temporadas el príncipe Andrés.

En el juicio, las cuatro mujeres podrían declarar que ella operaba una red de adolescentes que eran llevadas a otros estados para proporcionar servicios sexuales a Epstein por los que recibían cientos de dólares. La defensa argumenta, por su parte, que Maxwell solo será juzgada porque Jeffrey Epstein escapó a la justicia y espera atacar la memoria de las denunciantes por casos que ocurrieron hace décadas.

Caso Jeffrey Epstein: el Principe Andrés deberá responder a la demanda por abuso sexual 

Nacida en Francia en 1962, Ghislaine, educada en Oxford y figura de la alta sociedad, es la hija menor del magnate británico de la comunicación Robert Maxwell. Falleció en 1991 al caer de su yate, el ‘Lady Ghislaine’, cerca de las islas Canarias, cuando le investigaban por el supuesto saqueo de los fondos de pensiones de su empresa.

La amistad del duque de York con Maxwell se remonta a varias décadas. A principios de 2000, el príncipe supuestamente invitó a Maxwell y Epstein a una plétora de eventos reales exclusivos, según The Daily Mail. Ambos pasaron un fin de semana en Balmoral, la propiedad de vacaciones de la reina en Escocia, mientras que la BBC informó que ambos fueron invitados a un baile del Palacio de Buckingham en junio de 2000 con la reina Isabel II.

Maxwell fue la que presentó a Epstein al príncipe y lo introdujo en su círculo de amigos íntimos, aunque Andrés ha negado desconocer los oscuros negocios que llevaban a cabo. Ocho días antes del arresto inicial de Epstein en 2006 por parte del Departamento de Policía de Palm Beach por cargos de delito estatal de procurar un menor para la prostitución y la solicitación de una prostituta, fue fotografiado con Maxwell y el desprestigiado director de cine Harvey Weinstein -también condenado por abuso sexual- en la fiesta de cumpleaños de la hija mayor de Andrés.

Jeffrey Epstein murió a los 66 años en una cárcel de Manhattan en agosto de 2019 mientras esperaba un juicio por las alegaciones de tráfico sexual de menores, en lo que las autoridades de Nueva York consideraron un suicidio. Su suicidio privó a docenas de denunciantes de verle sentado en el banquillo de la justicia y propició innumerables teorías conspiratorias, incluida la de que fue asesinado para proteger a poderosos amigos. Dos meses después, el príncipe negó en la BBC haber participado de la red de pederastia y no mostró empatía con las víctimas.

Maxwell también fue acusada doblemente de perjurio, lo que será juzgado después del caso por delitos sexuales, relacionadas con un testimonio que dio en 2016 en un caso por difamación que inició contra ella Virginia Giuffre, supuesta víctima y una de las principales detractoras de Epstein. La mujer, hoy de 37 años, alega que Epstein la solía prestar para mantener relaciones sexuales con poderosos amigos, como el príncipe Andrés.