MODO FONTEVECCHIA
APERTURA EN MODO FONTEVECCHIA

Ante Milei o Massa, sólo nos salvará la Corte

La importancia del máximo tribunal y la idea del candidato libertario de reformular institucionalmente el sistema político argentino.

Los candidatos presidenciales y el presidente de la Corte Suprema, Horacio Rosatti
Los candidatos presidenciales y el presidente de la Corte Suprema, Horacio Rosatti | Télam

"Estamos ante una de las elecciones más cruciales, comparable con aquella del 2003 luego de la crisis del 2001, y hoy analizaremos la presencia del pedido de juicio político a los miembros de la Corte Suprema en la campaña del balotaje", anticipó Jorge Fontevecchia en el comienzo del programa Modo Fontevecchia, por Net TV, Radio Perfil (AM 1190) y Radio Amadeus (FM 91.1) del lunes 6 de noviembre. 

La Corte está siendo atacada tanto desde el actual Gobierno como desde el frente libertario, lo cual demuestra que esa disyuntiva entre kirchnerismo y antikirchnerismo es obsoleta y que lo verdaderamente importante es tener un Estado de derecho o romper con el mismo.

El equilibrio de poderes es propio de un sistema democrático sano. Esto no significa solamente que cada poder tiene su competencia sino, además, que cada poder tiene la posibilidad de limitar al otro en caso de que este se tome atribuciones que no les corresponden. 

Esto no le gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

Rosatti y Rosenkrantz se defendieron del juicio político y denunciaron "graves irregularidades"

La semana pasada el conflicto entre el Gobierno y La Corte en Argentina se metió con todo en la campaña porque Juan Schiaretti hizo un tuit al respecto defendiendo al máximo tribunal. “A los 40 años de Democracia, también la fortalecemos con más República, respetando la división de poderes. Si queremos un país normal empecemos por dejar de lado actitudes feudales que atropellan las instituciones”, escribió el ex candidato presidencial.

Roberto Lavagna, de quien el propio Massa reconoció que tendría un lugar preponderante en su gobierno, también hizo lo propio. “Este juicio político pretende condicionar a la Justicia. Coherente con ello, en Comisión de Juicio Político nuestro diputado Topo Rodríguez rechazó todos los expedientes acusatorios. El desarrollo argentino es con calidad institucional, sin trampas”.

Mauricio Macri, ahora formando parte de la campaña de Javier Milei, con cierta astucia, también tuiteó al respecto tratando de que su espacio capitalice políticamente este conflicto del Gobierno. “Este pedido es una verdadera amenaza para la seguridad de todos los argentinos, para las instituciones y la democracia”, comentó el ex mandatario contrario al pensamiento de Milei. 

Roberto Lavagna cuestionó el juicio político contra la Corte: “Siempre nos opusimos”

Por su parte, Massa recogió el guante y respondió ayer en La Nación+ que “plantee donde tenía que plantear que los legisladores no mezclaran el juicio político con La Corte con el proceso electoral" . 

Los gobiernos de turno contra la Justicia

A lo largo de la historia hubo y hay conflictos entre la justicia y quienes fueron o son parte de distintos poderes ejecutivos del mundo. Antes del conflicto con Hamas, el primer ministro de Israel Benjamin Netanyahu estaba enfrentando grandes movilizaciones de la población civil israelí que se oponía a un proyecto de ley que limitaba la autoridad de la Corte Suprema Israelí. Muchos especialistas de las políticas de Medio Oriente sostienen que esas internas fueron un punto central para el propio debilitamiento. 

Ahora en Brasil, la justicia puede dejar inhabilitado al ex presidente Jair Bolsonaro para postularse en las próximas elecciones. Es a partir de ataques proferidos contra el sistema de votación electrónica durante una reunión de embajadores en julio del 2022, tres meses antes de ser derrotado por Lula. “Queremos la participación de las FFAA”, había manifestado en ese entonces.Posteriormente, esto atizó a sus seguidores radicales para que invadieran el Palacio de Planalto. 

En Estados Unidos, pasa algo similar. La justicia investiga cosas de enriquecimiento ilícito del ex presidente Trump y sus hijos. Estos intentos de limitación demuestran que no importa si el gobierno es de derecha o de izquierda, ya que provienen de líderes autoritarios, vengan del sector ideológico que sea. 

Biden versus Trump en el barro del lawfare

Es curioso que, según el concepto de lawfare que enarbola el kirchnerismo, las justicias en el mundo siempre se oponen a los gobiernos de agenda progresista y favorecen a la derecha y a los grupos concentrados de poder. Pero en este caso se enfrentaron a personajes propios de la derecha. Recordemos que hubo varias marchas de seguidores de Bolsonaro para repudiar a diferentes fallos de la Corte Suprema que le gustaron al entonces presidente Bolsonaro. 

En la misma línea, fue interesante lo que sucedió en esta campaña cuando Javier Milei propuso la dolarización de la economía argentina: el presidente de la Suprema Corte, Horacio Rosatti explicó que este planteo era inconstitucional y que en nuestra Constitución dice que nuestro país “tiene que tener una moneda que se emita en Argentina”. 

Si bien estas declaraciones de Rosatti son en una entrevista para el Diario El País de España y no en un fallo oficial, puede anticipar cuál podría ser la actitud del presidente de la Corte, si el candidato libertario decide avanzar con su plan económico. El mismo caso si ganase Sergio Massa y su gobierno tomase alguna decisión que, según la Corte, pusiese en regla la institucionalidad de la república. Un recurso que tiene la Corte para intervenir en estos casos es el Per Saltum  

¿Qué es un per saltum? 

En latín per saltum significa “salto de instancia”y es una herramienta legal que sirve para, una vez que una causa tiene sentencia del Juzgado competente de Primera Instancia, si la causa reviste gravedad institucional, las partes apelantes pueden llevar el caso directamente a la Corte Suprema de Justicia de la Nación evitando pasar por la segunda instancia.

El procedimiento normal de un trámite judicial se inicia cuando una causa común (sea civil, comercial o administrativa) ingresa a un Juzgado de Primera Instancia. La Primera Instancia dicta sentencia y posteriormente, en caso que las partes se sientan afectadas, tienen el derecho a apelar ante una cámara, donde resolverá un tribunal compuesto por tres jueces, Si alguna de las partes se sigue sintiendo perjudicada injustamente, queda la instancia extraordinaria y última en nuestro país que es la Corte Suprema.

Integrantes de la Corte Suprema
Integrantes de la Corte Suprema

El per saltum sirve para “saltear” esas instancias y llegar por la vía rápida a una sentencia definitiva de la Corte. Cuando una de las partes (o incluso la propia Corte) presenta un per saltum, los jueces del máximo tribunal se reúnen en una reunión de acuerdo y analizan si el pedido es justificado o no. Si lo aceptan, volverán a reunirse para emitir una sentencia definitiva. Si lo rechazan, la causa continúa su trámite natural.

El origen del per saltum se encuentra en el derecho norteamericano, que posee desde el año 1925 un acápite que permite la directa intervención de la Suprema Corte en los asuntos de “importancia pública imperativa”. Esta regla procesal norteamericana alude a la existencia de “razones apremiantes o convincentes” para admitir la necesidad de ciertos asuntos que deben ser resueltos de modo inmediato. 

Algunos ejemplos de Per Saltum en nuestra historia  

Causa Dromi, en 1990: el gobierno de Carlos Menem había encarado la privatización de Aerolíneas Argentinas y un juez de primera instancia dictó una medida que frenó el proceso privatizador a cargo del entonces ministro Roberto Dromi. La Corte tomó en estudio ese expediente y dictó una sentencia en la que admitió la "gravedad institucional" y anuló la sentencia del juez sin haber pasado antes por la Cámara de Apelaciones.

Operación Langostino, 1994: el juez Vidal Durand dispuso la libertad para un grupo de narcotraficantes que se encontraban presos y seis años antes habían intentado traficar 588 kilos de cocaína dentro de langostinos congelados. La Corte intervino por un per saltum y los devolvió a prisión.

Justicia federal en alerta por “conflicto de interés”

Ley de Medios, 2012: en medio de la batalla que el gobierno de Cristina Kirchner entabló con el Grupo Clarín por la aplicación de la Ley de Medios, el bloque de senadores kirchneristas presentó un proyecto de ley para reglamentar el recurso del per saltum. Sin embargo el máximo tribunal se negó a tratar ese expediente por esta vía extraordinaria y resolvió luego del fallo de la Cámara, declarando la constitucionalidad de la ley, pero pidiendo modificaciones.

Las acusaciones del oficialismo y respuestas de los miembros de la Corte

Luego de lo que fueron las filtraciones de los chats de Lago Escondido, en los que, entre otros, se conocieron conversaciones entre un colaborador de Rosatti con personas ligadas a la cúpula del Diario Clarín y el gobierno de La Ciudad de Buenos Aires, el gobierno nacional inició un juicio político a La Corte, con quienes tenían conflictos desde el inicio del mandato y en el caso de Cristina Kirchner, bastantes años atrás. 

A lo largo de este año, varios miembros de este gobierno fueron argumentando su iniciativa del juicio político a La Corte.  Por ejemplo, Jorge Capitanich  sostuvo que “los miembros de la Corte violan la Constitución". Asimismo, Alberto Fernández acusó a integrantes de La Corte Suprema de ser mandados por el macrismo. "Los jueces que aceptaron ser nombrados por decreto por Mauricio Macri siguen respondiendo a sus órdenes", acusó el presidente. 

Por su parte, las respuestas de dos de los jueces que componen la Corte no se hicieron esperar. Horacio Rosatti manifestó que “los cargos formulados evidencian, por un lado, que se está enjuiciando a los miembros de esta Corte por el contenido de sentencias que no satisfacen los deseos de algunos integrantes de la Comisión y, por el otro, que con ello se pretende condicionar futuras decisiones del Tribunal en causas actualmente en trámite”. 

La suspendida jueza Figueroa pidió volver a Casación y acusó a sus colegas de armar una "reunión clandestina"

En relación a la vinculación que la Comisión de Juicio Político hace entre La Corte y el macrismo, Rosatti se encargó de destacar que “fue el propio ex presidente Mauricio Macri quien manifestó en un libro de su autoría su arrepentimiento por haber propuesto su designación como juez de la Corte en razón de no coincidir con el contenido de sus sentencias. Semejante testimonio, que más allá de la intención de quien lo profirió, implica un reconocimiento explícito a su independencia de criterio, evidencia la falacia de la acusación en este punto”.

Sobre el proceso del juicio político, Rosatti agregó: “Las irregularidades observadas durante la tramitación de esta etapa preliminar del juicio político, más allá de su carácter reiterado y sistemático, no lograron desacreditar al Tribunal ni doblegar la voluntad de sus integrantes, quienes sentenciaron causas relevantes con autonomía de criterio e irrestricto apego a la Constitución y a las leyes”. Y advirtió que “el juicio político ha pretendido infructuosamente afectar la independencia del Poder Judicial en general y de la Corte Suprema en particular.”

De esta manera, con la molestia manifiesta de Macri hacía él, sumado al obvio encono por parte de Cristina Kirchner, Rosatti demuestra su total independencia y libre albedrío inconmovible.  Algo semejante se le puede destacar a Rosenkrantz, con una ideología más liberal conservadora, pero con idéntica autonomía. 

Cristina Kirchner y s estrecho vínculo con la Justicia
Cristina Kirchner y s estrecho vínculo con la Justicia

Precisamente, Carlos Rosenkrantz, le contestó a los legisladores que los estaban enjuiciando. “Los jueces no estamos para defender la visión de mayorías circunstanciales, por más extendidas y duraderas que fuesen, sino para defender el derecho y, especialmente, la Constitución Nacional”

Además, agregó: “Es evidente que se pretenden enjuiciarme porque dicté sentencias, o escribí votos, que contrarían las preferencias ideológicas o políticas de algunos o muchos de los diputados y, quizá, de aquellos a quienes ellos representan”. 

El vicepresidente de la Corte también resaltó “los esfuerzos que, desde hace cuarenta años, el pueblo argentino viene llevando adelante para reconstruir instituciones democráticas y republicanas sólidas y perdurables y que se ven seriamente perjudicados por intentos como el representado por este procedimiento”.

Los libertarios en contra de la Corte Suprema, garante de la Constitución

La cuestión de fondo, probablemente la más interesante, es que el libertarismo no está en contra de esta Corte Suprema, como si estaba el kirchnerismo, sino que está en contra de que existan las Constituciones en general. Esa filosofía libertaria se basa en que creen que las Constituciones le quitan libertades a los individuos, paradójicamente, las ven “inconstitucionales”. Es que,consideran, que las firman generaciones para generaciones venideras que nunca las eligieron. 

Como parte del debate que hay en relación a la Constitución y el equilibrio de poderes en la república, el economista Diego Giacomini, quien le enseñó a Milei la escuela económica austríaca, explicó porqué las Constituciones son un grave problema. “Hablan de contrato social cuando no lo hay porque nadie lo ha firmado nunca y, encima, pretenden que sea hereditario”. 

Además, agregó que las Constituciones cometer el error garrafal de darle el monopolio de la ley, de la Seguridad y Defensa y de la administración de la Justicia al Estado”. Siguiendo esta línea de pensamiento libertario, el tema no es dinamitar el Banco Central, sino dinamitar a la Corte Suprema, garante de la Constitución. 

Horacio Rosatti: "El canto de las sirenas es muchas veces el canto de la desunión"

En este programa, la intelectual y columnista de Perfil, Beatriz Sarlo remarcó la gravedad que para ella tendría un juicio político a La Corte. “No me fui del país con la Dictadura pero podría hacerlo si hay un juicio político a la Suprema Corte". 

En las últimas palabras de Rosatti, pronunciadas en un discurso en la Universidad de Lomas de Zamora, y que tiene cierta sintonía con la campaña de Sergio Massa, sostuvo que "el canto de las sirenas es el de la desunión y la grieta. Hay que aferrarse al mástil de la Constitución, que es la prenda de unidad nacional". 

“De esta forma, se demuestra el vínculo entre la existencia de la Constitución, como pacto democrático, para que no haya violencia. Por tanto, violencia es lo opuesto a democracia y se debe destacar a la Corte Suprema, porque se plantó valientemente con cada uno de los gobiernos que lo quisieron enfrentar y, sobre todo, porque lo seguirá haciendo”, concluyó Jorge Fontevecchia en la columna editorial.  

AO JL